21 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El asesinato accidental de un vecino de 74 años por una reyerta entre clanes en Palma Palmilla,en Málaga, abre el debate sobre la seguridad ciudadana

Estos son los barrios más peligrosos de España: Narcotráfico, prostitución y tiroteos que matan a inocentes

La Policía en Palma Palmilla, de Málaga.
La Policía en Palma Palmilla, de Málaga.
El último tiroteo en el barrio malagueño de Palmilla provocó la muerte de un hombre de 74 años, ajeno a la disputa entre clanes rivales. Narcotráfico, prostitución y tiroteos que matan a inocentes en noches sangrientas. En este caso de Málaga, la bala entró en su casa donde pernoctaba y le mató accidentalmente. El debate está servido. En España sigue habiendo barrios a los que ni siquiera la Policía se atreve a entrar sin refuerzos. Elcierredigital.com devela la lista de los más peligrosos.

Un tiroteo en la barriada de La Palmilla, de Málaga, acabó este pasado miércoles con la vida de un hombre de 74 años que se encontraba en su domicilio, ajeno al tiroteo. Según las primeras investigaciones una bala perdida alcanzó al hombre que se encontraba en su casa, ajeno a una pelea entre clanes rivales en la calle Ebro. El hombre recibió un balazo de forma accidental, todavía no se sabe muy bien si estaba asomado al balcón o si la bala atravesó una ventana e impactó contra el hombre mientras se encontraba dentro de su vivienda.

 

Palma Palmilla es uno de los barrios más conflictivos y peligrosos de España, pero no el único. Pero aquí desvelamos algunos de los más inseguros de la geografía española, donde las peleas, el tráfico de drogas, la prostitución callejera, los tiroteos y los atracos a la salida de locales de ocio, son comunes. 

Palma Palmilla, Málaga

El barrio de Palma Palmilla, al norte de Málaga, da la bienvenida al visitante de la costa del Sol. La inmigración irregular, la escasez de patrulla de policía local y el tráfico de drogas conviven a diario con sus 30 mil habitantes. La mitad de los habitantes son de etnia gitana, cuya idiosincrasia les lleva, por ejemplo, a criar gallos de pelea en las azoteas de los pisos en que viven, ocasionando el malestar de muchos otros vecinos. En Palma Palmilla el nivel educacional es inferior al del resto de escolares de la ciudad.

El barrio de Palma Palmilla.

Desde la asociación de vecinos del barrio han explicado en muchas ocasiones que “somos el barrio con más inmigrantes de Málaga lo que origina problemas de integración. Los niños abandonan el colegio a los 14 ó 15 años para irse a trabajar de peones de la construcción con sus padres. Tenemos mala fama inmerecida porque aquí también hay gente honrada y trabajadora y nos encontramos que cuando dices del barrio que eres la gente te mira con prevención”. 

El Arenal, Palma de Mallorca

El botellón en el Paseo Marítimo de la Playa de Palma es ya una atracción veraniega más. El céntrico barrio palmesano de Son Gotleu también sufre la prostitución callejera desde hace años, pero sin duda el premio en inseguridad se lo lleva El Arenal, ya que desde hace un par de años pandas de delincuentes de origen rumano y búlgaro han atracado a turistas extranjeros a las salidas de los locales de ocio nocturno.

Los vecinos de El Arenal, dicen que “éste es un barrio atípico, muy tranquilo en invierno pero en verano es terrible. Hemos pedido más presencia policial a la salida de estos locales y que se controle la inmigración en la zona. La policía no da abasto porque te roban al descuido en la playa por las mañanas y por la noche te atracan. Nos hemos quejado de esto y de la prostitución callejera. Si se aplicara la normativa municipal estrictamente los extranjeros no dejarían botellas ni vasos en las calles y todo estaría más cuidado”. La nueva Ley Contra los Excesos presentada en Baleares pretende luchar contra este problema.

La Línea de la Concepción (Cádiz)

Los barrios de la Atunara, los Junquillos y San Bernardo han sido lugares históricamente problemáticos. La avenida que divide La Atunara fue durante muchos años vulgarmente conocida como “avenida de Winston Churchill”, por el trasiego ilegal de cajas de tabaco que soportaba, mercancía que en los últimos tiempos fue sustituida por hachís que llega en planeadoras desde Marruecos. 

Éste es ahora el principal problema del barrio y que sólo exista un colegio público con grandes problemas de integración. Todos los años el Ministerio del Interior se esfuerza por reforzar las plantillas, pero cada vez menos policías quieren ir destinados a la comisaría de La Línea porque saben que cualquier verano pueden recibirles a tiros en algún barrio. Problemas similares se dan en Rota, San Fernando y Sanlúcar de Barrameda, convirtiéndose Cádiz en una de las provincias españolas con mayores problemas de seguridad en España.

Las Mil viviendas, Alicante

La población inmigrante en Alicante aumentó en los últimos diez años un 800 por ciento, según datos del Observatorio y Seminario Permanente de Inmigración. Los distritos que más soportaron esta llegada fue los del norte y quienes más lo notaron fueron los vecinos de Virgen del Carmen, conocido como barrio de las Mil Viviendas, cuya población inmigrante aumentó el 4 mil por ciento sólo en los últimos nueve años.

Desde la Asociación de Vecinos de la zona, explican siempre que “el tráfico de drogas y la integración entre vecinos de diferentes lenguas y razas es nuestra principal preocupación, pero cualquier cosa que contemos parecerá increíble por exagerada, lo mejor es venir a verlo y vivirlo a diario, pero claro, aquí no viene nadie, ni la Prensa”. Incluso los taxistas miran con recelo cuando alguien les pide ir a Virgen del Carmen.

El Puerto de Santa María

Una de las zonas españolas más castigadas por la droga ha sido durante los últimos años la Bahía de Cádiz. En el Puerto de Santa María la barriada de José Antonio, Los Milagros y la Inmaculada, son lugares donde encontrar puntos de venta de drogas conocidos por todo el mundo y el botellón en el parque de Calderón es diario desde que comenzó el verano.

La asociación ANDAD ha denunciado en numerosas ocasiones que “sólo en el barrio de José Antonio hay detectados 30 puntos de venta de drogas en 95 viviendas. La Junta quiere derribar las casas y hacer otras nuevas pero no acomete las acciones sociales necesarias. Pobreza y exclusión son la pescadilla que se muerde la cola y que crean inseguridad ciudadana. Donde más droga se vende es en los botellones. Viene gente desde toda Cádiz a comprar droga, se acuestan todos los días a las ocho de la mañana y aunque la policía los intenta desplazar desde el parque de Calderón a la playa de La Puntilla no acaba el problema”.

Según las estimaciones de ANDAD la edad media a la que los jóvenes comienzan a consumir drogas es con 13 años. Además, preveen que los problemas se agraven, ya que tras la apertura de un nuevo centro penitenciario, Puerto III, se estima que la población reclusa alcanza ya las cuatro mil personas “y muchos salen de permiso por la zona. No digo que creen inseguridad pero sí es cierto que las probabilidades matemáticas aumentan”, dicen los vecinos de la zona.

La Barceloneta, en Barcelona

Los vecinos de la Barceloneta, en Barcelona, están hartos de denunciar que el barrio está en precariedad, sólo se arregló el Paseo Marítimo y el mercado, lo que está más a la vista del turismo, pero el barrio tiene 253 años. Hay inseguridad porque hace unos años se llevaron la comisaría y se produjeron robos en casas de planta baja, hasta que la gente puso rejas, algo que nunca había sucedido.

Hace 15 años también tuvimos una narcosala y aquello nos creó una fama innecesaria, porque venían drogodependientes de toda la provincia. Nos catalogaban mal por ser de la Barceloneta, aunque también eso está mejorando”. En toda Barcelona, en general, han aumentado los problemas de seguridad ciudadana tal y como puede verse a diario en cualquier periódico de Cataluña.

Sa Penya, Ibiza

Ibiza es algo más que sol, playa y atardeceres Chill Out. Su barrio más problemático es sin duda Sa Penya, donde los vecinos llevan años criticando la pasividad municipal ante la multitud de problemas sociales que existen: la drogadicción, los destrozos en el barrio y la poca labor policial, que se limita a poner multas de tráfico.

Las calles de Sa Penya tienen aspecto de zona de guerra.

Desde la página web Salvem Sa penya se pueden leer los testimonios de los residentes. La suciedad, la delincuencia y el tráfico de drogas son la tónica habitual.

Valle de Jinamar (Telde) en Gran Canaria

Una trabajadora social de Gran Canaria describía hace años la desoladora situación del Valle de Jinamar. “Un alto porcentaje de la población está bajo el umbral de la pobreza. Es frecuente el tráfico de drogas. El barrio carece de bibliotecas cercanas, de centros comerciales, de cines. Ni siquiera de un servicio de transporte fluido”.  El barrio es conocido como "el barrio canario de las niñas madre", debido a la gran cantidad de menores de edad que quedan embarazadas.

La oferta de ocio alternativo en el lugar es prácticamente nula, exceptuando una cancha de un colegio próximo que es utilizada por los jóvenes de la zona. El alumbrado es nefasto con zonas con poca o ninguna iluminación, lo que crea problemas de inseguridad por la noche. Por otra parte, destaca que el ayuntamiento de las Palmas no abastece en absoluto a la zona de Jinamar y que la presencia de la policía en el barrio es inexistente.

Barrio de Jinámar en Canarias.

Algo similar ocurre en el Tablero, al sur de la isla de Gran Canaria, y en la Isleta, un barrio de Las Palmas. “Ésta última está particularmente afectada al ubicarse en el puerto donde hay un gran número de inmigrantes, camellos y marineros. Muchos de los marineros están obligados a asentarse en el puerto como okupas ya que muchas veces no son pagados por su patrón al desembarcar en la isla”, afirma una trabajadora social. 

“En San José existen pocos comercios y los bares que hay están en muy mal estado. Muchos jóvenes están dentro del negocio del narcotráfico. Es preocupante la poca atención que hay hacia las personas mayores, que representan una gran mayoría en el barrio. Aunque existen asociaciones para la tercera edad, éstas no cumplen con su objetivo, lo que crea una gran apatía en este colectivo”, según la denuncia de esta trabajadora social.

El Cabanyal de Valencia

El Cabanyal de Valencia fue declarado barrio histórico hace unos años, pero la especulación urbanística genera grandes perjuicios y malestar en las calles. Desde la asociación de vecinos lograron paralizar algunas obras de ampliación. “Así se ha provocado que la zona quede afectada y se haya convertido de un tiempo atrás en un lugar frecuente del trafico de drogas, de ocupaciones ilegales y de asentamiento de clanes de gitanos”, explicaba un vecino de la zona, que también protesta por la acumulación de enseres en los contenedores de basura, del reiterado robo de bicicletas y, de forma muy reciente, de la aparición de prostitución en casas particulares alrededor de la dársena del puerto.

El verano no supone ningún paréntesis a los problemas vecinales, ya que sufren como todas las zonas costeras el abuso de bebidas alcohólicas, las fiestas en los pueblos y ciudades que se multiplican en esta época. 

Lavapiés, capital de riesgo en Madrid

En la capital la seguridad gira casi siempre en torno a los lugars de afluencia turística como la Plaza Mayor, la Puerta del Sol, la Casa de Campo, Colón, Atocha, el Retiro y el aeropuerto de Barajas.

El mayor mercado de la droga en Madrid sigue siendo el poblado de Las Barranquillas, donde actualmente quedan 120 chabolas y según la Policía de este lugar sale el 70 por ciento de la droga que se consume en Madrid, que factura unos 70 mil euros diarios y supone poner en el mercado unos cuatro kilos diarios de droga.

Imagen de Las Barranqullas.

Según las investigaciones hay siete familias que se reparten el negocio en unas 30 chabolas, de los cuales cinco suministran cocaína y heroína 24 horas al día ininterrumpidamente. Por este lugar pasan todos los días entre dos y tres mil personas, sobre todo los jueves y viernes cuando acuden pequeños “camellos” para comprar su mercancía que luego distribuirán el fin de semana. Otras familias se dedican a alquilar chabolas a traficantes cobrando unos 800 euros a la semana. La Policía detiene a gente casi a diario pero es prácticamente imposible radicar el problema de la droga.

Lavapiés es ahora mismo el barrio más conflictivo de Madrid, donde se producen incidentes semanales, tal y como viene recogiendo elcierredigital.com. Desde apuñalamientos hasta menudeo de drogas son frecuentes en sus calles.

Sevilla, las Tres mil viviendas

El barrio de Murillo, en el polígono sur de Sevilla, más conocido como las Tres Mil Viviendas goza del dudoso honor de ser sin duda uno de los lugares más peligrosos de España, como demuestra el hecho de que mensualmente se registre un incidente en el que se exhiben armas de fuego y que la Policía con mucha frecuencia tiene que desenfundar las suyas para poner fin a reyertas entre personas de etnia gitana.

Es frecuente que las balas entren en alguna vivienda, como ha pasado ahora en el barrio malagueño de Palmilla. Uno de los más peligrosos e inseguros de España.

COMPARTIR: