26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Agreden a un funcionario en el centro penitenciario de Picassent en Valencia

Centro penitenciario de Picassent (Valencia).
Centro penitenciario de Picassent (Valencia).
Un interno agredió el pasado 20 de julio a un funcionario del centro penitenciario de Picassent en Valencia cuando éste intentaba mediar en una discusión entre el preso y otros internos auxiliares.

Los hechos ocurrieron en la tarde del pasado viernes en la enfermería del centro penitenciario módulo que alberga internos con patologías crónicas, con trastornos psiquiátricos y otro tipo de patologías. Un interno que había ingresado en ese departamento de Enfermería por tener problemas con la medicación prescrita se enzarzó en una discusión con internos auxiliares del departamento. Tras ver la situación, uno de los funcionarios de servicio acudió para intentar mediar en la discusión y evitar así una posible agresión. Es en ese momento cuando el interno propinó un puñetazo en la cara al funcionario que intentaba solucionar el conflicto, así como arañazos en la cara. Varios funcionarios de otros departamentos tuvieron que acudir para auxiliar a su compañero. El funcionario lesionado recibió atención médica en el centro y, más tarde, se le derivó al servicio de urgencias hospitalarias para una valoración más profunda.

La Enfermería del centro penitenciario de Valencia es uno de los módulos más conflictivos del centro, donde se producen numerosos altercados, muchos de los cuales terminan en agresiones a trabajadores o a otros internos.  El sindicato Acaip denuncia que la falta de personal provoca que muchos días de verano haya menos funcionarios trabajando de los que se establecieron como servicios mínimos.

Desde Acaip critican también que la Administración penitenciaria sigue sin tomar medidas para poner freno a las agresiones que sufren los trabajadores de Instituciones Penitenciarias.  Del mismo modo, apunta el sindicato, que los trabajadores agredidos no reciben ningún tipo de apoyo legal, ni jurídico ni psicológico por parte de la Administración y que, en muchas ocasiones, incluso trata de presionarles para que las agresiones que sufren no sean declaradas y así no se incremente la estadística.

Segunda agresión en una penitenciaría en una semana

El pasado 23 de julio tres funcionarios fueron agredidos por un interno del módulo 6 del centro penitenciario de Navalcarnero (Madrid), arrancando un trozo de oreja de un mordisco a uno de ellos, lo que le provocó la pérdida del pabellón auditivo. El preso utilizó la pata de una mesa metálica para agredir a los funcionarios. La reducción del preso quedó dificultada porque los instrumentos de contención (esposas y porras) se encuentran en una sala de la tercera planta del centro a la que se tarda en llegar entre 1-2 minutos y la situación requería una actuación inmediata.

Fuentes del entorno familiar de los funcionarios agredidos, a las que ha tenido acceso El Cierre Digital, afirman que éstos habían hecho un informe 15 días antes para que el interno conflictivo y sus compañeros fuesen trasladados de módulo o centro, dado que amenazaban y extorsionaban al resto de presos. El informe fue ignorado dirección de la prisión.

La foto del preso de la que se han hecho eco algunos medios de comunicación es de hace 3 años, por lo que su aspecto físico es notablemente distinto del actual. El preso habría “triplicado su tamaño” haciendo uso del gimnasio de la penitenciaría, según el testimonio de estas fuentes.

 

 

 

 

 

 

 

COMPARTIR: