23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El acto se enmarca en el conflicto de estos sindicatos con el Ministerio de Interior por la falta de control y seguridad en las prisiones españolas

ACAIP y CSIF se encierran en la cárcel de Valencia como protesta ante Instituciones Penitenciarias

Respresentantes de ACAIP-UGT y CSIF en el penitenciario de Valencia.
Respresentantes de ACAIP-UGT y CSIF en el penitenciario de Valencia.
Los representantes sindicales de ACAIP-UGT y CSIF en Valencia se han encerrado esta mañana en el centro penitenciario de esta ciudad como protesta ante la situación que se vive en las prisiones españolas y la falta de negociación con la administración penitenciaria. Continuando así con el conflicto de los sindicatos con Marlaska, exigen que los representantes tomen sus decisiones teniendo en cuenta los informes de los profesionales penitenciarios.

Los representantes sindicales de ACAIP-UGT y CSIF en el centro penitenciario de Valencia han anunciado esta mañana, durante una reunión convocada en el despacho de la subdirección de personal, su intención de iniciar un encierro como protesta por la situación que se vive en las prisiones españolas y la falta de negociación con la administración penitenciaria.

Este acto se enmarca en el conflicto colectivo que estas organizaciones sindicales tienen declarado con el Ministerio de Interior y supone la continuación del encierro que protagonizaron hace días el presidente de ACAIP-UGT, José Ramón López y el responsable nacional de CSIF prisiones, Jorge Vilas. Esto ocurrió el pasado día 16 de noviembre en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y acabó con el desalojo por parte de la UIP de Policía Nacional.

La administración penitenciaria, en "deterioro"

Según han expresado los sindicatos en un comunicado, el deterioro de la administración penitenciaria "es cada vez más evidente y consecuencia de la política que se está llevando a cabo por los máximos responsables de prisiones, que toman muchas de sus decisiones sin tener en cuenta los informes de los profesionales penitenciarios y a espaldas de los trabajadores".

Las últimas instrucciones así lo constatan, limitando la manera de poder realizar los cacheos y requisas y estableciendo unos protocolos de seguridad que se demuestran ineficaces en el día a día de una prisión. Además, no existe una negociación real y efectiva. Como ejemplo, el reparto de la productividad, para el que no hay ni acuerdo ni criterios generales de modo que cada centro puede hacerlo de manera diferente generando nuevas desigualdades entre trabajadores.

Pancarta de protesta en el centro penitenciario de Valencia.

Desde ACAIP-UGT y CSIF exigen que se cumpla "el compromiso declarado, ante los medios de comunicación, la sociedad y los trabajadores penitenciarios, del Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y que se atiendan las reivindicaciones del colectivo, con una retribución adecuada a las funciones que realizamos y la reclasificación de centros, la declaración de agentes de autoridad a los trabajadores penitenciarios, una formación universal, el encuadramiento en el grupo B de TREBEP del actual cuerpo de ayudantes, y el reconocimiento y respeto por parte de los gestores de la administración penitenciaria".

Después de más de tres años de movilizaciones y tres gobiernos, Instituciones Penitenciarias debe dar un giro y adaptarse a las necesidades del siglo XXI, a los nuevos perfiles delincuenciales y a afrontar unas reformas necesarias de leyes preconstitucionales que no atienden a la realidad actual.

ACAIP-UGT y CSIF han concluido que continuarán con el conflicto "hasta que sean acometidas estas mejoras, se retribuya de manera justa a los trabajadores y se dignifique nuestra labor por parte de nuestros gestores, que con una actitud déspota menosprecian el trabajo de los trabajadores penitenciarios".

COMPARTIR: