25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado Alberto García Cebrián analiza esta creciente tendencia marcada por historias como la de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

Los 'divorcios grises', la nueva moda que invade nuestro país: Aumentan las separaciones entre mayores de 50 años

/ Divorcio gris.
Los “divorcios grises” se están poniendo de moda en España. Este término se usa para definir el divorcio de los matrimonios formados por personas con edades superiores a los 50 años, haciendo referencia al color gris de su pelo, si es que peinan canas. El abogado Alberto García Cebrián analiza esta tendencia en alza en nuestro país, ya que cada vez se asocia menos a un fracaso vital y es visible en casos públicos como el de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa.

Empieza a consolidarse el término “divorcio gris” para definir el divorcio de los matrimonios formados por personas con edades superiores a los 50 años, haciendo referencia al color gris de su pelo, si es que peinan canas.

Esta figura lingüística comenzó a utilizarse en EEUU, donde hace ya años fueron tendencia los divorcios entre personas más mayores. En España la situación era diferente pues, tradicionalmente, existía un prejuicio generalizado contra el divorcio que se ha ido superando en parte, pero que aún se mantenía para ciertas edades. 

Sin embargo, personas como Isabel Presley, que ha marcado tendencia con su separación pasados los 70, contribuyen a que deje de ser mal visto en la sociedad el divorcio en función de la edad. Y es que España está entre los 10 países con más divorcios del mundo y es el tercero de Europa después de Alemania y Francia.

2045_preysler_vargas_llosa

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa.

Existen varios factores que han contribuido a esta evolución:

·      Después de la Covid 19 muchas personas se han replanteado sus vidas desde la perspectiva de la fragilidad que sentimos con la pandemia.

·      La sociedad cambia, los 70 de ahora son los antiguos 50. Esto contribuye a que los proyectos y decisiones de vida también se adelanten.

·      El deseo generalizado de vivir la vida. A partir de los 50 una persona ya ha vivido lo suficiente como para saber lo que quiere y más aún lo que no quiere. Cuando no se quiere mantener un matrimonio, se ha perdido el miedo al divorcio pues se quiere disfrutar de la manera más plena posible de la etapa de madurez de sus vidas.

·      El efecto contagioso de los divorcios: El hecho de que se hayan comenzado a separar personas de más de 50 años ha hecho que las personas de la misma edad que antes no se planteaban el divorcio, ahora lo vean como una posibilidad sin reproche ni prejuicio social. Al ver que otras personas de edades similares se divorcian, pierden el miedo a divorciarse.

·      El cambio de mentalidad, en el que ya no se enfoca la vida sentimental en el mantenimiento de un matrimonio estandarizado. Ahora existen múltiples tipos de familia: monoparentales, matrimoniales, no matrimoniales, poliamor, relaciones abiertas, etc. Muchas personas han dejado de sentir que el matrimonio tradicional que contrajeron es necesariamente “para toda la vida” y “hasta que la muerte nos separe”. Pues cuando no se quiere, no hay que esperar a la muerte para separarnos si así lo decidimos o necesitamos. 

Conclusiones a partir de los datos de divorcios del INE para el año 2021

  • La duración media de los matrimonios hasta la fecha de la resolución fue de 16,5 años, cifra ligeramente inferior a la de 2020. El 32% de los divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio o más, lo que coincide con los llamados divorcios grises, entre personas que han estado casados muchos años.
  • El mayor número de divorcios y separaciones en 2021 entre cónyuges de diferente sexo tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres sumando 21.888 casos. La segunda franja de edad es la de los apodados como divorcios grises, que va entre los 50 a los 59 que alcanzó los 13.459. En la franja de edad de 60 a 69 años se produjeron 3.947 casos, y de más de 70 años con 1.033 casos.

Si tuviéramos en cuenta los divorcios en los que solo uno de los miembros del matrimonio tiene esa edad, los resultados evidentemente aumentan. Así, entre 50 y 59 años, el número asciende a 23.444 procesos; entre 60 y 69 años, hablamos de un total de 8.169 procesos; y en los de más de 70 años, encontramos 2.315 procesos.

Es difícil mostrar datos completos en función de la edad, pues actualmente existe un aumento de matrimonios y parejas en los que la diferencia de edad es muy notable y, por tanto, podrían ser incluidos en tramos diferentes. Como curiosidad, por ejemplo, en España hubo 3 divorcios entre una persona con más de 70 años y otra de 35 a 39 años.

En cualquier caso, la conclusión es que a partir de los 50 está aumentando el número de divorcios, lo que evidencia que la edad ya no es un impedimento para dar el paso. La era de los divorcios grises está calando fuerte en España y va a más.

COMPARTIR: