03 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras el robo en 1993 de 43 millones de pesetas en su casa de La Moraleja, la locutora pidió ayuda al Gobierno del PSOE que aprovechó para investigarla

Espiar a Encarna Sánchez, cuestión de Estado: El exministro Corcuera reincorporó a Villarejo en la Policía para asumir el caso

El Cierre Digital en
/ Encarna Sánchez y José Manuel Villarejo.
En julio de 1993 la mitica locutora Encarna Sánchez sufrió en su casa de La Moraleja un robo de 43 millones de pesetas. Para saber quién había sido, la periodista recurrió a su amigo el entonces Ministro del Interior José Luis Corcuera. El caso fue puesto en manos del excomisario Villerejo que controló durante semanas las comunicaciones de la almeriense. La historia se cuenta en su totalidad en el libro 'Encarna en carne viva' Juan Luis Galiacho, director de El Cierre Digital y Pedro Pérez.

Si hay dos nombres que generan todo tipo opiniones en el inconsciente colectivo, esos son los de Encarna Sánchez y el del excomisario José M. Villarejo. Ambos forman parte de la España de los 80 y los 90, una época que empieza a estar lo suficientemente lejos como para verla en su contexto. 

Los nombres de Encarna y Villarejo se cruzaron en el verano de 1993 con motivo del robo que la mítica locutora sufrió en su casa de La Moraleja. Juan Luis Galiacho, director de Elcierredigital.com, y Pedro Pérez, productor durante 20 años de la almeriense, cuentan en el libro'Encarna en carne viva' (La Esfera de los Libros) la verdad sobre este suceso que unió de forma imprevista a Encarna con Villarejo. 

Un robo de 43 millones de pesetas

El viernes 3 de julio de 1993 fue una jornada aciaga para la locutora Encarna Sánchez al desaparecer 43 millones de pesetas (260.000 euros) de su chalet de la lujosa urbanización de La Moraleja. 

El dinero estaba guardado en un armario, pero no en una de sus cajas fuertes, sino en uno de los armarios, que estaba sin cerrar con llave. Aunque el robo de 260 mil euros de ahora no parezca demasiado escandaloso, hay que pensar en esa cantidad de dinero en el año 1993, cuando una vivienda de unos 100 metros cuadrados en una buena zona de la capital podía costar 24 millones de pesetas, podría equivaler al coste de dos buenas viviendas en el centro de Madrid.

Isabel Pantoja y Encarna Sánchez. 

En el chalet de La Moraleja donde vivía Encarna Sánchez rodeada de gente, asistentes y amigos como Isabel Pantoja había tres cajas fuertes. Sin embargo, el dinero se guardó en un armario de la habitación azul, la habitación personal de la locutora.

Es día Encarna había sacada en ventanilla de un banco situado en la calle Padre Damián de Madrid 30 millones de pesetas que sumó así a los diez millones que le había entregado María Navarro, entonces mano derecha de Encarna y también de Isabel Pantoja, como concepto de comisión por la publicidad de su programa Directamente Encarna en la COPE. Los otros tres millones los tenía en su casa para gastos. 

Encarna salió para Sevilla el día siguiente para visitar la orden religiosa de Sor Ángela de la Cruz con la que ella colaboraba en obras benéficas. Ese mismo sábado 4 de julio volvió a su casa por la noche. Un día después descubrió que faltaba el dinero que ella había guardado. 

Enfadada, Encarna reunió a Inmaculada Ynginia Lidiano Martín, una mujer de nacionalidad dominicana que llevaba varios meses trabajando como asistenta en la casa y que fue descubiernta por Isabel Pantoja durante una gira en Santo Domingo, la también dominicana Marisela que llevaba menos tiempo en la casa y Pilar Gómez Domínguez conocida como la 'tita Pilar' y que ejercía de ama de llaves de la casa. Encarna exigió saber quién había entrado en la casa durante su ausencia. Las tres mujeres hablaron de la visita al interior del domicilio por parte del chófer de la periodista Carlos Rodríguez Sánchez, el mismo que había acompañado a Encarna el día que sacó la gran cantidad de dinero en el banco. 

Animada por Pedro Pérez, Encarna presentó una denuncia el lunes 5 de julio en la comisaría de Alcobendas donde contó lo sucedido y comunicó sus sospechas sobre su chófer. Carlos Rodríguez Sánchez fue detenido y permaneció encarcelado 24 horas. Finalmente, se demostró que no había tenido nada que ver en el hecho. En Encarna en carne viva (La Esfera de los Libros) se cuenta que la locutora lo readmitió e indemnizó. 

José Luis Corcuera, Ministro del Interior en 1993. 

En ese momento las sospechas de Encarna viraron hacia Marisela. Era recién llegada y su compartamiento en los días siguientes resultó estraño llegando a despedirse muy poco tiempo después de producirse el robo. Fuen en ese momento cuando la periodista de Carboneras decidió que era el momento de mover sus influencias. 

Villarejo investiga el asunto

La locutora se puso en contacto con el entonces Ministro del Interior José Luis Corcuera y le pidió ayuda para resolver el caso del robo. La conversación entre el ministro socialista y la locutora estrella de la COPE fue grabada y en septiembre de 2022 reproducida en exclusiva por el diario Fuentes informadas

Corcuera se tomó el robo como un asunto de Estado dada la influencia y el poder de la locutora. Es ahí donde entra en la vida de la locutora de José Manuel Villarejo. El entonces Director Operativo de la Policía Nacional Agustín Linares decide recurrir a él para solucionar el asunto del robo de Encarna. 

Linares y la periodista se habían conocido en Barcelona cuando ella presentaba Encarna de noche en Radio Miramar y ella cubrió uno de los sucesos más célebres en la crónica negra de la ciudad condal: el asalto con rehenes de una entidad del Banco Hispano Americano en junio de 1979. Encarna quiso acudir al banco para negociar con los secuetradores con los que había hablando en antena en su programa. Linares, que entonces era Jefe Superor de Policía en Barcelona, impidió que la periodista consiguiera su objetivo. 

El excomisario Villarejo. 

En el verano de 1993, Linares encargó a Villarejo el asunto del robo de la casa de Encarna Sánchez. Villarejo se puso manos a la obra y comenzó a escuchar todas las comunicaciones de la periodista. Incluso las de su vida privada. Para el Gobierno de Felipe González, el robo y la petición de ayuda de la locutora supusieron una oportunidad para empezar a controlar a una mujer que cada vez tenía más infuencia en la opinión pública y que, además, desde su programa empezó a destapar algunos casos que afectaban al Gobierno. El Ejecutivo socialista empezaba así una de sus épocas más complicadas tras ganar las elecciones de junio de 1993. Casos como Roldán, el GAL o el Ibercorp, que afectaban a la beautiful people con el Gobernador del Banco de España Mariano Rubio a al cabeza, marcaron la última legislatura de González. 

Villarejo grabó todo sobre Encarna y algunas de sus conversaciones como ya hemos dicho fueron publicadas por el medio Fuentes Informadas. Las grabaciones habían sido incautadas al excomisario en la Operación Tándem que se instruye en la Audiencia Nacional ontra el expolicía. 

¿Quién robó los 43 millones?

En Encarna en carne viva (La Esfera de los Libros) Juan Luis Galiacho y Pedro Pérez cuentan que en un momento determinado Pilar Gómez, la 'tita Pilar', se confesó ante Encarna. Ellas se conocían desde 1979, cuando Pilar acudió a la sede de Radio Miramar en Barcelona como fan del programa Encarna de noche. Desde ese momento se convirtió en una mujer de confianza para la periodista. 

Pilar se sinceró a su jefa y amiga y le contó que la noche de la desaparición habían estado allí Teresa Pollo, mujer de confianza de Isabel Pantoja, con el hijo de la tonadillera Kiko Rivera para ver una película del oeste que al pequeño 'Paquirrín' le encantaban. La folklórica en ese momento se encontra de gira en América Latina. 

A partir de ese momento, Encarna decidió olvidarse de lo sucedido. "No lo sé, ni tampoco quiero indagar, no vaya a haber alguna sopresa", le dijo la locutora a Pedro Pérez. "Ella lo sabía, bien por Villarejo o bien por conclusión propia", añaden en el libro Galiacho y Pérez. 

COMPARTIR: