28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Policía ha detenido en Barcelona a uno de sus cabecillas que llevaba tres años oculto viviendo en un piso de la Ciudad Condal

N'Drangheta, la peligrosa mafia calabresa que lleva años cobijándose en España

Estaba reclamado internacionalmente por la justicia Italiana por delitos relacionados con el tráfico internacional de drogas y pertenencia a organización criminal, concretamente a la 'Ndrangheta. Habría permanecido huido de la acción de la justicia italiana, escondido en España más de 3 años, en el centro de Barcelona.

La Guardia Civil, en una nueva fase de la denominada Operación TRICOLORE, ha detenido en Barcelona al ciudadano Italiano G.T, de 42 años de edad, natural de Vibo Valentia –Calabria- (Italia) y considerado huido de las autoridades italianas desde el año 2017, tras ser condenado a una pena de más de 19 años de prisión por delitos relacionados con el tráfico internacional de drogas y pertenencia a organización criminal, concretamente a la mafia N´Drangheta.

Las investigaciones llevadas a cabo por los agentes de la Guardia Civil para la localización y detención del prófugo de la justicia italiana, han permitido conocer que se encontraba residiendo en nuestro país desde hacía más de tres años para eludir de la acción de la justicia.

El detenido residía en pleno centro de Barcelona, donde pasaba totalmente desapercibido, no manteniendo contacto con los vecinos y no llamando la atención con su rutina diaria, si bien, en sus desplazamientos, tomaba medidas de seguridad para detectar la posible vigilancia a la que pudiera estar sometido, conocedor de su condición de huido de la justicia.

Detención por la Guardia Civil.

El modus operandi de las personas que, una vez condenadas en su país deciden eludir la acción de la justicia, es trasladarse a otros países que, en el caso de los italianos, suele ser España el país más apreciado. Al lugar donde llegan se mantienen en la clandestinidad, para lo cual se proveen de documentos falsificados y llevan una vida discreta, sin grandes lujos que puedan llamar la atención, para poder dedicarse a su actividad ilícita en unas funciones más directivas, cediendo las actividades de ejecución a otros miembros de la organización no reclamados.

El detenido fue abordado por agentes de la Guardia Civil de Barcelona en las proximidades de la Plaza de la Universidad de la misma ciudad, cuando abandonaba su domicilio. La operación ha sido realizada por agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de la Zona de Cataluña conjuntamente con el Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa (UCO) del mismo Cuerpo. Esta detención, al igual que la llevada a cabo hace unas semanas por la Guardia Civil sobre el ciudadano italiano F.S en Málaga, dentro de la Operación TRICOLORE-SENTINELLA, es fruto de la fluida colaboración de la Guardia Civil con el ROS (Reaggruppamento Operativo Speciale) del Arma de Carabinieri italiana. 

'Ndrangheta, la más poderosa de Italia.

Hace un mes fue detenido Massimiliano Cornegliani, famoso líder de la mafia calabresa, fugado desde 2017. Cornegliani, de 51 años, era reclamado por la justicia italiana por delitos de tráfico de drogas y extorsión. Aunque ya cumplió 10 años de prisión, aún le faltaban cinco cuando se fugó mientras cumplía arresto domiciliario.

Insignia de la 'Ndragheta.

La ´Ndrangheta es la organización criminal más importante de Italia desde los años 90. Su zona predominante de acción es Calabria pero sus tentáculos se extienden a otras zonas de Italia y de otros países. Aunque no tiene la misma repercusión mediática que la mafia siciliana, la mafia calabresa es una de las más peligrosas.

Los ingresos de esta organización se estiman entre 35 y 40 mil millones de euros anuales, más del 3% del PIB italiano. Al igual que otras mafias italianas, esta se caracteriza por seguir vínculos sanguíneos, siendo bastante habitual que hijos y nietos sigan los pasos de sus padres y abuelos en la organización. Actualmente, se estima que hay entre 4.000 y 5.000 miembros, por lo que su cohesión es mayor que la de otras organizaciones criminales.

Juicio a la mafia

A principios de año la organización se enfrentó a un macroproceso. El objetivo era la desestabilización de los pilares sobre los que se asienta la organización que, durante décadas, tanto ha decidido en la región de Calabria. Para ello, se contó con la ayuda de diferentes cuerpos pertenecientes a la institución, como es el caso del fiscal jefe de Catanzaro, Nicola Gratteri, quien fue amenazado de muerte y lleva escolta desde hace 30 años por seguridad, y que ha dirigido la investigación que ha permitido arrestar a más de 400 personas en diferentes puntos del mundo, como Italia, Alemania, Suiza o Bulgaria, a finales del año 2019.

El nombre que se le dio a la investigación fue Rinascita-Scott, y 88 de estas 400 personas serán juzgadas a partir del próximo 27 de enero. El resto de los acusados son los que se sentaron en el banquillo durante el mes de enero.

Andrea Bruni, uno de los supuestos jefes de la mafia calabresa.

A partir de estas detenciones, dio comienzo la operación por parte del fiscal jefe de Catanzaro, quien lleva años investigando los pasos de la mafia calabresa, aunque con fuertes medidas de seguridad, debido a la alta probabilidad de atentados, ya que Gratteri estaba en el ojo del huracán y había recibido numerosas amenazas contra su vida, tal y como comentó la periodista Alessia Candito en "La Repubblica", uno de los diarios italianos de información general más importantes.

Por otro lado, aunque Gratteri precise de escolta, defendió en numerosas ocasiones la enorme relevancia que tiene este juicio y la fidelidad que mantiene a su cargo, dado que no se ha planteado abandonarlo pese a la situación de peligro que vive.

Al él se han referido con frases como "un hombre muerto que camina", o se ha asegurado que "terminará como Falcone", uno de los magistrados antimafia al que le fue arrebatada la vida en el año 1992 después de que investigase los procesos que tuvo la organización siciliana ‘Cosa Nostra’.

Ese fue un momento histórico, en el que se hizo pasar ante un tribunal de justicia a más de 460 personas dedicadas al mundo criminal y también a algunos de los jefes que controlaban la organización. Ahora se juzga "solo" a 355 de los miembros de la mafia calabresa.

Las autoridades estudiaron la posibilidad de hacer el juicio en otras regiones del país dado que Calabria es la región más pobre, según afirma el ministro de Justicia Alfonso Bonafede. Pero finalmente se decantaron por llevarlo a cabo en el mismo lugar en el que opera la mafia ‘Ndrangheta.  Sin cámaras y a las afueras de Lamezia Terme, una localidad poco conocida.

La mafia, aunque se encuentre en una de las regiones más pobres del país italiano, es una de las organizaciones criminales que más dinero factura, alrededor de 50.000 millones de euros anuales. La geografía calabresa no resultó un impedimento para la organización que se hizo internacional por el tráfico de drogas que mantenía con América Latina.

COMPARTIR: