16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Pablo Iglesias y el líder del PCE, Enrique Santiago, han lanzado guiños públicos a la España plurinacional en los últimos días

Podemos agudiza su discurso en favor del nacionalismo periférico para intentar mantener su influencia

/ Enrique Santiago y Pablo Iglesias
Unidas Podemos quiere compensar su caída electoral alzándose en una especie de portavoz de las fuerzas nacionalistas periféricas respecto al PSOE, al que le pide guiños en favor de la España plurinacional. Enrique Santiago y Pablo Iglesias han echado un capote en favor de algunas fuerzas nacionalistas que no son demasiado lejanas de la trayectoria política de la propia Yolanda Díaz.

La caída demoscópica de Unidas Podemos está alarmando en la planta noble de la coalición morada y este hecho ha invitado a Yolanda Díaz y compañía a agudizar sus guiños al nacionalismo periférico con la intención de retener su influencia.

Lo intentarán convirtiéndose en una especie de altavoz estatal de varias fuerzas soberanistas y, para ello, Pablo Iglesias o Enrique Santiago han dado muestras de simpatía hacia la España plurinacional.

Iglesias

Tres de los cinco medios por los que ha fichado Pablo Iglesias son de evidente cariz nacionalista: los catalanes RAC1 y Ara y el vasco Gara. No es de extrañar que el exvicepresidente, además, se estrenase en el digital madrileño Ctxt pidiendo a Unidas Podemos que se acerque al nacionalismo periférico.

Iglesias aseguraba que "las izquierdas diferentes al PSOE en todo el Estado deben aumentar su colaboración y compartir espacios de reflexión estratégica. Creo que deben asumir que la alianza de Gobierno con el PSOE es, en esta coyuntura, necesaria para proteger la democracia e implementar la justicia social mediante políticas públicas".

El fundador de Podemos no ha comprendido que el 4M demostró la ineficacia de intentar dar miedo por Vox, por mucho que algunos de los mensajes de Santiago Abascal, tal y como indican a elcierredigital.com "tengan evidentes connotaciones más propias del Régimen anterior que del actual".

Iglesias dice que "frente al proyecto reaccionario que, de llegar al Gobierno, combinará el más feroz neoliberalismo con el asalto a las competencias autonómicas y la persecución de los independentistas, la izquierda debe explorar vías confederales para la re-organización de un Estado compartido, más acordes con la plurinacionalidad y la voluntad de los distintos pueblos del Estado".

"Aunque algunas de estas fuerzas políticas puedan competir electoralmente, pienso que deberían acordar una hoja de ruta común en la negociación con los socialistas", añade.

Enrique Santiago y las alianzas comunistas

La Fiesta del PCE celebrada este pasado fin de semana estuvo liderada por su secretario general, Enrique Santiago, que mostró su intención de acercar Unidas Podemos a las fuerzas nacionalistas: "España necesita un nuevo pacto constituyente que no pueda ser vulnerado como el de 1978, que permita avanzar hacia un Estado Republicano, Federal y Solidario que reconozca el Derecho de Autodeterminación de los pueblos y que garantice a todas las personas el pleno ejercicio de todos los derechos civiles y políticos y el amplio disfrute de los económicos y sociales".

Pablo Iglesias. 

El también secretario de Estado de la Agenda 2030 dice que "el PCE siempre ha estado y estará dispuesto a alcanzar acuerdos, incluso cediendo en sus reivindicaciones, para mejorar las condiciones de vida de las clases trabajadoras pero sin renunciar nunca a nuestro horizonte estratégico de construcción del socialismo".

Santiago dice que "las alianzas políticas y sociales de las y los comunistas no responden a una táctica coyuntural o a meras previsiones electorales sino que son fruto de nuestro pensamiento estratégico. Se trata de unir acumulando fuerzas en torno a programas, tanto con componentes rupturistas como reformistas, siempre que sirvan para poner en marcha medidas concretas que mejoren las condiciones de vida de la mayoría social".

Tampoco es ajena a alianzas con las fuerzas nacionalistas Yolanda Díaz, muy bien valorada desde diferentes sectores gracias a su talante, a la notable labor del Ministerio de Trabajo y a los extraordinarios números de empleo.

Y es que la vicepresidenta segunda se estrenó en el Parlamento de Galicia tras atar una alianza de Izquierda Unida con una escisión del Bloque Nacionalista Galego, Anova, que liderada por el histórico Xosé Manuel Beirás y asesorada por un entonces desconocido Pablo Iglesias protagonizó la sorpresa de las elecciones autonómicas de 2012.

COMPARTIR: