06 de diciembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La nueva metodología de Jorge Bengolio se abre también a la integración en la comunidad eclesiástica de divorciados o víctimas de abusos sexuales

La apuesta del Papa Francisco por una Iglesia para 'todos': Apoyo al colectivo LGTBI y entrada de las mujeres en el Sínodo

El Cierre Digital en El Papa Francisco
El Papa Francisco
El Papa Francisco ha comenzado a “asegurar” su legado papal, encaminado hacia una Iglesia Católica más progresista. El pasado 4 de octubre, el Pontífice inauguró el sSínodo dedicado a la Sinodalidad donde participaron también mujeres y laicos con derecho al voto. Algo que jamás había pasado y por lo que el Papa se ha ganado el apoyo de los sectores más progresistas de la Iglesia Católica. Al mismo tiempo, Francisco ha adelantado que los roles de mujeres y homosexuales cambiarán en la Iglesia.

El Vaticano inauguró el pasado 4 de octubre un sínodo dedicado a la 'sinodalidad', palabra procedente de los términos griegos: 'syn' (juntos) y 'hodos' (camino). Desde el Concilio del Vaticano Segundo, los sínodos han sido reuniones que se convocan para que los obispos debatan durante algunas semanas con el fin de avanzar en la 'puesta al día' de la Iglesia católica. 

Tras el debate, sus posturas son presentadas al Papa Francisco, quien toma la decisión final. Sin embargo, esta vez, incluso antes de que empiece, ya se sabe que pasará a la historia por ser el encuentro en el que, después de siglos de marcado machismo y clericalismo en la Iglesia, participaron también mujeres y laicos con derecho al voto. Algo que jamás había pasado y por lo que Francisco se está ganando el apoyo de los sectores más progresistas de la Iglesia Católica.

Una Iglesia 'para todos'

A pesar de haber generado una ola de comentarios en redes, no es el único elemento de importancia, pues el encuentro de los 464 participantes (de los cuales 365 tienen derecho a voz y voto, entre ellos 54 mujeres) arrancó con otra gran novedad. Y es que este encuentro supuso el primer gran intento de Francisco por abrir la toma de decisiones de la Iglesia para transformarla en una estructura más horizontal.

Este cambio ha sido descrito por diversos medios de comunicación como “trascendental”, una especie de “legado o testamento del Papa” para una institución que durante siglos ha tenido una jerarquía muy rígida, con Roma como centro neurálgico de un orbe católico que integran los 1.200 millones de católicos actuales.

Francisco quiso que el sínodo contase con tres etapas. La que empezó el pasado 4 de octubre es la última, conocida como universal, ya que involucra a todo el mundo. Las dos primeras (la fase continental y la diocesana) arrancaron en 2021 e incluyeron un inédito formulario en el que se preguntó a las bases (fieles y sacerdotes locales) cuáles son, en su opinión, los temas más importantes sobre los que la Iglesia debe debatir para avanzar. Una vez recopiladas las respuestas de los participantes, se elaboró el 'Instrumentum laboris' o documento de trabajo, presentado antes del verano y en el que figuran los argumentos que se debatirán este octubre.

El Papa Francisco apuesta por la inclusión 

El mensaje del Papa Francisco es claro. Lo que se busca es la "unidad en la diversidad". Lo ha repetido en diversos contextos y resume el anhelo del Papa argentino para una Iglesia del futuro más inclusiva. Es por ello que el 'Instrumentum laboris' incluye cuestiones que ponen en entredicho la estructura tradicional de la Iglesia, ya desvirtuada 'de facto', subrayan los progresistas, en muchas partes, y no solo en Europa. El acceso de las mujeres al diaconado y la inclusión de la comunidad LGTBIQ+, los divorciados que vuelven a casarse y los hombres casados que quieren ser curas, fueron algunos de los temas a debatir.

Noticias del Sínodo archivos - ADN Celam

Imagen del Sínodo de Sinodidad. 

Aunque este “giro” progresista ha cogido a algunos desprevenidos, lo cierto es que los ortodoxos, por ejemplo, permiten el matrimonio a los sacerdotes que no desean ascender en la jerarquía. Los luteranos, en cambio, han permitido la ordenación de mujeres como sacerdotes desde 1958, y en algunos países, como Suecia, actualmente hay más sacerdotes mujeres que hombres de esta confesión.

En este contexto, la expectación dentro del sector progresista está llegando a niveles máximos. Y es que los mensajes en redes y en la prensa internacional parecen apoyar la idea de Francisco. Sin embargo, todo ello no significa que no vaya a haber resistencias. Por el contrario, nunca como en los últimos meses, las voces conservadoras se han alzado contra cualquier apertura.

21 cardenales para “asegurar el legado”

Como parte de esta “apuesta” por una Iglesia Católica más inclusiva y abierta a los tiempos modernos, el Papa Francisco creó 21 nuevos cardenales de la Iglesia durante un Consistorio Ordinario Público que se ha celebrado el pasado sábado, 30 de septiembre, en la basílica de San Pedro, en el Vaticano, entre ellos, tres españoles: el arzobispo de Madrid, José Cobo, el rector mayor de los Salesianos, Ángel Fernández Artime, y el obispo de Ajaccio (Córcega), el español Francisco Javier Bustillo; y les ha llamado a ser "una orquesta sinfónica y sinodal".

Durante el consistorio para la creación de nuevos cardenales, el noveno en el pontificado de Francisco, fueron nombrados tres españoles, aunque uno de ellos ejerce como arzobispo en una diócesis francesa.

El arzobispo de Madrid, José Cobo, sobre quien ya informó elcierredigital.com, nació en Sabiote (Jaén) y tiene 58 años. Se licenció en Derecho por la Universidad Complutense y fue ordenado sacerdote en 1994. El pasado 12 de junio se hizo público su nombramiento como arzobispo de Madrid y también es miembro de la Comisión Ejecutiva en la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Por su parte, el Rector Mayor de los Salesianos, Ángel Fernández Artime, nació en Asturias y tiene 63 años. Fue ordenado sacerdote en 1987 y en 2014 fue elegido Rector Mayor de la congregación salesiana, cargo para el que fue renovado en 2020. Se convertirá en el undécimo cardenal salesiano de la Iglesia Católica, el quinto actualmente con derecho a voto en un futuro cónclave.

España suma tres nuevos Cardenales, entre ellos el nuevo Arzobispo de  Madrid | ACI Prensa

Mons. Francisco Javier Bustillo, Mons. José Cobo y el P. Ángel Fernández, creados Cardenales por el Papa Francisco.

Finalmente, Francisco Bustillo, natural de Pamplona, tiene 54 años y fue ordenado sacerdote en 1994, fundó el convento de San Buenaventura en Narbona (Francia) con algunos compañeros. Entre otros cargos, ha sido custodio provincial de los Franciscanos conventuales de Francia-Bélgica y delegado episcopal de Protección de menores y personas vulnerables de la diócesis de Tarbes y Lourdes. En el año 2021 fue nombrado obispo de Ajaccio (Córcega, Francia) por el propio Papa Francisco.

Una Iglesia cada vez más internacional

Aunque Europa sigue siendo el continente con más purpurados electores, ha incrementado el número de los procedentes de Sudamérica, África y Asia. Así, 53 cardenales electores serán de Europa, 23 de Asia, 19 de África, 17 de América del Norte, otros 17 de Sudamérica, 5 de América Central y 3 de Oceanía.

Destaca la creación como cardenal del nuevo obispo de Hong Kong, Stephen Chow Sau-Yan, que será elector; de Pierbattista Pizzaballa, el primer Patriarca latino de Jerusalén en recibir el birrete; o la de los arzobispos de Juba (Sudán del Sur), Stephen Mulla; de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Stephen Brislin, y del arzobispo coadjutor de Tabora (Tanzania), Protase Rugambwa, tres sedes africanas que tendrán por primera vez un cardenal.

COMPARTIR: