14 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estos inmuebles son de entidades bancarias, algo que preocupa al resto de propietarios pues más de 30 viviendas están en esta situación

Okupas “de lujo”: Los vecinos explotan ante la apropiación de chalés de alto standing en Chiva

La situación de los okupas en Valencia es muy polémica.
La situación de los okupas en Valencia es muy polémica.
Los vecinos de la urbanización de Calicanto, en el municipio de Chiva, se manifestaron el pasado sábado para denunciar la presencia de múltiples okupas en la zona. Estos inquilinos ilegales estarían ocupando actualmente alrededor de diez chalés de lujo ubicados en la urbanización. Los afectados exigieron soluciones al Consistorio y denunciaron problemas que les ha ocasionado la convivencia con los okupas, un colectivo que está despertando una enorme polémica en nuestro país.

En los últimos tiempos hemos asistido al advenimiento de un problema que está generando cada vez más controversia en nuestro país, el de la ocupación ilegal. Muchos son los que defienden o relativizan esta práctica, pues entienden que los famosos okupas actúan por extrema necesidad, algo que provoca la cólera de quienes sufren la ocupación de sus propiedades por ajenos.

En cualquier caso, pese a los procedimientos y protocolos establecidos para tratar de evitar esta lacra, que elcierredigital.com ya analizó en el pasado y entre los que destaca la reciente decisión de la Fiscalía provincial de Valencia de permitir a los fiscales de la comunidad solicitar el desalojo inmediato de los okupas de inmuebles sin necesidad de que transcurran meses entre la denuncia y una sentencia para proceder a los desalojos, esta sigue muy vigente. Valencia es precisamente uno de los puntos calientes de los okupas en nuestro país. Allí, merece especial mención lo que está aconteciendo en la urbanización de Cumbres de Calicanto.

Y es que los vecinos de esta urbanización viven en la incertidumbre desde hace meses. Son varios los chalés de lujo que actualmente están habitados por okupas que viven en su interior valiéndose de enganches ilegales de luz. Hasta ahora, según la información de Las Provincias, los residentes han confirmado que hay cinco propiedades invadidas por estos individuos, aunque se baraja la posibilidad de que puedan ser hasta diez.

Estas viviendas no son corrientes, sino que constituyen chalés unifamiliares de gran tamaño que disponen, entre otras comodidades, de piscina y jardín. De acuerdo con la información que se conoce hasta la fecha, todas ellas serían propiedad de múltiples entidades bancarias que aún no las habrían entregado a sus nuevos poseedores, algo que preocupa a los residentes del complejo, pues en esta zona, además de las casas ocupadas, hay más de una treintena de inmuebles en la misma situación legal.

La indignación ha crecido entre los vecinos en los últimos días, pues como han explicado a Las Provincias, se necesita de un vehículo para acceder esta urbanización del municipio de Chiva, que es donde se ubican los chalés, y muchos de ellos afirman que los han visto llegar con coches de alta gama. Por tanto, entienden que las personas que se han hecho con estas propiedades no están necesitadas. Además, alertan de “problemas de convivencia” en el vecindario y denuncian una presunta falta de seguridad en la zona.

Vecinos de Calicanto se manifiestan en contra de la ocupación ilegal. 

Los residentes, para mostrar su disconformidad con la situación, convocaron una manifestación el pasado sábado que se autorizó legalmente y que cumplió con las preceptivas medidas de seguridad a causa de la pandemia de coronavirus. Durante la concentración, a la que acudieron alrededor de cien personas, se quejaron de lo que entienden como un “abandono” por parte del ayuntamiento de Chiva.

Del mismo modo, solicitaron al Consistorio y a las autoridades policiales el desalojo inmediato de los inquilinos ilegales y, en señal de protesta, iniciaron una marcha pacífica hasta la vivienda que ahora ocupan una pareja y su hijo pequeño. No se registraron incidentes.

Sea como fuere, el problema creciente en esta urbanización está provocando sus primeras consecuencias, pues algunos vecinos hayan decidido vender sus propiedades en la zona. Queda ver si se emprende alguna medida por parte de las autoridades competentes o si esta situación se sigue prolongando de forma indefinida.

 

COMPARTIR: