07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Pese a haber sido detenidos nunca cesan su actividad, ya que al salir de prisión reactivan su participación en esta práctica ilegal

Una vida dedicada en España al narcotráfico: De Sito Miñanco a la Reina de Ronda

Sito Miñanco y la Reina de Ronda
Sito Miñanco y la Reina de Ronda
Los narcos nunca se jubilan, están siempre ligados a su adicción a la adrenalina y el dinero. En España (uno de los principales receptores de drogas) el tráfico de estas sustancias evoluciona y cambia impetuosamente. Algunos de los nombres más conocidos del narco española son Sito Miñanco y la Reina de Ronda, que fue capturada por segunda vez el 16 de agosto.

En España el tráfico de drogas evoluciona y cambia impetuosamente. “El sistema está montado, España es receptor (recibe hachís de Marruecos y coca de Latinoamérica) por su posición geográfica y gran productor de marihuana; y cuenta con unos perfectos y fluidos canales de distribución, principalmente en el transporte por carretera, con camiones que llevan toda clase de frutas y verduras por toda Europa”, señala un mando de la lucha contra el crimen organizado de la Guardia Civil.

Las voces cantantes del tráfico de drogas, los narcos, nunca se jubilan, están siempre ligados a su adicción a la adrenalina y el dinero. Algunos ejemplos de narcotraficantes que murieron haciendo uso de sus habilidades para realizar esta práctica ilegal son Pablo Escobar, el Chapo Guzmán o Mohamed Taibe. Nombres procedentes de diferentes partes del mundo que, pese a haber sido capturados por la policía, nunca dejaron de ejercer sus funciones.

En España encontramos personalidades como Sito Miñanco o Los charlines, en Galicia, que entran y salen de prisión siempre por el mismo motivo: el narcotráfico. En Andalucía encontramos clanes violentos locales bajo el nombre de Narcosur con los que tiene lugar esta misma situación. 

En el Campo de Gibraltar la situación “preocupa por la inmensa cantidad de grupos criminales”. Los Castaña, Los Pantoja o la Mocro Maffia euromagrebí luchan por ser respetados y mantener su estatus sin que la policía pueda suponer ningún problema pese a su lucha por la verdad.

Fuentes cercanas a elcierredigital.com aclaran que para acabar con esto “es necesario que el Ministerio del Interior declare la zona del Campo de Gibraltar de especial singularidad, aumenten las plantillas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado e incentiven las tareas para favorecer el arraigo de los agentes y así ser efectivos contra este 'territorio comanche”.

Sito Miñanco

El caso de esta índole con más renombre es el de Sito Miñanco. El 16 de agosto de 2001 fue detenido después de toda una vida dedicada a la delincuencia y ser unos de los nombres más populares asociados al narcotráfico gallego. 

Sito Miñanco comenzó a delinquir desde niño cuando, junto con su padre, se dedicaba al marisqueo furtivo. Sus habilidades como marinero lo empujaron a hacerse con una planeadora en la década de los 80 para hacerle recados a los contrabandistas de tabaco. De ahí salió su primera compañía, ROS. En 1983 fue detenido por una operación de tabaco rubio y, al salir de la cárcel, Miñanco comenzó a traficar con otras drogas, como la cocaína, a través de una red que operaba desde Panamá.

Sito Miñanco durante su etapa al frente del club Juventud Cambados

Hace un año la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo confirmó su primera condena por blanquear el dinero que amasó durante muchos años con el tráfico de drogas, una sentencia firme que supone la constatación de que su familia mutó en clan para blanquear, entre 1988 y 2012, dinero de la cocaína.

No obstante, ésta no es la única causa pendiente de Miñanco con la Justicia. El narcotraficante gallego está a la espera de juicio en la Audiencia Nacional junto con más personas, entre ellas el abogado Gonzalo Boye, por tráfico de cocaína y blanqueo de dinero. En este caso se le acusa de liderar una operación para introducir en España varias toneladas de cocaína repartidas en dos buques abordados en 2017. 

Ya en la cárcel, Miñanco fue de nuevo acusado por dirigir operaciones de narcotráfico desde su celda. Así, y después de años acumulando detenciones y hasta cuatro sentencias, y con previsión de ser juzgado por la operación Mito en el 2022, Sito continúa a día de hoy afirmando que jamás ha vendido un gramo de cocaína. 

La Reina de Ronda

La trama sobre narcotráfico más actual es la de María del Mar Mellado, que fue detenida de nuevo por la UDYCO con un alijo de 11 kilos de cocaína colombiana y 23.000 euros, junto a dos ‘mulas’ que operaban de mozos de estación. Introducía la cocaína a través de “mulas” y maletas, en vuelos procedentes de Colombia, para su distribución por España y Europa

El 16 de agosto de 2022 los agentes interceptaron a los tres implicados en pleno intercambio, fue ahí donde interceptaron la maleta repleta de cocaína y un vehículo que contaba con una ‘caleta’, destinada al transporte seguro de material ilegal. En el vehículo se encontraron 23.000 euros envueltos en papel film transparente destinados a financiar la compraventa de sustancias.

La Reina de Ronda y el alijo encontrado el 16 de agosto de 2022

En 2012 La Reina de Ronda encabezaba una red de narcotráfico que introducía cocaína en España mediante la técnica de mulas. La droga procedía de Punta Cana, República Dominicana, era Maria del Mar quien compraba, distribuía y trasladaba la droga en España. Acompañada siempre de un mulero y de su lugarteniente, Juan Antonio Díaz conocido como 'El Popi', que se encargaba de captar a los muleros y de distribuir la cocaína.

María del Mar costeaba el traslado, la estancia y los viajes que realizaba junto a sus acompañantes a República Dominicana. María del Mar deseaba en su fuero interno alcanzar dos metas: ser una «ONG» del narcotráfico y deslumbrar como la nueva Reina del sur, al modo de Teresa Mendoza, protagonista de la novela, luego película, de Arturo Pérez-Reverte, coreada más tarde como narcocorrido por los Tigres del Norte.

El 24 de enero de 2012, María del Mar regresaba de un viaje desde Punta Cana (República Dominicana) acompañada por su lugarteniente y de dos muleros que traían por vía aérea 130 bolas de cocaína. Su arresto culminó la llamada Operación Vuelo, que la Guardia Civil inició a mediados de 2011. La narcotraficante fue condenada a once años y tres meses de cárcel por tráfico de cocaína.

COMPARTIR: