24 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Después de nueve meses en prisión, ha salido tras haber pagado una fianza de 5.000 euros

Libertad para Pepe Lomas: El anciano que mató a un intruso que se coló en su casa de Ciudad Real

Propiedad donde tuvo lugar el suceso.
Propiedad donde tuvo lugar el suceso.
El pasado 1 de agosto Pepe Lomas disparaba contra un ladrón que se coló en su vivienda de Ciudad Real. El anciano de 77 años llamó inmediatamente a la policía, que le ingresó en prisión de manera provisional por homicidio. Nueve meses más tarde ha salido de prisión después de haber pagado una fianza de 5.000 euros. Su caso recuerda al de Casimiro Villegas, condenado a dos años y medio de prisión por enfrentarse a cuatro delincuentes.

En agosto de 2021, Pepe Lomas disparaba dos veces contra un ladrón que, armado con una motosierra, se coló en la casa del hombre de 77 años en Ciudad Real. El anciano llamó tras el suceso a la policía y acabó ingresando en prisión de manera provisional por homicidio. Nueve meses después, Lomas ha salido de la cárcel tras pagar una fianza de 5.000 euros.

Pese a haber recuperado la libertad, Lomas tendrá prohibido salir de España. La decisión se tomó debido a la edad del hombre y también a la falta de riesgo a la hora de fugarse o destruir pruebas.

Todavía falta que se dicte sentencia, pero el abogado del anciano se muestra positivo al periódico ABC: “Estamos muy contentos con la medida adoptada y creemos que se está haciendo justicia”.

El suceso que le llevó durante nueve meses a la cárcel

Durante la madrugada del domingo 1 de agosto, un hombre de 77 años de Ciudad Real se despertó repentinamente al escuchar unos ruidos extraños en su finca. Cuando el anciano se dispuso a comprobar qué estaba sucediendo, descubrió que un hombre de 35 años había entrado de forma ilegal en su vivienda. Presa del pánico y de la gran tensión del momento, el hombre de 77 años disparó su escopeta de caza contra el intruso, que perdió la vida a causa de las heridas de bala.

Tras la traumática situación, el anciano llamó a la Policía para explicar lo que había ocurrido y, unos minutos más tarde, los miembros de este cuerpo de seguridad acudieron a su casa para confirmar el fallecimiento del intruso, intervenir el arma y detener al propietario de la vivienda, que había apretado el gatillo para defenderse. Como consecuencia, el hombre de 77 fue acusado de un delito de homicidio por el que pasó 9 meses en la cárcel.

Estos hechos reavivaron la polémica acerca del uso de las armas para defender la propiedad privada, pues un número importante de ciudadanos no comprendían cómo a consecuencia de las leyes actuales, un hombre que defiende su casa de la invasión de un ladrón acabe en la cárcel en España.

El caso de Casimiro Villegas

Este caso es muy similar al que vivió el expolicía local de Sevilla, Casimiro Villegas. En el año 2011, Villegas, que en ese momento tenía 47 años, tuvo que enfrentarse a cuatro delincuentes que habían entrado a su casa a robar de madrugada, por lo que decidió utilizar su arma reglamentaria, un acto por el que la Justicia pedía 20 años de prisión y 300.000 euros de indemnización a los ladrones. En primera instancia la condena se rebajó a dos años y medio de cárcel y 30.000 euros de responsabilidad civil. Aunque Casimiro siguió luchando por reducirla aún más, finalmente el Tribunal Supremo confirmó la pena de dos años y medio de prisión.

Casimiro Villegas.

“Es una vergüenza que este hombre de 77 años haya sido detenido”, afirmaba Casimiro, “lo que tendrían que haber hecho es llevarle a un centro sanitario como consecuencia del shock que produce en una persona utilizar un arma de fuego para defenderse”. Villegas considera que el anciano, al igual que él, no tuvo otra opción para defender su hogar, “¿Cómo se va a defender una persona de 77 años de un ladrón de 35 que ha entrado en su casa ilegalmente si no es con un arma?”.

Casimiro quiso recalcar que "este anciano es un ciudadano ejemplar, que tiene su negocio, que nunca ha tenido un problema con la justicia y que, debido a su edad y a que su domicilio se encuentra muy alejado de cualquier comisaría, se trata de una persona muy vulnerable". De hecho, justo después de que este desafortunado altercado sucediera, el hombre se puso a disposición de las autoridades para explicarles lo sucedido.

Para evitar que este tipo de sucesos ocurran, Casimiro considera obligatoria la introducción de una ley de legítima defensa del domicilio que proteja a las personas que utilicen armas de fuego ante estas situaciones ya que, en muchos casos, es la única forma de defenderse contra los criminales que asaltan su hogar. Y recuerda que países como Estados Unidos, Chile o Italia se basan en este tipo de leyes para permitir la defensa de la propiedad privada y el hogar.

El principal problema para que este tipo de leyes se implanten en nuestro país, según Villegas, es que sus defensores no han sabido transmitir la importancia de las armas para la autoprotección de una manera adecuada, pero él tiene claro que son necesarias, puesto que es imposible tener un policía a tu disposición las 24 horas del día.

Otro de los factores que ha impedido la implementación de esta ley en España es la “inoperancia de los órganos colegiados”, ya que “parece que ninguno tiene el tiempo suficiente para luchar por esta causa”. Una causa que, tal y como afirma Casimiro, le ha “arruinado la vida” pues tras la condena, llegó a barajar la idea del suicidio.

Sin embargo, afirmaba que esto no va a hacer que deje de luchar y que iba a presentar un trabajo de investigación a las autoridades internacionales para visibilizar este “grave problema” en nuestro país. También fundó una asociación de prevención del suicidio entre los policías españoles.

COMPARTIR: