17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Analizamos con detenimiento todos los momentos más importantes de este espacio televisivo rompedor y sus polémicas

Desvelamos el por qué Jordi Évole pasa el relevo a Gonzo en ‘Salvados’ tras once años al frente del programa estrella de la Sexta

Jordi Évole tras anunciar que deja Salvados
Jordi Évole tras anunciar que deja Salvados
Dicen que las noticias más impactantes son las que no te esperas, el pasado jueves el periodista Jordi Évole pasaba por ‘El Hormiguero’ para anunciar que dejaba el programa para emprender nuevos proyectos. Después de once años en las noches de los domingos en LaSexta, Évole ha sabido construir un producto televisivo que ha ido mutando hasta convertirlo en una referencia internacional. Ahora llega, el colaborador de ‘El Intermedio’ Fernando González ‘Gonzo’.

Quizás la historia de Jordi Évole ha tenido muchas dosis de tesón, pasión y un ejemplo a seguir por muchos jóvenes periodistas. Nacido hace 44 años en Cornellá, en el cinturón industrial de Barcelona, de hecho es hijo de una madre de Granada y un padre extremeño, siempre ha contado que en su casa el Telediario siempre era un momento ceremonioso y puede que de allí naciera su vocación. Évole empezó en la Cadena Ser narrando partidos de fútbol de las ligas regionales de Cataluña. Todo cambió en su vida cuando en el 2000 entró de forma humilde en el equipo de Andreu Buenafuente a ser guionista cuando el showman aún estaba en TV3. Posteriormente vinieron sus escenas como ‘El Follonero’ que le permitieron sobrevivir durante un tiempo. Y después vino ‘Salvados’.

El mencionado programa fue un propuesta a los dirigentes de LaSexta presentado en una cara de un folio hecho deprisa y corriendo, tal como contó el propio Évole en su libro “Más vale pedir perdón que pedir permiso”. La idea era un espacio desengrasante y en tono de humor de la campaña electoral de 2008, jugando con el título se llamó “Salvados por la campaña”. Tanto gustó que los directivos pidieron más entregas y vinieron “Salvados por la Eurocopa”, “Salvados por los toros” o “Salvados por la Iglesia”. Una edición que ha sido clave en la historia del programa.

Fin de un ciclo

Decía el presentador el otro día en ‘El Hormiguero’ que se ha cerrado un ciclo, que la entrevista conseguida esta temporada y por la cual ha tenido gran transcendencia internacional con el Papa Francisco fue el gran hito en la historia del programa. Évole recordó que en su segundo programa, ese que se llamó ‘Salvados por la Iglesia’ ya consiguieron regalarle al entonces Santo Padre Benedicto XVI la guitarra de Rodolfo Chiquilicuatre. Una hazaña que muchos no daban ni un duro por ella. Así entiende el catalán, que ahora que han conseguido lo máximo como es tener al papa frente a frente, debe dar un pasa atrás para que “el proyecto sobreviva” a su persona. Pasar el testigo como ya pasó en formatos como “Informe Semanal”, “Sálvame” o “Un, dos, tres”. Aunque recalcó que seguirá haciendo lo mismo como es “contar historias en televisión”.

Jordi Évole cuando hacía de "Follonero"

El concepto de ‘Salvados’ ha sido algo que seguramente se estudie en las facultades de Comunicación, por cómo ha ido variando desde su creación. Lo que empezó siendo un espacio gamberro, donde se contaba algún suceso en tono humor con dosis de información alejado del formato del reportaje más dogmático, evolucionó en un programa de entrevistas donde se pregunta todo aquello que todo el mundo quiso saber de la forma más directa posible y como si la hiciera un tipo cualquiera de la calle. Y finalmente ha acabado siendo un producto televisivo de tremenda calidad, que sigue manteniendo la herramienta de la entrevista como elemento principal y que da una perspectiva diferente de un tema de actualidad. Por cierto, con un tono muy diferente al inicial.

Lo más recordado de la primera etapa

De la primera época ya hemos recordado ese célebre ‘Salvados por la iglesia’, tuvo gran relevancia la entrevista en sus inicios a Arnaldo Otegui que ha sido enormemente polémica con el paso del tiempo en un momento donde el final de ETA todavía estaba en el aire. Évole y su equipo también se acercó al mundo del fútbol donde analizó la burbuja que había sufrido este deporte poniendo como ejemplo al Valencia CF. La corrupción siempre fue un tema recurrente, también tuvo mucho impacto la edición donde nos contaba los entresijos del caso Palma Arena, con ese ascensor monolítico que no servía para nada, con el palacete de Jaume Matas o la escobilla del wáter de 800 euros…

Cómo decíamos con anterioridad el asunto de la ETA ha sido algo utilizado por ‘Salvados’, Jordi Evole ya se introdujo en el entorno de la izquierda abertxale para describir como estaba la situación en un momento donde se pedía un cambio de estrategia. Hizo un programa en tiempo record con motivo de la declaración del fin de la violencia de cómo se vivió ese momento en Euskadi. Contó con el socialista Jesús Eguiguren que narró cómo fueron las negociaciones con la banda terrorista y emplazó a que pronto sería el final del tanto dolor en la sociedad vasca.

Un antes y un después en estos once años de ‘Salvados’ fue el programa sobre la investigación que se realizó sobre el accidente del Metro de Valencia. Un documental que sirvió para que muchos ciudadanos abrieran la mente sobre lo que había sucedido en la Comunidad Valenciana con el Partido Popular al frente. Un programa que sirvió para verle las costuras a las administraciones de Francisco Camps, Juan Cotino que se escapó sin responder las preguntas y de Rita Barberá. Fue una edición que consiguió algunos premios y que posicionó a ‘Salvados’ como una referencia informativa.

No podemos olvidar como narró la realidad de los refugiados del Astral con la labor que estaba haciendo y por desgracia ahora ya no tiene tantas facilidades la organización ProActiva Open Arms. Un documental que también batió records de audiencia y que el equipo quiso llevarlo al espectador de forma diferente. Para ello, lo convirtió en un documental que se llevó a salas de cine para recoger fondos para la ONG, una iniciativa que caló enormemente.

Las entrevistas a políticos han sido otras de las señas de identidad. Por los micrófonos pasaron Jaume Matas para justificar la corrupción, Mariano Rajoy en el peor momento de su gobierno, Pedro Sánchez después de haber sido cesado por la cúpula del PSOE o Pablo Iglesias para explicar el fenómeno de Podemos en sus inicios. En el entorno internacional también se han movido, pudiendo charlar hasta en dos ocasiones con Nicolás Maduro, contando las filtraciones de Wikileaks con el propio Julian Assange o las peripecias de los ricos para evadir impuestos con Herve Falciani. Todas ellas muy difíciles de conseguir. Teniendo también a líderes mundiales como Pepe Mujica, el presidente de Uruguay viviendo de la manera más humilde. Y terminando con el mencionado encuentro con el Papa Francisco.

Lógicamente seguramente se hayan quedado alguna idea en el tintero para Jordi Évole en su trayectoria en ‘Salvados’. A mí me hubiera gustado verlo entrevistando a algún presidente de los Estados Unidos como Barack Obama o el propio Donald Trump. En casa, el único que no ha estado con él es Santiago Abascal, igual en el nuevo formato hay oportunidades, pero seguramente al líder de Vox le falte preparación política para sentarse con Jordi Évole, sería una buena entrevista…

Sobre el futuro de ‘Salvados’, desearle la mayor de las suertes a Gonzo. Lamentablemente no será igual, pero el gallego tiene la oportunidad como hizo Jordi Évole en iniciar una nueva orientación para que el presentador venidero haga suyo el formato. Por lo demás, solo queda decir que larga vida a ‘Salvados’.

COMPARTIR: