27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA AUDIENCIA NACIONAL HA RECHAZADO LOS RECURSOS DEL EXPRESIDENTE DE LA RFEF, JORGE VILDA, RUBÉN RIVERA Y ALBERT LUQUE QUE SE SENTARÁN EN EL BANQUILLO

El caso del beso de Rubiales a Jenni Hermoso sienta precedente: "Nunca un hecho así fue tan rápido en juzgarse"

El Cierre Digital en / Jenni Hermoso y Luis Rubiales durante la celebración de la Copa del Mundo.
/ Jenni Hermoso y Luis Rubiales durante la celebración de la Copa del Mundo.
En el mes de enero la Audiencia Nacional mandó a juicio a Luis Rubiales tras concluir que el beso a Jenni Hermoso “no fue consentido y fue una iniciativa unilateral y sorpresiva”. También citó por coacciones a Jorge Vilda, Rubén Rivera y Albert Luque, que interpusieron un recurso. Ahora, la Audiencia Nacional ha rechazado este recurso y confirma que se tendrán que sentar en el banquillo de los acusados, donde Rubiales se enfrentará a una pena de dos años y medio de prisión.

Con el caso Brody pisándole los talones, Luis Rubiales continuará en la palestra en lo que respecta al beso con Jenni Hermoso, ocurrido durante la celebración de la victoria de España en el Mundial femenino el 23 de agosto de 2023. Este 22 de abril la Audiencia Nacional ha confirmado que el expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados, tanto por ese beso sin consentimiento como por las supuestas "coacciones" a la jugadora para que restara importancia al beso y dijese que había sido consentido. 

La sección tercera de la Sala de lo Penal de la AN ha rechazado los recursos interpuestos por Rubiales, Jorge Vilda, exentrenador de la selección femenina, Rubén Rivera, el que fuera responsable de marketing, y Albert Luque, director deportivo de la selección masculina. Fue el juez instructor del caso, Francisco de Jorge, quien propuso juzgarles y ahora la Sala considera que los hechos recogen indicios que encajan con un delito contra la libertad sexual y los delitos de coacciones. Por ende, la AN da el visto bueno para que se juzgue a estos cuatro individuos.

Como acusación, por los delitos de agresión sexual y coacciones la Fiscalía pide una pena de dos años y medio de prisión para Luis Rubiales. También se solicitan dos años de libertad vigilada, la prohibición de comunicarse o acercarse a Jenni Hermoso y la inhabilitación para trabajar en el ámbito deportivo durante el tiempo de condena. Asimismo, que Rubiales indemnice a Hermoso con 50.000 euros. Para los otros tres acusados se pide un año y medio de prisión por coacciones y la indemnización de 50.000 euros de manera conjunta y solidaria.

/ Luis Rubiales.

Luis Rubiales.

Fuentes cercanas a la RFEF narran a elcierredigital.com lo ocurrido tras la victoria en Sidney. “Cuando esto salió a la luz lo que se hizo fueron varios informes con los testimonios que se habían dado y prácticamente todos dijeron que fue algo anecdótico y para nada con contenido sexual. Este informe contenía un dictamen pericial. Sin embargo, sí que dijeron que era algo indigno e indecoroso y eso es lo que ponía en estos informes que se hicieron antes de las declaraciones de Jenni Hermoso, que una semana después afirmó que había sido agredida”, explican las fuentes.

“Tras esto el tema cambió a nivel de contexto social, ya que se involucraron varios partidos políticos. Sin embargo, los informes no se modificaron. En la RFEF existe el puesto de delegada de protocolo sexual que decidió no hacer nada. Nunca un caso relacionado con este tipo de delitos ha ido tan rápido. Hay gente que ha sufrido agresiones sexuales gravísimas y ven como su procedimiento se tira años, pero como esto está relacionado con la RFEF y están involucradas varias fuerzas políticas va todo más rápido. Esto ha permitido tapar muchas cosas y se ha usado como bomba de humo”, concluyen las fuentes citadas anteriormente.

Del beso a la dimisión

Tras un tiempo convulso, la selección femenina de fútbol acariciaba con la yema de los dedos su primer Mundial. Sin embargo, lo que debió ser y es un hito histórico se vio empañado por un hecho anómalo e incomprensible. Las guerreras de la selección recogían sus medallas, cuando Luis Rubiales decidió darle un beso a Jenni Hermoso. 

Después de la incredulidad que causó el beso en las redes sociales, el presidente apareció en los directos de las jugadoras en el vestuario, acaparando la atención. Besó en la mejilla a Olga Carmona, la jugadora del Real Madrid que marcó el gol contra Inglaterra, en pleno directo de la sevillana. Y, sobre el beso, dijo que él y Jenni se iban a casar.  

Miquel Iceta, ministro de Cultura y Deporte por aquel entonces, exigió una disculpa al entonces presidente, y su exigencia llegó al equipo de la RFEF en pleno vuelo. El presidente aprovechó la escala en Doha para grabar el vídeo que le había pedido el ministro. En el vídeo Rubiales sale solo, realizando un discurso en condicional y justificando el beso por la efusividad del momento, haciendo alusiones a la relación que guarda tanto con la jugadora como con su familia.

Jenni Hermoso.

Posteriormente, el periódico deportivo Relevo dejó constancia de que el presidente intentó que Jenni Hermoso saliera en el vídeo para restarle hierro al asunto. La jugadora número 10 de la Selección Española se negó y le dijo que solo quería disfrutar de la victoria. También intentó convencerla el seleccionador, Jorge Vilda, que habló hasta con la familia de Jenni y recibió la misma respuesta. Hermoso respondió que, quien tuviera que pedir disculpas, que las pidiera. Insistieron a otras jugadoras, incluida la capitana del conjunto internacional, la jugadora del Real Madrid Ivana Andrés, pero solo recibieron negativas.

Más adelante, en una decisión que hicieron pública en un comunicado con FUTPRO, el sindicato de las jugadoras, las 23 campeonas del mundo y 50 deportistas más hicieron saber a la RFEF que no volverían a una convocatoria de la Selección Española si no cambiaba el equipo directivo. Y, siguiendo la oleada de negativas, once de los doce miembros del equipo técnico de la Selección (todos menos Jorge Vilda) pusieron su cargo a disposición de la RFEF, que cesó a Vilda y nombró a Montse Tomé (segunda al mando) nueva seleccionadora.

A partir de aquí, la FIFA suspendió a Rubiales y en la RFEF se depuraron responsabilidades. La primera, la del propio Rubiales, que acabó dimitiendo. Ya en septiembre Rubiales se quedó solo en su barco y el mundo del fútbol se posicionó del lado de Jenni.

COMPARTIR: