27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ESTE ES EL CASO DE JESÚS MOLINA, QUE LLEVA TRES AÑOS LUCHANDO CONTRA LOS OKUPAS DE UNA PARCELA QUE COLINDA CON SU CASA EN PALMA: "ES UN SINVIVIR"

Denuncian dejadez de la Sareb por la okupación de fincas abandonadas: "Nadie pone solución"

El Cierre Digital en / Jesús Molina y la parcela en cuestión.
/ Jesús Molina y la parcela en cuestión.
Jesús Molina lleva 16 años viviendo en la casa que colinda con una parcela desokupada en la calle Manacor de la ciudad de Palma en Mallorca. Esta parcela es propiedad del Sareb, pero Jesús denuncia que "nunca se han molestado porque la parcela deje de estar okupada". En el último mes el último okupa abandonó la parcela y este vecino de Palma quiere evitar que vuelva a establecerse uno nuevo, ya que "siente miedo" y alega que "nadie hace nada por ayudarle", una situación muy repetida en España.

España lleva tiempo sumida en una importante preocupación en torno al movimiento okupa, su impunidad y la ‘protección’ que reciben por parte de la Ley. El miedo de algunos propietarios de viviendas a alquilar, los precios desorbitados y los sueldos estancados han dado lugar a un panorama negro para quienes buscan vivienda a un precio razonable, situación que favorece el incremento del movimiento okupa. A esto se le suma okupas que se apropian de parcelas deshabitadas o en desuso.

Esta situación la ha vivido en sus propias carnes el ciudadano de Palma de Mallorca, Jesús Molina. Este jubilado vive en la primera planta de un edificio en la calle Manacor, en pleno corazón de Palma. Desde hace años Jesús y su mujer tienen que hacer frente a una complicada situación, que lejos de ser solucionada no para de crearles problemas. La casa de Jesús colinda con una parcela que es propiedad de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

La parcela en cuestión.

Desde hace tres años, esa parcela ha sido okupada por varias personas, la última de ellas ha abandonado el solar en el último mes. No obstante, más allá de esto Jesús denuncia la importante problemática que tiene que vivir en torno a esta parcela cada día de su vida, algo que para él “es muy injusto”.

Este vecino de Palma señala que el dueño del solar no tiene interés alguno por evitar que esa parcela se okupe. En una conversación con elcierredigital.com, Jesús denuncia que “la Sareb no quiere hacerse cargo de ese inmueble porque cuanto más se deteriore el entorno más van a ganar ellos. Si nosotros les regalamos nuestras casas ganará aún más, nos está fastidiando la vida. Parece que está intentando que los vecinos nos vayamos de allí para quedarse con toda la zona”.

El 'infierno' que lleva años viviendo este vecino


Jesús Molina lleva 16 años viviendo en la casa que colinda con la parcela desokupada en la calle Manacor de la ciudad de Palma en Mallorca. Hace 18 años la empresa Vilasalva era la propietaria del terreno e iba a construir una finca. Esta empresa presentó el proyecto en el Ayuntamiento y le dieron luz verde. 

Jesús explica que “esta empresa sacó él cableado a la acera y colgaron los cables de una manera tercermundista. Todo sigue igual que en aquel entonces y cuando abro la ventana de mi casa tengo que ver como sigue todo el cableado y los postes de electricidad en plena calle. Es algo deprimente que tengo que ver como pasan los años y no hay solución. Es un sin vivir”.

Sin embargo, esta empresa entró en quiebra y el Banco Popular le embargó el solar. Desde entonces, nadie ha hecho nada con el solar. En 2017 el Banco Popular fue vendido por la cantidad simbólica de un euro al Banco Santander afectando a miles de accionistas por la quiebra, y siendo absorbido por éste en septiembre de 2018. Tras esto la casa pasó a ser de la Sareb.

Los primeros okupas llegaron al solar hace tres años y desde entonces Jesus asegura estar viviendo un infierno. “Desde estos primeros okupas cada noche he tenido que aguantar gritos y borracheras. Tengo una invalidez absoluta y me están amargando mi vejez. Tenemos mucho miedo de que pueda volver a entrar alguien”, añade Jesús.

El último individuo que okupó el terreno tuvo que abandonar debido a un desahucio y dejó el solar abierto, “por ello decidí poner un candado. A los dos días una pareja empezó a instalarse en el solar. No daba crédito y decidí llamar a la Policía Nacional. Los agentes les echaron y se llevaron al hombre preso porque estaba buscado por un delito que había cometido. Para entrar al solar esta pareja rompió el candado que yo había puesto, por lo que tuve que poner uno nuevo”, narra este vecino de Palma.

Jesús indica, “cuando me he puesto en contacto con la Sareb me dicen que no quieren saber nada. Por lo tanto, me he ido al Juzgado de Primera Instancia, donde tenía el procedimiento de desahucio del solar okupado, e hice una comparecencia donde puse la llave del candado a disposición del dueño del solar, es decir, de la Sareb. El dueño del solar debe asumir la responsabilidad y hacer un vallado de acuerdo con la Ordenanza Municipal de Limpieza de los Espacios Públicos y de Gestión de Residuos. Toda la basura que hay en el solar se tiene que retirar, pero la Sareb no cumple con esta Ordenanza”.

Pese a la situación hay algo que le preocupa especialmente a Jesús. “Lo más grave de todo es que hay una pared inmensa cubierta de una espuma que es poliuretano, material que provocó el grave incendio en Valencia.Tener eso en la pared de mi casa me hace sentir mucho miedo, ya que en cualquier momento podemos salir ardiendo”, insiste el vecino afectado. 

Ante esta situación el juzgado requirió a la Sareb que tenía menos de una semana para hacerse cargo de la llave y adecentar él solar poniendo un vallado y retirando la basura existente. “Sin embargo, ya han pasado tres días y no han dado cuenta de nada. Estoy intentando a ver si el Ayuntamiento de Palma también hace algo, pero nos sentimos desamparados porque cualquier persona que quiera pueda entrar ahí y establecerse. Se trata de una situación que estoy sufriendo yo solo y nadie me ayuda”, señala Jesús Molina.

“Es algo que viene de lejos porque el Consistorio anterior se comprometió en arreglar esto, pero terminó el periodo de mandato y no hicieron nada. El 27 de marzo intervine en el pleno del Ayuntamiento de Palma y conseguí poner de acuerdo a todos los partidos en que la reforma de la calle Manacor es imprescindible y necesaria, ya que lleva más de 30 años de retraso y hay unas aceras intransitables. Se debe hacer una reforma integral retirando la doble acera y poniendo una iluminación adecuada en una de las arterias de toda Palma”, concluye Jesús Molina. 

COMPARTIR: