29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Sindicato Unificado de Policía se personará como acusación contra los autores de las dos brutales agresiones a agentes en Zaragoza

Concentraciones en las comisarías de toda España en repulsa de los ataques a policías: "El castigo es insuficiente"

Concentración a las puertas de una comisaría de policía.
Concentración a las puertas de una comisaría de policía.
A las doce y media de este lunes, agentes de policía de toda España se concentraban a las puertas de sus comisarías como muestra de apoyo a sus compañeros agredidos durante este fin de semana en Zaragoza. Tal y como explican desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP), a través de estas concentraciones, bajo el lema #StopAgresiones, también quieren "denunciar lo barato que sale agredir a un policía en nuestro país y solicitar que se potencie la protección legal e institucional a los policías".

"Las dos agresiones de Zaragoza, en menos de siete días, son un ejemplo evidente de cómo se han disparado los ataques a policías" alertan desde el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) que explica en un comunicado que en 2020 los atentados contra la autoridad crecieron un 24% en España hasta alcanzar las 8.254 denuncias, según los datos de Secretaría de Estado de Seguridad. En 2021 las cifras son todavía más alarmantes con 6.303 ataques entre enero y agosto. "Nos sobran razones para denunciar el problema e insistir en se tomen medidas cuanto antes".

Por ello, "para exigir medidas más duras contra los autores de agresiones a policías", a las 12:30 de esta mañana agentes de todos los puntos de España se han concentrado a las puertas de las comisarías. Bajo el lema '#StopAgresiones', el sindicato policial explica que "no sólo queremos amparar públicamente y en los tribunales a nuestros compañeros agredidos. También queremos insistir una vez más en denunciar lo barato que sale agredir a un policía en nuestro país y solicitar que se potencie la protección legal e institucional a los policías".

Ahora mismo, las agresiones de los agentes se juzgan aplicando el artículo 550 del Código Penal, que se traduce en penas que se saldan con pequeñas multas, de menos de cien euros en algunos casos. Exactamente, el artículo 550.2 indica que "los atentados serán castigados con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de tres a seis meses si el atentado fuera contra la autoridad y de prisión de seis a tres años en los demás casos".

"Como ya advertimos hace tiempo por escrito a cada uno de los representantes políticos de la Comisión de Interior del Congreso, la aplicación de los artículos 550 y siguientes del Código Penal se traduce en pequeñas multas para los agresores, y las estadísticas demuestran como el castigo penal actual es insuficiente para contener los ataques crecientes a funcionarios policiales. Tampoco desde el Gobierno se condenan con fuerza las agresiones a los policías. En el difícil momento en que nos encontramos el policía se ve cada vez más cuestionado por su trabajo, lo que dificulta las intervenciones y desmotiva a los compañeros. El principio de autoridad, tan necesario para mantener la paz social, cada vez está más cuestionado", finalizan desde el sindicato policial.

Dos ataques en Zaragoza 

Según publica el Sindicato Unificado de Policía en su cuenta de Twitter, un agente fue agredido brutalmente tras pedirle a un hombre que se apartase para poder aparcar su coche y este directamente le pateó el vehículo. El policía decidió identificarse para apaciguar los ánimos, pero el resultado fue una brutal paliza.

Además, en la madrugada del domingo, un inspector de la Policía Nacional fue atacado por un individuo que viajaba en un autobús y que reaccionó de manera sumamente violenta cuando los pasajeros le reprocharon que fuera sin mascarilla. El funcionario, que estaba fuera de servicio, se identificó como policía, lo que provocó una reacción todavía más airada del agresor.

El sindicato ya ha anunciado que se personará como acusación particular contra los autores de ambos ataques y que "no dejará de exigir un endurecimiento de las penas ante el preocupante aumento de agresiones a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

 

COMPARTIR: