20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tiene 22 años fue atacada y sufrió una considerable herida incisa en el cuello en un bar de Punta Ballena

Nueva víctima del turismo de borrachera, una joven en estado crítico agredida en Magaluf

Magaluz, en Mallorca.
Magaluz, en Mallorca.
Justo nos acabábamos de hacer eco de este preocupante fenómeno: el turismo de borrachera en Magaluf, Mallorca, cuando una joven ha debido de ser atendida de urgencia, trasladada por una UVI móvil al Hospital Universitario de Son Espases, donde ha quedado ingresada. Al parecer se trata de una joven británica que fue agredida por otras chica de la misma nacionalidad con un vaso roto.

Una joven de 22 años ha quedado herida en estado crítico tras ser agredida durante la madrugada de este lunes 15 de abril en un bar de Punta Ballena (Magaluf), en Palma de Mallorca, según ha informado el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) 061. Al parecer, la víctima es una chica británica que fue agredida por otra joven de la misma nacionalidad con un vaso roto.

La joven fue agredida en Magaluz.

El suceso ha tenido lugar sobre la una de la mañana cuando la víctima ha sido atacada y ha sufrido una herida incisa en el cuello, en una zona donde impera el turismo de borrachera, algo de lo que nos hacíamos eco precisamente en las últimas horas.

Tras ser atendida de urgencia en el lugar de la agresión, ha sido trasladada por una UVI móvil al Hospital Universitario de Son Espases, donde ha quedado ingresada.

Magaluz, borrachera tras borrachera

Magaluf es una zona de Mallorca acostumbrada a las borracheras de los turistas, especialmente los británicos, y a los incidentes. Como desvelábamos el pasado fin de semana en elcierredigital.com, la zona de Calvià intenta plantar cara al turismo de borrachera.

Una investigación de la Policía Local de Calvià ha dado lugar al inicio de expedientes sancionadores contra ocho establecimientos de Magaluf por realizar ofertas excesivas de alcohol que no se ajustan a la normativa. Ahora, estos locales se enfrentan por ello a una posible multa de 1.500 euros cada uno. Pero parar el consumo de alcohol en una zona a la que los jóvenes extranjeros acuden precisamente porque saben que abunda, parece una labor harto complicada.

COMPARTIR: