27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ignacio Herce Álvarez

¡Cuando hay toros, hay libertad!

"Cuando hay toros, hay libertad" ha manifestado Isabel Díaz Ayuso.

Poco ha tardado Mas Madrid en llevar a la Asamblea de Madrid una iniciativa para que se cierre el Centro de Asuntos Taurinos y se eliminen todas las subvenciones a la tauromaquia en la Comunidad de Madrid.

Y es que a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, no le ha temblado en ningún momento el pulso a la hora de manifestar su apoyo incondicional al mundo taurino y lo que representa en sus diferentes aspectos, cultural, social y económico para la comunidad y más, teniendo en cuenta que en ella conviven 64 ganaderías, cinco escuelas de tauromaquia y 39 municipios con plaza de toros fija. Y por si a alguien no le quedara claro, lo rubrica con su afirmación: "¡Cuando hay toros hay libertad!", que define a la perfección su línea de pensamiento al respecto.

Tampoco ha dudado nunca en apoyar a las peñas taurinas, como lo demostró el pasado año al recibir el premio Goyesca del año otorgado por la Peña Taurina Las Majas de Goya, -a cuya presidenta, María Ángeles Sanz, tuve el placer de entrevistar para este diario-, por su contribución a la defensa de la tauromaquia, manifestando que "defiendo los toros porque son la expresión de la libertad y censuro el intento de prohibirlos. Debemos proteger y fomentar la fiesta nacional. Gracias a la labor que realizan peñas taurinas como Las Majas de Goya, la pasión y el arte de la tauromaquia siguen más vivos que nunca".

Por todo ello en junio de 2020 titulé uno de mis artículos para este querido diario: 'Isabel Díaz Ayuso, ¡¡¡Ole, ole y oleé!!!'. Y en él ya apuntaba yo que, en aquellos días duros de la pandemia, "la esperanza se abre ante nosotros cuando la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso predica y, además empieza a dar trigo…" -refiriéndome al tema taurino en este caso-, porque de eso se trataba y se trata, no solo dar buenas palabras sino de traducirlas en hechos como así ha sido.

Haciendo un poco de historia nos remontaremos al pasado año 2020 cuando debido la pandemia que nos asolaba todo estaba paralizado y el sector taurino herido de muerte. En ese momento, la Presidenta, en contra de casi todo el mundo, salió en su defensa y comenzó a anunciar la realización de festejos y dando ayudas al sector que se tradujeron en dedicar nada menos que tres millones de euros para "apoyar al sector de cría del ganado de lidia, especialmente afectado por la crisis del COVID 19, que ha provocado la suspensión o prohibición de festejos taurinos", en sus propias palabras. Una línea de ayuda a esas 64 ganaderías de las que hablamos y que se encontraban "asfixiadas" por la falta de festejos, mientras veían como su economía se iba hundiendo lentamente.

También se debe de reconocer que, debido a una serie de trabas burocráticas, de esas ayudas directas tan solo se hicieron efectivos 1.117.701,89 €, por lo que para este año 2021 se ha continuado con esta línea de subvenciones con otros tres millones de euros más, de forma que pueda llegar a todos aquellos que el año pasado no se pudieron beneficiar de ellas por el motivo citado, pudiendo llegar a un importe máximo por ganadería de 100.000 €.

Pero dentro del sector, no solo la ganadería de lidia es la beneficiaria de estas ayudas, como lo demuestra que para este 2021 se hayan dedicado otros cuatro millones de euros dirigidos a apoyar la celebración de corridas -como las de la Beneficencia o la del 3 de mayo-, para ayudas a las escuelas taurinas, la realización de eventos culturales relacionados con la tauromaquia y para la remodelación de Las Ventas.

Isabel Díaz Ayuso. 

De esta manera, prácticamente todo el espectro del ámbito taurino ha visto como le llega una inversión pública de más de siete millones de euros, lo que supone la mayor de ella en los últimos ocho años.

Si bien es cierto que hasta el 2 de mayo de este 2021 no se pudieron abrir las puertas de Las Ventas a un festejo taurino, lo cierto es que durante lo que va de año, estamos asistiendo a una verdadera “explosión” de festejos taurinos repartidos por toda la Comunidad de Madrid, siendo raro el pueblo madrileño donde no se ha celebrado alguna corrida. Los aficionados por fin hemos podido volver a Las Ventas y estamos siendo testigos de cómo por parte del gobierno regional se está realizando un gran esfuerzo en la promoción de la tauromaquia, como lo demuestra el hecho de la firma de un acuerdo de colaboración entre la Comunidad de Madrid y la Fundación Toro de Lidia para la puesta en marcha de la Fiesta del Toro 2021-22, dotado con 900.000 €.

Este acuerdo consta de dos partes, una es la realización de un Circuito de Novilladas de la Comunidad de Madrid, consistente en nueve novilladas en las que participan nueve novilleros y 18 ganaderías de la Comunidad, con la finalidad de dar a conocer a los jóvenes novilleros y fomentar el conocimiento de la fiesta taurina en la región. La otra ha sido la celebración de la Copa Chenel, una competición mediante la cual se intenta potenciar y fomentar la diversidad de encastes, así como dar a conocer a 18 matadores que podrán encontrar así la oportunidad que tanto buscan de ser algo en el mundo del toreo. Dos meses de toros que culminaron el pasado 23 de octubre, cuando se celebró la gran final en Cadalso de Los Vidrios con los diestros Fernando Robleño, Fernando Adrián y Jesús Enrique Colomo como finalistas y con las ganaderías de José Vázquez y Adolfo Martin. En esta ocasión, La Corona del Toro fue a parar al diestro madrileño Fernando Adrián.

Es de destacar que ambas actividades se han desarrollado en plazas de tercera o cuarta categoría unidas a diferentes eventos en su entorno, lo que ayuda a potenciar los recursos y el conocimiento de la zona y que se mantendrán hasta completar la ejecución del acuerdo el 1 de julio de 2022.

Todas estas actividades se unen a la tan esperada vuelta de los toros a Las Ventas los pasados días 26 de junio y 4 de julio, con dos corridas con aforo limitado a 6.000 personas, que han significado las primeras que se realizan allí después del festival extraordinario organizado con motivo de las fiestas del 2 de mayo.

Por último y para cerrar este panorama, entre el 24 de septiembre y el 12 de octubre se pudo celebrar la tan ansiada Feria de Otoño en Las Ventas, en la que volvimos a ver como las grandes figuras como Morante, Emilio de Justo, Urdiales, José María Manzanares o Manuel Ferrera, entre otros volvían al coso madrileño.

Por si fuera poco, además hemos contado con retransmisiones en directo de los diferentes festejos a través de TeleMadrid, lo que llevó el espectáculo taurino más allá de las propias plazas, acercando así la fiesta a todos los madrileños.

Después de todo esto, a quien le puede extrañar que, durante la celebración de la corrida del Día de la Hispanidad, Isabel Díaz Ayuso recibiera una larga y prolongada ovación en Las Ventas y es que como dijo en una entrevista radiofónica, “mi gobierno defiende la tauromaquia, la ganadería, la caza y a las gentes que viven en el campo y en la montaña, que son los que mejor conocen y defienden este mundo. Son amigos de la libertad” y eso es algo que no solo los aficionados valoran, sino también nuestro querido mundo rural en general.

Pero evidentemente como vimos al comienzo de este artículo, estas acciones no gustan a todo el mundo hasta el punto de que por si fuera poco, en algunos periódicos como Público ha aparecido un artículo bajo el título “Piedad para los Toros” del subdirector del Observatorio Justicia y Defensa Animal en el que poco menos que se solicita a la Iglesia Católica la prohibición de asistir a los espectáculos taurinos a sus fieles...

En fin, lo cierto es que siempre quedan cosas por hacer y que todo es manifiestamente mejorable, pero, visto lo visto es por lo que me permito suscribir al doscientos por cien las palabras de Isabel Díaz Ayuso, “cuando hay toros, hay libertad”.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: