03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este país del este, cuna de la Gestación Subrogada Comercial, se plantea ahora qué pasará con los niños nacidos por esta práctica

La invasión rusa a Ucrania pone en vilo el futuro de los bebés pactados de vientres de alquiler

Bebés fruto de vientres de alquiler.
Bebés fruto de vientres de alquiler. / Esperando su acogida en un hotel de Ucrania, mayo de 2020.
Ucrania, uno de los países de Europa donde es legal la Gestación Subrogada Comercial para extranjeros, ha sido invadida por las tropas rusas. Ahora, algunas familias españolas que esperaban el fruto de los vientres que habían alquilado, se han visto atrapadas en el país. Sin embargo, muchos detractores de esta práctica se preguntan qué pasará con los bebés que nacerán, probablemente, en un contexto bélico y en una familia sin recursos, como son, generalmente, las mujeres que alquilan su vientre.

Ucrania es uno de los únicos países de Europa en los que la Gestación Subrogada Comercial es legal para los extranjeros. Hay varios requisitos necesarios para poder acceder a esta práctica: ser una pareja heterosexual casada, que como mínimo el padre aporte su material genético y la garantía médica de la imposibilidad de la "madre de intención" para gestar a un bebé.

La invasión de Rusia a Ucrania ha puesto de manifiesto, una vez más, la fragilidad de los derechos humanos. Sin embargo, en una guerra, los más propensos a ser vulnerables son las mujeres y los niños. En el marco de los ataques del país dirigido por Vladímir Putin al país ucraniano, es necesario reflexionar sobre todas las situaciones que pueden darse y que, de hecho, están ocurriendo.

Han sido varias las parejas españolas que han quedado atrapadas en Ucrania al estar esperando un bebé producto de un vientre de alquiler. Algunas de estas familias ya han salido hacia Polonia en el convoy que ha organizado la Embajada española.

Vientres de alquiler en Ucrania

Además de ser de los pocos países europeos en los que esta práctica es legal para extranjeros, también es uno de los más baratos. La propia Asociación de Gestación Asistida Reproductiva (AGAR) así lo afirma en su página web oficial, además de asegurar que “teniendo en cuenta la pobreza global de Ucrania” los casos en los que las mujeres deciden gestar un bebé para otra pareja a cambio de una determinada cantidad de dinero “no son raros”.

Sin embargo, alegan que “el dinero no es el principal factor de motivación” para las mujeres que entran en los programas de subrogación. Las mujeres que forman parte de estas prácticas serán controladas durante el embarazo, incluso por “ejecutivos” de las asociaciones que llevan estos casos, que podrán visitar a las madres, que ellos llaman “sustitutas”, en sus hogares a través de inspecciones sorpresa.

Cartel promocional de los vientres de alquiler en Ucrania de la empresa Surrogacy 365.

Según AGAR, la legislación ucraniana con respecto a la Gestación Subrogada Comercial retira cualquier derecho legal a la madre “sustituta” para ser considerada como madre legal del bebé al que engendró y dio a luz. Los programas de Alquiler de Vientres están disponibles para todas las mujeres mayores de edad que cumplan los requisitos y, en caso de ser mujeres casadas, tendrán que pedir permiso a sus maridos.

Durante la pandemia de coronavirus ya hubo problemas con los vientres de alquiler en Ucrania y muchos bebés quedaron en el limbo.

Gestación subrogada y feminismo

En general, las plataformas de defensores de la gestación subrogada llevan por bandera la palabra ‘libertad’, algo que muchos se cuestionan y que ponen en tela de juicio. Son muchas las plataformas feministas que condenan esta práctica, a la que no consideran una Gestación Subrogada sino una Explotación Reproductiva de las mujeres, una forma más de abuso y mercantilización del cuerpo femenino. Desde estos grupos de mujeres se cuestiona el motivo que lleva a las madres “sustitutas” a alquilar sus vientres y la supuesta libertad con la que lo hacen, ya que se suele dar en mujeres en situaciones precarias.

La instagramer Sindy Takanashi (Cinthia), activista feminista y cofundadora de Ya eres madre, un portal de acompañamiento para mujeres desde que intentan quedarse embarazadas hasta la crianza de los hijos, ha hablado de la Gestación Subrogada Comercial en distintas ocasiones.

Sindy Takanashi (Cinthia).

Sin embargo, y aunque en el marco de la invasión rusa a Ucrania se está hablando de las familias que esperan el fruto de los vientres de alquiler, Cinthia se preguntaba lo siguiente en su cuenta de Instagram: “¿Cómo deben estar viviéndolo todas esas mujeres que ahora están embarazadas porque la precariedad les empujó a ser alquiladas a trozos?”.

No obstante, y más allá de que la influencer se preocupe por el bienestar de las mujeres, siempre ha afirmado que su discurso gira en torno a la figura de los infantes, que son los más vulnerables e indefensos: “¿Qué pasa con todos esos bebés pedidos a la carta que ahora se criarán en medio de una guerra con una familia sin recursos?”, plantea Cinthia.

Desde muchas plataformas y asociaciones de feministas se denuncia esta situación y se aprovecha para recordar, una vez más, que tener hijos “no es un derecho” y que existen otras opciones como la adopción.

COMPARTIR: