24 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La operación 'Hartie' de la Guardia Civil sobre el contrabando en Madrid produce 42 detenidos, rumanos que robaban toneladas de cartón de contenedores

Estos son los "señores del papel" que manejan el millonario negocio del reciclaje en España

Exclusiva La industria del reciclaje está en manos de unos pocos.
La industria del reciclaje está en manos de unos pocos.
La operación 'Hartie' de la Guardia Civil ha puesto de manifiesto el lucrativo negocio ilegal que se mueve en torno a la recogida de papel y cartón en España. La investigación dio con 42 rumanos que fueron detenidos, pero que trabajaban para una empresa oficial de manera ilegal. Se calcula que se apropiaron de 67.300 toneladas por un valor de 10 millones. Pero quiénes son hoy los "señores del papel" que manejan el millonario negocio del reciclaje en España, entre un absoluto silencio benefactor.

La Guardia Civil y la Policía Municipal de Madrid desarticularon este viernes una organización delictiva dedicada a la gestión irregular de residuos en Madrid, en una operación bautizada como 'Hartie'. Se detuvieron a 42 personas, en su mayoría de origen rumano, acusados de delitos contra el medio ambiente, organización criminal, robo y hurto de residuos y blanqueo de capitales. Además, estos residuos ilícitos eran trasladados en buques al sudeste asiático, China e India, principalmente.

La investigación se centró en una empresa gestora de residuos, ésta oficial, que organizaba la recogida de papel y cartón de Madrid de manera irregular. Estos residuos eran mezclado con otros de procedencia lícita y luego, sin cumplir la legislación vigente, efectuaban traslados hacia el sudeste asiático. La Guardia Civil acreditó 2.788 traslados ilegales, con un peso de 67.300 toneladas y un valor de 10 milllones de euros.

La organización, perfectamente coordinada, estaba integrada en su mayoría de personas de nacionalidad rumana, que sustraían los cartones y el papel de los contenedores municipales, que resultaban dañados al forzarlos.

Al comprar la empresa ese residuo y mezclarlo con otro de procedencia legal, blanqueaban y ocultaban el papel sustraído. Además, se intervinieron once camiones cuya titularidad tampoco correspondía con los usuarios de los mismos y que eran usados para la recogida ilegal de estos papeles y cartones.

Los investigadores calculan que se sustrajeron unas 9.300 toneladas de los contenedores situados en las vías públicas de la capital de España, que alcanzarían un precio estimado de 1.300.000 euros. Se estima que desde el año 2015 el Ayuntamiento de Madrid habría sufrido pérdidas de hasta 16 millones de euros.

Los dueños del papel en España

Los distintos Reglamentos de la Unión Europea establecen procedimientos y regímenes de control estrictos para el traslado de residuos entre los Estados miembros y terceros países, en función del origen, el destino y la ruta del traslado, así como del tipo de residuo trasladado y del tipo de tratamiento que se vaya a aplicar a los residuos en destino. Actualmente las diligencias se encuentran abiertas en el Juzgado de Instrucción nº16 de Madrid. 

Sobre el negocio del papel saben y mucho las cinco empresas españolas que forman parte del mercado de recuperación del papel en España. Por un lado están los almacenes integrados, controlados principalmente por el trust formado por la aragonesa Saica, la multinacional americana Smurfit Kappa, la madrileña Europac, la catalana Uipsa y la sueca Holmen Paper, antes, ahora llamada International Paper, pero con un actor principal que sobresale por encima de todos, la empresa Saica, la gran dominadora del sector, entre un silencio absoluto.

Luego están los almacenes medios, en escaso número, que se encuentran implantados a nivel suprarregional. Y, por último, aparecen los almacenes pequeños con una implantación local y que son más numerosos.

Como se ha mencionado, si hay un actor principal en el mercado del reciclaje de residuos en España es la empresa aragonesa Saica, con un dominio que ronda los treinta almacenes distribuidos por 21 provincias y con presencia en doce comunidades autónomas españolas. Su facturación agregada, a cierre del ejercicio 2019, alcanzó los 4.000 millones de euros.

El millonario negocio del papel reciclado.

Según los datos de la Patronal del Papel, se deduce que la cuota de mercado de recogida de papel reciclado por parte de la empresa aragonesa Saica fue de un 47 por ciento, y respecto al consumo nacional de un 44 por ciento. Todo esto aporta sin duda una presunción objetiva del control absoluto del mercado por esta empresa española radicada en Aragón.

Las cifras indican que el 53% restante de la recogida total de papel en España, que queda fuera de la gestión directa de Saica, está repartida entre otro centenar de empresas recuperadoras.

En la patronal Repacar existen 97 asociados recuperadores independientes, pudiendo existir como otros 10 recuperadores que no se encuentran incluidos en esta asociación patronal por diferentes razones. Todos estos datos dejan patente el descompensado poder de negociación en el mercado.

Se puede estimar que el volumen de recuperación de estas 97 compañías independientes asociadas a Repacar alcanzan una cifra aproximada de 2 millones de toneladas de papel reciclado, es decir, el 42% de la recogida, por lo que sumado al 47 gestionado por Saica queda en manos de los no asociados solo en torno a un 11 por ciento del total.

Además, es importante señalar que la mayoría de estos recuperadores independientes censados se ven obligados a vender, por la concentración de consumo existente, a estos cinco fabricantes señalados, que conforman el gran y poderoso trust y, siempre, a través de sus almacenes integrados.

Trust de fabricantes

El propio trust de fabricantes, en pro del control más absoluto del mercado, llegó a constituir la llamada “Mesa de la Nueva Recuperación”, creada dentro de la patronal de fabricantes Aspapel.

Fue hace ya cuatro años cuando se constituyó la llamada Mesa de la Nueva Recuperación de papel y cartón. "Lo que nace, de momento, no es una nueva asociación sino un proyecto que se engloba dentro de Aspapel (..) con el fin de poder aprovechar los servicios comunes que podemos obtener de la misma y así poder llegar a más asuntos de manera más eficiente. Los socios fundadores somos las empresas integradas, Smurfit Kappa, UIPSA, Europac, Saica y Holmen, que conjuntamente representamos aproximadamente el 50% del papel recuperado que se recoge en España”, decían en su nacimiento.

Ahora se sostiene que "las catorce empresas que participan actualmente en la Mesa suponen más del 55% de la recuperación de papel y cartón en España". 

Instalaciones Saica Natur, la empresa gran dominador del negocio milonario del reciclaje en España.

Fuentes consultadas por elcierredigital.com señalan que "el objetivo de montar una nueva asociación desde la patronal de fabricantes Aspapel no es otro que llegar a un supuesto control todavía más absoluto del mercado a través del dominio de la materia prima (el papel reciclado), ya que según afirman en sus propias comunicaciones la futura asociación funcionaria con el mismo sistema que Aspapel2.

Es decir, "no una empresa un voto, sino según el volumen de producción de cada asociado", afiman. “A nivel económico, como todo proyecto de Aspapel, se financia proporcionalmente a las producciones de las empresas que participan en el proyecto” De esta manera esta nueva asociación creería un lobby con el fin de influir en la legislación de las instituciones.

Se pretende dominar así todos los procesos de control del mercado de la recuperación, adaptándolo a sus necesidades, con la permisividad de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), presidida por José María Marín Quemada, a punto de jubilarse, y donde figura como consejero Mariano Bacigalupo, marido de la actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

El cargo de Marín Quemada caducó en septiembre de 2019, al igual que el de la vicepresidenta, María Fernández, y el de otros tres consejeros, Clotilde de la Higuera, Benigno Valdés y Josep María Guinart. La renovación de estos cinco cargos, la mitad del consejo, está pendiente de un acuerdo político entre los partidos y ya hay nombres encima de la mesa para sustituir a Marín Quemada. Uno de ellos era hasta ahora el de Mariano Bacigalupo, que entró en el consejo de la CNMC en julio de 2017. 

Una Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que mira hacia otro lado desde hace años y obvia este supuesto control del mercado del reciclaje en España a través de la materia prima. Y queda asimismo aparentemente patente que el mercado espera las decisiones que tome la empresa aragonesa Saica para aplicarlas, tanto en subidas como en bajadas de precios.

Así, una vez hecho público por parte de Saica sus pretensiones, todos y cada uno del resto de fabricantes aplican a los almacenes recuperadores independientes exactamente el mismo importe aplicado por Saica, desde ya hace años.

Según las fuentes consultadas por elcierredigital.com, "Saica sería la gran empresa y la patronal Aspapel el político, que da formalidad legal al nuevo instrumento ideado. Se quiere dar paso a una nueva patronal paralela en el mercado de la recuperación del papel, formada por cinco empresas que dominan el control total del mercado de proveedores".

Saica el gran actor principal del negocio

Según las fuentes consultadas del sector, "los fabricantes se han convertido en recuperadores y dueños y señores del millonario negocio de papel reciclado en España, que da a Saica más de dos millones de euros en ventas, solo en una de sus filiales Saica Natur".

Esta empresa aragonesa es la mayor fabricante de papel en España y pertenece a las familias Balet y Aragüés, dos de las más ricas de nuestro país. Todo un poderoso trust constituido con el visto bueno de la CNMC, que no controla los movimientos y los precios de mercado a nivel nacional, así como la importación y exportación de papel, todo dentro del millonario business del bosque urbano.

Según los último datos recabados de 2018, la recuperación de residuos de papel y cartón en España sumó entre ambos materiales 4,5 toneladas. También se conoce la diferenciación del origen de estos residuos. El 80% deriva de negocios y empresas, incluyendo tanto las compañías que utilizan estos materiales, como también aquellas que lo producen.

Queda un 20 por ciento, restante de residuos y se corresponde con la labor que realizaron los ciudadanos en España, a través del reciclaje de papel y cartón en los contenedores azules disponibles por todo el territorio nacional.

De hecho, se confirma que la participación ciudadana se ha incrementado los últimos años. En 2017, por ejemplo, el porcentaje de los residuos recogidos en este sentido llegaba al 12% del total. En la actualidad, en España hay 250.000 toneladas de papel y cartón para reciclar, según datos ofrecidos por la Asociación Española de Recicladores, Recuperadores de Papel y Cartón. Todo un millonario negocio que hoy se reparten entre unos pocos.

COMPARTIR: