09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

SEGÚN DENUNCIA EL SINDICATO ACAIP, la FALTA DE MEDIOS GENERA TEMOR ENTRE LOS FUNCIONARIOS ANTE LA POSIBILIDAD DE QUE SE PUEDAN COLAR ARMAS Y DROGAS

Alarma ante la 'ausencia' de sistemas antidrones en las prisiones españolas

El Cierre Digital en Cárcel de Botafuegos
Cárcel de Botafuegos
El sindicato ACAIP-UGT denuncia una entrega fallida de un dron en la prisión de Botafuegos. Los funcionarios encontraron dos teléfonos móviles y 30 gramos de hachís. José Luis Alcaraz indica que "esta situación viene de antes, son muchos los drones avistados y es una sistemática que está en alza. Sin embargo, nosotros no contamos con medios para hacer frente a estas incursiones y nuestros inhibidores están obsoletos. Todo ello, evidencia la necesidad urgente de mejorar nuestros sistemas".

ACAIP-UGT ha denunciado que el 31 de octubre tuvo lugar una nueva entrega fallida por parte de un dron en la prisión de Botafuegos (Algeciras). Los funcionarios se encontraron 2 teléfonos móviles, uno pequeño y otro de grandes dimensiones, con sus cables de conexión y 30 gramos de hachís, además de diverso material como cuerdas y ganchos. El empleo de drones es uno de los métodos utilizados para introducir objetos ilegales en las prisiones que más se ha incrementado en el último año. 

Elcierredigital.com ha contactado con José Luis Alcaraz, delegado de ACAIP en Botafuegos, que nos indica que “hace cuestión de un año encontramos en el campo de fútbol de Botafuegos un dron que tenía adosado un teléfono móvil y droga. Posteriormente también han tenido lugar varios avistamientos que se han registrado en los libros oficiales de la Guardia Civil y la administración de Botafuegos tiene conocimiento de todo lo ocurrido”.

Desde el sindicato aseguran que el actual secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, es conocedor de esta situación, ya que "durante su visita a Botafuegos en julio se le volvió a informar de la asiduidad con la que sobrevolaban drones sobre las cárceles españolas, más en concreto sobre la de Botafuegos". También afirman desde ACAIP que Ortiz "es consciente del grave problema que originan los drones, que pueden ser utilizados para introducir cualquier cosa. Esta situación genera cierto temor fundado al colectivo de empleados penitenciarios, conocedores de que pueden portar objetos muy peligrosos que puedan ir contra la vida de funcionarios y de internos".

Ante la situación expuesta, el secretario general de Instituciones Penitenciarias mencionó que “hay un proyecto piloto que se quiere implantar en el penal de Ceuta”, expone Alcaraz, quien sostiene que la respuesta de Ortiz no hizo más que generar otras muchas preguntas por parte de los miembros de ACAIP, “¿y para cuándo las más de 80 prisiones restantes? ¿Habrá que esperar que ocurra alguna desgracia de imposible reparación?. La realidad es que a corto plazo no hay plan de choque alguno, se requieren soluciones para todas las cárceles españolas ya”.

alijodron

Alijo incautado a un dron

Alcaraz declara que “el temor de los funcionarios se debe a la posibilidad de que estos drones porten armas de fuego, lo que menoscabaría aún más la seguridad del establecimiento penitenciario y pondría en grave riesgo la integridad física de funcionarios, trabajadores y presos. Cuando hablamos con Ángel Luis Ortiz le repetimos que este problema es nacional. En lo que respecta a Botafuegos se le dijo que nuestros inhibidores de frecuencia están obsoletos, ya que son del 2008 y solo sirven para las frecuencias 2G Y 3G. El secretario general tan solo respondió que tenía una oferta valorada en 2 millones de euros y que estaban esperando más ofertas”.

“Es desolador para una institución como es la Penitenciaria, que presta un servicio público tan esencial como es la retención y custodia de las personas privadas de libertad, que se mantenga al frente de las prisiones españolas a un responsable que muestra día tras día su incapacidad para resolver los problemas que sacuden las prisiones españolas” concluye ACAIP-UGT.

“Es necesario que se instalen equipos adecuados a la tecnología actual para poder resolver las actuales problemáticas en las prisiones. Tampoco contamos con sistemas antidrones y esto podría agravar mucho la seguridad del centro. Estas necesidades son reales y son urgentes, son para ayer, por lo que no se puede estar demorando en el tiempo continuamente. Todo esto va a más, puesto que los drones se van a ir sofisticando y nosotros no contamos con ningún medio para hacerlos frente. Como caiga un arma u objeto delicado en manos de irresponsables vamos a tener un problema, por lo que esto hay que atajarlo pronto”, concluye el delegado de ACAIP en Botafuegos.

 La problemática con los drones a nivel nacional

En el primer semestre de este año se confirmó el avistamiento de 30 drones cerca de recintos penitenciarios, cantidad que duplicaba en tan solo seis meses los 15 avistamientos realizados en el 2021. De estos 30 drones, tan solo tres han sido incautados. 

La penitenciaría de Ceuta constituyó el 34% de los avistamientos y el 54% de los dispositivos incautados, convirtiéndose en la cárcel con más episodios de este tipo. Mohamed Haidor, delegado en la prisión ceutí, explicó a fuentes cercanas a elcierredigital.com que la unidad antidrones de la Guardia Civil “derribó una treintena de aparatos entre finales de 2020 y la conclusión de 2021. Los viajes son de ida y vuelta. El dron transporta al otro lado pastillas psicotrópicas y en su vuelo de regreso a Ceuta trae hachís”.

Fuentes cercanas a elcierredigital.com aseguraron que “el piloto del dron tiene tal destreza que logra posarlo en las ventanas de las celdas. Se han llegado a abatir estos aparatos en sitios inverosímiles, como el aparcamiento de los funcionarios. En las zonas comunes se ha hallado droga, que había sido depositada por un dron para que después la recogiese un preso".

Los datos oficiales reflejan la incautación de 67 objetos procedentes de sucesos con estos dispositivos aéreos: 22 de ellos son teléfonos, 15 son sustancias tóxicas y 13 cargadores, siendo estos el tipo de objetos predominantes que los drones tratan de introducir en las prisiones.

COMPARTIR: