03 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El último es Carlos Algora, de La Isla de las Tentaciones, acusado de agresión sexual a una joven francesa durante una fiesta en Madrid

Los problemáticos concursantes de los 'reality' televisivos que han tropezado con la Justicia

Algunos concursantes de realitys.
Algunos concursantes de realitys.
Quizás el porcentaje de concursantes de 'reality' que han sufrido tropezones con la Justicia sea pequeño porque cada año son muchos los protagonistas de estos concursos y pocos los que acaban teniendo problemas por denuncias sufridas. Pero claro, cuando esto ocurre, sus historias saltan a los diarios porque son personas muy conocidas y en algunos casos incluso influyentes para el público en general.

La Guardia Civil detenía el miércoles a tres personas, dos en la provincia de Sevilla y una en Las Palmas de Gran Canaria, por su presunta implicación en un delito de abuso sexual a una mujer francesa durante una fiesta en Colmenarejo (Madrid) a la que asistieron varios jóvenes que habían participado en el programa de La Isla de las tentaciones.

El arrestado en Canarias fue Carlos Algora, un joven sevillano que fue concursante en esta última edición del reality y que ha quedado en libertad provisional con cargos. Tras ser detenido, tanto Mediaset como la productora Cuarzo decidieron eliminar su presencia en el programa "hasta que la investigación concluya".

Carlos Algora.

Los hechos ocurrieron en el municipio madrileño de Colmenarejo y se remontan al pasado sábado 13 de febrero. Una mujer de nacionalidad francesa denunció ante la Guardia Civil que había sido drogada y víctima de abusos sexuales por parte de varios jóvenes a los que acababa de conocer durante una fiesta. La mujer denunció los abusos sexuales sospechando además que pudieran haberla intoxicado con algún tipo de sustancia para lograr su objetivo y que habrían mermado sus capacidades cognitivas.

El chalé de Colmenarejo fue alquilado por uno de los participantes del reality La Isla de las Tentaciones para organizar una fiesta, engañando al propietario de la casa que pensaba que iba a celebrarse un evento de coches, pero el dueño de la casa vio por las cámaras de vídeovigilancia que se trataba de una fiesta ilegal y avisó a la Guardia Civil. Los agentes acudieron al chalé, desalojaron la casa y denunciaron a varias personas por incumplir las medidas sanitarias y no llevar mascarillas en una reunión en la que había unas 50 personas.

La víctima llevaba desde primeros de año estudiando de intercambio en España y según los datos que maneja la Guardia Civil, apenas llevaba un mes en España por lo que descartan prácticamente que tuviera conocimiento del entorno en el que se movía ni del programa de televisión relacionado con algunos de los asistentes.

Agresión de una concursante de Gandía Shore

No es la primera vez que un protagonista de reality se ve envuelto en un problema. En agosto de 2012 una concursante del reality 'Gandía Shore' era denunciada por agresión en el segundo día de rodaje. Una de las concursantes se metió en una pelea y pegó una paliza a una joven de la localidad valenciana causándole hematomas en cara, cuello y brazos.

Según informaba Las Provincias, los hechos ocurrieron el domingo 5 de agosto de 2012  a la salida de una discoteca de la playa a las cinco de la madrugada. La víctima estaba con sus amigas y al ver el despliegue televisivo empezaron a hablar entre ellas sobre las ganancias que recibirían los concursantes por participar. Tres de las chicas del reality escucharon los comentarios y no tardaron en acercarse.

Del intercambio verbal de insultos se pasó a las manos. La agredida aseguró que ella no buscaba pelea y que en cuestión de segundos las cámaras comenzaron a grabar. Tras insistir varias veces en que apagaran las cámaras, el programa siguió su curso ajeno a las peticiones de las chicas. Una de las participantes en el programa finalmente fue denunciada en la Comisaría de Policía.

Pero hace apenas una semana eran otros protagonistas de reality los denunciados, en este caso por la organización de consumidores Facua, que presentaba varias denuncias por presunta publicidad ilícita de blanqueadores dentales comercializados a través de dos páginas web y anunciados por varios personajes de estos programas como Marta López (ex de Gran Hermano) y otros tres concursantes de La Isla de las Tentaciones, Marta de Lola Mencía, Manuel González y Lucía Sánchez.

Los blanqueadores dentales corresponderían a las páginas de '5D White' y 'Freshy White', y, según el comunicado emitido por Facua, se trata de "tiras blanqueadoras cuya publicidad induce a los consumidores a creer que tienen la misma eficacia y composición que los productos utilizados en los tratamientos que se llevan a cabo en las clínicas dentales". La denuncia se basa en que "desde 1996, está prohibida que 'las personas famosas o conocidas por el público' anuncien productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria".

Peor fue la denuncia a la que tuvo que hacer frente en 2015 un concursante de Adán y Eva, ese reality donde los participantes iban desnudos. Pablo Gallego, además jugador de balonmano, fue juzgado en Vigo tras el concurso por un delito de acoso a una joven de su localidad que trabajaba como relaciones públicas en los locales de copas de la zona de marcha de Vigo. El exconcursante fue absuelto al no poder probarse las acusaciones contra él.

Viviana Figueredo.

Un año antes era Viviana Figueredo, concursante de Supervivientes 2014 quien denunciaba sufrir una extorsión por parte de un desconocido tras difundirse unos vídeos de alto contenido sexual donde se la ve junto a su exmarido Giancarlo Álvarez. Nunca se logró dar con el extorsionador de la modelo paraguaya.

En septiembre de 2017 era otra exgranhermana, Aida Nizar, quien protagonizaba un escándalo al filtrarse unas imágenes suyas robando, supuestamente, en un supermercado de Ibiza. La polémica concursante zanjó el asunto denunciando al supermercado por difundir las imágenes y presentó los tickets de compra para demostrar su inocencia.

Poco después, su caso quedaba eclipsado al denunciar los mismos productores de GH un caso de violación dentro de la casa de Guadalix de la Sierra, el sufrido por la concursante Carlota a manos, supuestamente, de otro concursante, José María. El debate llegó a trasladarse a asociaciones de Defensa de la Mujer.

Pero sin duda el escándalo mayor probado hasta la fecha fue el protagonizado por Carlos Navarro "el yoyas" a finales de 2020 cuando se conocía que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias condenaba al concursante de GH 2 a casi 6 años de prisión tras declararle culpable de un delito de maltrato habitual en el ámbito familiar contra su expareja, la también ex Gran Hermana Fayna Bethencourt y sus dos hijos menores de edad.

Carlos Navarro durante el concurso.

Carlos fue denunciado por Fayna hace años y, aunque él se proclamaba inocente, la sentencia lo considera autor de siete delitos de maltrato, lesiones, amenazas y vejaciones, seis de ellos contra su exmujer y sus dos hijos menores de edad y otro perpetrado contra la nueva pareja de su ex. 

COMPARTIR: