27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juan Valencia y la mano derecha de Escobar volvieron a asociarse años después de la caída del cártel de Medellín

Detienen a “Bam Bam”: El atroz sicario que trabajó a las órdenes de “Popeye” y Pablo Escobar

Detención de “Bam Bam”.
Detención de “Bam Bam”.
Juan Valencia, que fue sicario a las órdenes de “Popeye”, mano derecha de Pablo Escobar, ha sido detenido en una gran operación policial que implicaba a varias entidades a nivel internacional. “Bam Bam”, como se le conocía en el mundo del narcotráfico, estaba implicado en los negocios entre el “Clan del Golfo” y la mafia italiana. Su rol en la trama criminal era el mismo que el que desempeñaba bajo las órdenes del cártel de Medellín, el de “brazo armado” y encarado de los ajustes de cuentas.

Todos ligamos la época de esplendor del narcotráfico a nivel mundial a los años en los que Pablo Escobar controlaba su imperio de cocaína a través del célebre Cártel de Medellín. Su muerte, si bien supuso un auténtico parteaguas en el mundo del crimen, no terminó con el negocio, pues gracias a su habilidad se abrieron vías que los narcotraficantes aprovecharon años después para lograr sus objetivos.

En cualquier caso, los vestigios de la época de gloria de “El Patrón” siguen generando actualidad 27 años después de su muerte. En este sentido, recientemente se ha conocido la detención de Juan Mauricio Valencia Ríos, mejor conocido en los círculos del narcotráfico como “Bam Bam”, que durante años trabajó para el Cártel de Medellín bajo las órdenes directas de Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye”, a su vez mano derecha de Escobar.

Popeye en libertad./Infobae. 

“Bam Bam” era uno de los sicarios de “Popeye”, que dirigía el brazo armado del cártel de “el zar de la cocaína”. El jefe de Valencia cumplió una condena de 23 años de prisión y salió de la cárcel en 2014. Como ya informó elcierredigital.com, Velásquez fue la mano ejecutora directa de unas 250 personas y el responsable del asesinato de otras 1.500 a 2.000 en todo el continente americano, sin que pueda calcularse a ciencia cierta el número exacto de sus víctimas.

Por cada asesinato, 'Popeye' llegó a cobrar entre 200 y 300 mil dólares, que repartía siempre entre sus hombres, entre ellos el propio Valencia. En 2018, volvió a ser detenido. Para entonces, ya había contactado con su antiguo socio, “Bam Bam”. Ambos se relacionaron en los negocios de los narcotraficantes colombianos con la mafia italiana. En cuanto a “Popeye”, murió a causa de un cáncer de esófago después de otros dos años entre rejas.

Sin embargo, su compañero, que ya tenía antecedentes por secuestro extorsivo y homicidio, continuó delinquiendo. Al parecer desempeñaba la misma función que ejercía para Escobar, la de hacerse cargo de los ajustes de cuentas internos y externos del temido “Clan del Golfo”. En palabras del investigador del caso, “Bam Bam era el brazo armado de la organización”.  

Detenido tras una vida ligada al narcotráfico

La Administración de Control de Drogas (DEA), en una operación conjunta con la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin) y la Policía italiana, finalmente localizó y atrapó a “Bam Bam”, que, como miembro del “Clan del Golfo” se encargaba de coordinar los envíos de droga desde Cartagena para la organización criminal italiana Ndrangheta, una de las principales proveedoras de estupefacientes del viejo continente.

Según la información que ha trascendido, Valencia llevaba años colaborando en múltiples actividades ilegales. De hecho, en 2018, cuando detuvieron por segunda vez a Popeye, su antiguo jefe, las autoridades ya conocían de su relación con Ndrangheta. Su detención ha sido posible gracias a un agente infiltrado de la Dijin en esta organización italiana, que tenía la misión de hacerse con la confianza de los narcos del “Clan del Golfo” y, en particular de su líder, Luis Antonio Mesa Obando, “Lucho”.

El sicario "Bam Bam"./Policía Nacional de Colombia.

El agente encubierto se enteró de que Ndrangheta había pedido a los colombianos una bodega en el puerto de Cartagena para traficar, equipada con acceso a tractocamiones y vehículos. Durante la pandemia y hasta su detención, “Lucho” y los suyos camuflaban la droga en coches de baja gama que procedían de esta bodega.

Tras un año de seguimiento e investigación, el pasado jueves se ejecutaron múltiples detenciones en Barranquilla, Bogotá, Cartagena y Cali, que implicaron, además de a Bam Bam, a otros miembros del “Clan del Golfo”, entre los que sobresale el propio “Lucho”. Ahora, se espera que se utilice la información recopilada para trasladar las detenciones a terreno italiano.

 

COMPARTIR: