08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El Estado de Nueva York recomienda tener relaciones íntimas solo entre dos personas, no embarazadas ni mayores de 70 años y con posturas de espaldas

Las prácticas sexuales en el coronavirus: Estas son las más recomendadas y las más peligrosas durante la cuarentena

La crisis sanitaria del Coronavirus nos obliga a estar confinados en nuestros hogares. Muchos lo están pasando con su pareja o con amigos y amigas. La pregunta que salta a la cabeza es sí se puede o no practicar sexo. La respuesta es sí, pero siempre bajo una serie de recomendaciones. La modalidad más recomendada como práctica sexual es con uno mismo: la masturbación. El Estado de Nueva York recomienda mantener relaciones íntimas sólo entre dos personas, sin embarazadas y no mayores de 70 años.

El virus del Covid-19 se transmite de persona a persona cuando alguien infectada tose, estornuda o habla muy cerca de otra, pudiendo las llamadas gotitas respiratorias caer en la boca y nariz del otro y acabar en sus pulmones. Así las cosas, la práctica sexual más peligrosa parace ser, ni más ni menos, que el inocuo beso. Es decir, el sexo no sería peligroso durante el confinamiento si se tienen en cuenta una serie de medidas de precaución. Por su puesto, los besos están prohibidos y antes de estimular a tu pareja con las caricias debes lavarte las manos.

El Coronavirus no se transmite ni por vía anal, ni por vía vaginal y hasta donde sabemos el virus no está presente ni en el flujo vaginal ni en el esperma. Sin embargo, sí hay pruebas de transmisión oral-fecal del Covid-19, con lo cual la práctica conocida como ‘beso negro’, utilizada en ocasiones, también está vetada.

Las personas que viven juntas y aisladas pueden tener sexo siempre con su pareja, siempre y cuando respeten las normas de seguridad: lavado de manos continuo, no compartir el baño ni ningún material de uso común y, lógicamente, no tener relaciones sexuales al margen. El riesgo disminuye, evidentemente, en aquellas personas que no presentan una sintomatología, que no se hayan expuesto recientemente y que lleven más de dos semanas de confinamiento.

La práctica sexual menos peligrosa en el Coronavirus es la masturbación. 

Sin embargo, quien evita la tentación evita el riesgo. Pero como la abstinencia sexual impuesta puede llegar a ser un problema, hay varias opciones. Para las uniones estables, algunos aseguran que esto provocará una especia de ‘baby boom’. Sin embargo, para aquellas parejas que ya tengan hijos la presencia de los críos en casa puede dificultar la necesaria tranquilidad para tener relaciones íntimas.  

Para aquellos que tienen a su pareja lejos de su confinamiento, el sexo sin contacto físico se puede realizar a través de videollamadas y hasta el más clásico sexo telefónico puede ser una solución. Según los expertos consultados por elcierredigital.com, "claro que por mucho que tu pareja te estimule en la distancia, esta modalidad erótica, en el fondo, se limita a la forma de sexo más primitiva en cualquier humano cuando descubre el Eros: la masturbación".

Esta opción no deja ser curiosa. Recordemos que, en Italia, país que lleva diez días de adelanto en el confinamiento con respecto a España, el ranking de aplicaciones gratuitas para iPhone lo encabezaban Disney +, Zoom, Hangouts Meet, Houseparty, Skype, Tik Tok, Classroom, Jeetsi Meet y Teams. Entre los cincuenta primeras Apps no hay aquellas dedicadas al porno o a ligar. Sin embargo, en el país transalpino, el portal de porno Pornhub decidió poner a disposición de todos los ciudadanos de forma gratuita su contenido previo.

No en vano, el Estado de Nueva York ha editado una guía (El sexo y el coronavirus) donde ya deja claro que la mejor forma de tener sexo durante la cuarentena es con uno mismo. Eso sí, de tener pareja recomienda que, además de lo que ya hemos añadido, se tengan en cuenta lo siguiente: "Que participen solo dos personas, que ninguna esté embarazada, que no se tenga más de 70 años e intentar posturas en las que una de las personas le da la espalda al otro".

Cómo se hacen las citas en medio del coronavirus

Normalmente en una vida confinada en cautiverio cada uno en su casa predomina, como ya se ha dicho, la fiesta de videos que sirven para unir vitualmente a las personas. Las invitaciones necesarias también se hacen virtualmente. Muchas de las plataformas de la industria del sexo ya han comenzado a ofrecer este tipo de alternativas.

Existen programas de videoconferencia ya en todos los mercados eróticos. Como cuenta el diario italiano La República, "una solución fue la de Coffee Meets Bagel. El cofundador, Dawoon Kang, pensó en ofrecer a los usuarios de 10 a 15 participantes video reuniones moderadas por un representante del grupo".

"Si la coincidencia es recíproca y todos los aspirantes dan su consentimiento, será posible iniciar la función para continuar la conversación por video chat. Primero con saludos, leugo un aperitivo previo y después una velada. Todo desde la sala de estar o desde cualquier habitación que prefiera el usuario", señalan.

Según los expertos consultados por nuestro periódico, "estas serán las fórmulas obligatorias dentro de las nuevas citas para las próximas semanas y quizás meses. Luego seguro que llegaran muchas otras soluciones, más o menos refinadas. Al principio, la gente piensa que no la imagen no es buena, que no se ven bien en la pantalla, pero al final lo intentan. Y cuando se dan cuenta de que no podrán conocer a nadie en vivo por mucho tiempo, lo intentan y vuelven a repetir".

También en esta época de cuarentena ha habido un augue de los llamados "juguetes sexuales". Existe un especial interés en dispositivos y servicios de todo tipo que hagan más factible la cuarentena. Así, en Italia, en la primera semana de marzo, los pedidos del exitoso juguete sexual alemán Womanizer crecieron un 60%, en Francia un 40% y en Hong Kong en más de 70 por ciento.

Los expertos nos señalan que "veremos un aumento en los juguetes sexuales de control remoto, gracias a los cuales las personas pueden involucrarse con otras personas a distancia. Al igual que ya ocurre con el teletrabajo inteligente".

En resumen, entre los expertos no hay duda alguna sobre el rápido cambio de hábitos en las prácticas sexuales que la pandemia del COVID-19 ha producido entre la ciudadanía.

COMPARTIR: