24 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL EXVICEPRESIDENTE DEL CTA INVESTIGADO TRATÓ DE EVITAR TESTIFICAR ALEGANDO QUE SUFRE DETERIORO DE MEMORIA COMO CONSECUENCIA DE SU ALZHEIMER

Negreira declarará tras estimar el juez que no sufre demencia: "Le ha salido mal la jugada"

El Cierre Digital en / José María Enríquez Negreira.
/ José María Enríquez Negreira.
El caso Negreira está más cerca que nunca de ver la luz, ya que desde que trascendió la trama se han conocido numerosos detalles sobre cómo Enríquez Negreira y su hijo influenciaban a los árbitros y decidían los ascensos y descensos arbitrales. La defensa del exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros trató de evitar que pudiese estar imputado, sin embargo, el informe forense ha desmentido que Negreira no este capacitado para declarar. Y será el primero en hacerlo.

Fue en octubre de 2023 cuando el exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) José María Enríquez Negreira acudió al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Catalunya para someterse a un reconocimiento médico tras alegar que sufre una demencia, consecuencia del Alzheimer que padece, que “le impide estar imputado" en la causa penal del caso Negreira en la que sí lo están su hijo Javier Enríquez Romero, el FC Barcelona y los expresidentes Joan Laporta, Josep María Bartomeu y Sandro Rosell.

El juez instructor del caso, Joaquín Aguirre, magistrado del Juzgado de Instrucción nº1 de Barcelona, estaba a la espera de recibir el informe médico que había solicitado a los forenses para verificar el estado de salud de Negreira. Informe que ha recibido Aguirre este 25 de enero. Cabe recordar que la defensa de Negreira, el abogado Daniel Pérez-Esqué, alegó que padecía un deterioro cognitivo que le impedía afrontar un proceso penal.

El exnúmero dos del CTA tendrá que declarar


En el informe, los forenses han reflejado que Negreira padece Alzheimer pero que este no le incapacita para comparecer ante el juez Aguirre. Basándose en las conclusiones de los forenses, el  magistrado ha descartado que Negreira sufra ningún deterioro de memoria grave que le impida declarar y le ha citado el próximo 21 de febrero.

Fuentes cercanas al caso consultadas por elcierredigital.com señalan que “nadie duda de unos resultados médicos, lo que sí es sospechoso es que salga a la luz una trama de cohecho y la piedra angular de esta trama alegue que no puede declarar porque sufre graves pérdidas de memoria. Desde un primer momento estaba claro que todos los imputados por Aguirre tratarían de evitar declarar, pero de momento a Negreira le ha salido mal la jugada”.

Joaquín Aguirre López, juez del 'caso Negreira'.

Joaquín Aguirre.

Fuentes sanitarias señalan a elcierredigital.com que “no hay que olvidar que en la etapa de Alzheimer leve la persona puede desenvolverse de manera independiente y las pérdidas de memoria son esporádicas. Incluso en la etapa moderada se pueden recordar detalles significativos de la vida, siendo esta la etapa que más años suele durar. De encontrarse en una de estas dos etapas la persona que padezca esta enfermedad podría recordar perfectamente hechos ocurridos hace diez o cinco años, habría que ver en qué fase de la enfermedad está, algo que seguro han hecho los forenses”.

Con este auto, Enríquez Negreira se ha convertido en el primer imputado citado para declarar. “Lo más previsible es que se acoja a su derecho a no declarar a las preguntas que se le realicen debido a su estado de salud. Pueden hacer uso de las estrategias que quiera pero la verdad está más cerca que nunca de ser pública”.

El papel que jugó Negreira en la trama


En este caso las declaraciones de los testigos resultan fundamentales, pero las declaraciones de Negreira y su hijo son cruciales para que se pueda saber qué ocurrió en el fútbol español entre 2001 y 2018. Este entramado se empezó a tejer cuando Ángel María Villar llegó a la presidencia de la RFEF de la mano de Joan Gaspart, expresidente del FC Barcelona entre el año 2000 y el 2003.

Fue en 1993 cuando Villar nombró a Victoriano Sánchez Arminio presidente del Comité Técnico de Árbitros. Enríquez Negreira se convirtió en parte del brazo armado de Victoriano Sánchez Arminio. El catalán se encargaba de los informes de los árbitros de Primera y Segunda división. En 1994 Enríquez Negreira fue nombrado vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), cargo que ejerció de forma ininterrumpida hasta la temporada 2017-2018. Desde su llegada al CTA Negreira actuó como mano derecha del presidente, el ‘villarista’ Victoriano Sánchez Arminio. 

Ángel María Villar, Victoriano Sánchez Arminio, Enríquez Negreira y Joan Gaspart.

Villar, Sánchez Arminio, Negreira y Joan Gaspart.

Los investigadores llegaron a sospechar que el FC Barcelona inició los pagos a Negreira en el año 1995, sin embargo, solo se ha podido acreditar que se realizaron estos pagos de 2001 hasta 2018. Desde la designación de Negreira como vicepresidente del CTA comenzaron las ‘extrañas clasificaciones arbitrales’. 

“En el 94/95, 95/96 y 96/97 coincidió que los árbitros que habían pitado al Real Madrid y al Atlético de Madrid en partidos en los que habían tenido buenos resultados descendían automáticamente de categoría, principalmente por los índices correctores. No descendían por arbitrar al Barcelona y hacerlo mal, sino porque arbitraban al Madrid y al Atlético y les favorecían demasiado”, indicaron fuentes cercanas al caso a elcierredigital.com

"Cuando Negreira veía que a lo largo de la temporada un árbitro le había dirigido dos o tres partidos a Madrid y Atleti y los resultados habían sido favorables a esos equipos le descendía, eso es lo que él vendía. La valoración del CTA variaba mucho la clasificación y por eso se la conocía como el índice corruptor, con ese índice eran capaces de que un árbitro que estaba el decimocuarto pasase a ser el primero en la clasificación”, añadieron las mismas fuentes.

Los vínculos del hijo de Negreira con la trama


Negreira introdujo a su hijo, Javier Enríquez Romero, en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), donde jugó un papel de coach de altos directivos del citado organismo, para el que trabajó entre 2005 y 2012 –etapa en la que Ángel María Villar era presidente de la Federación–.

En esta época era habitual que el hijo de Enriquez Negreira llamase e hiciera de chófer a los árbitros importantes designados en los encuentros del FC Barcelona. Además era coach de los árbitros, por lo que se convertía en su confidente. Clos Gómez, actual director del VAR y responsable de los árbitros de Primera y Segunda División, era quien introducía al hijo de Negreira en todas las reuniones de los árbitros. Cabe remarcar que el FC Barcelona no perdió ningún partido arbitrado por Clos Gómez. 

Javier Enríquez Romero y José María Enríquez Negreira.

Javier Enríquez Romero y José María Enríquez Negreira.

Ahora El Confidencial ha sacado a la luz las comparecencias de los exárbitros Antonio Mateu Lahoz, Alfonso Pino Zamorano y Jaime Latre. En ellas los excolegiados han asegurado que cuando se desplazaban a Barcelona para arbitrar al club blaugrana se reunían con Negreira en un restaurante de su pareja sentimental. Y han señalado que acudían con el exvicepresidente del CTA a un karaoke. Es relevante mencionar que Mateu Lahoz declaró que “Negreira era el coronel de Medina Cantalejo”, quien ha negado en todo momento que el exvicepresidente del CTA tuviera influencia alguna en los colegiados.

Además, tal y como comprobó elcierredigital.com, los gastos en invitaciones varias de Soccercam, empresa del hijo de Negreira, coincidían con partidos que jugaba el FC Barcelona. Así fue como Negreira habría logrado favorecer al FC Barcelona, constituyendo un novedoso método de amaños que se basaba en premiar y castigar a los árbitros según sus actuaciones en partidos del Barça y sus rivales.

COMPARTIR: