19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Con la nómina oficial de José Manuel Serrano, que dobla a la de su amigo el presidente Pedro Sánchez, se pueden costear 14 vigilantes para escáneres

El presidente de Correos gasta al año 18 millones en Publicidad y solo diez millones en Seguridad

Juan Manuel Serrano.
Juan Manuel Serrano.
Juan Manuel Serrano, presidente de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, tiene presupuestado para el ejercicio 2021, a tenor de un megacontrato que arranca de 2020, una partida destinada a Seguridad de diez millones mientras que casi 18 se destinan a Publicidad. Serrano, por presidir Correos, que registra anualmente más de 28 millones de pérdidas, ganó en 2020 la cifra de 199.000 euros (178.000 euros en 2019), más del doble que el presidente del Gobierno, su amigo Pedro Sánchez.

En el ejercicio 2021, a tenor de un megacontrato que arranca de 2020, Correos destina a Seguridad 10 millones de euros mientras que en publicidad ha presupuestado casi 18. Paralelamente, los vigilantes de seguridad, como el expedientado por no detectar las cartas con bombas hacia los políticos, "cobran salarios mileuristas mientras alternan el escaneo con otras tareas como el control de accesos y vehículos, lo que merma su concentración", según aseguran desde el sindicato UGT.

Por el contrario, Juan Manuel Serrano, presidente de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, ganó en 2020 la cantidad de 199.000 euros (178.000 euros en 2019), lo que supone más del doble que el sueldo oficial del presidente del Gobierno, su amigo Pedro Sánchez. La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos registra anualmente más de 28 millones de pérdidas. Es decir, es una ruinosa sociedad estatal que recibe 120 millones de euros anualmente en forma de ayuda pública. Y que gastará este año de 2021 la cifra de 17,8 millones en publicidad. Véase el documento oficial de presupuestos que publica elcierredigital.com.

El presidente de Correos casi gastará lo mismo en Publicidad a lo largo de este año de pandemia de 2021 (17,8 millones de euros) que lo que dedicó en el ejercicio de 2019 a Seguridad (20,3 millones), según las cuentas oficiales de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos. En el ejercicio de 2020 gastó otros 18,3 millones en Publicidad y 4,9 millones en 2019.

Pero mientras Serrano multiplica los gastos en Publicidad, intenta rebajar a la mitad los gastos en Seguridad. Así, en 2020 inició la negociación de un megacontrato de unos 40 millones de euros por cuatro años (50 millones con impuestos), es decir, diez millones por año.

Una cantidad que significa la mitad de lo que venía gastando hasta 2019 en Seguridad. Y casi la mitad de lo que invierte al año en campañas publicitarias. Para los analistas consultados por elcierredigital.com, "este megacontrato por cuatro años en Seguridad palidece cuando se compara con lo que habrá gastado en sólo tres años en publicidad el socialista Serrano al frente de Correos: 51 millones", indican.

Con o sin megacontratos, lo que parece que no ha cambiado es la precariedad de los vigilantes de Correos. Padecen sueldos mileuristas como los sufridos por el trabajador de la empresa INV Vigilancia expedientado por no detectar las cartas amenazantes con balas hacia el exvicepresidente Pablo Iglesias, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez. Véase una tabla salarial de los empleados de dicha empresa de seguridad elaborada por UGT.

Aquí se observan datos muy esclarecedores. El vigilante apenas cobra un plus de 17 céntimos a la hora por la labor de escaneo. Su salario base baja hasta los 800 euros si no maneja armas o explosivos. Apenas llega a los 1.000 euros brutos con complementos. Por pernoctar y un desayuno reciben 16,9 euros. El plus de nocturnidad supone menos de un euro por hora. La hora extra sale a dos euros, según los datos del sindicato UGT.

Sólo con un mes del salario bruto de Juan Manuel Serrano, como presidente de Correos, 14.222 euros, se abonarían las nóminas de 14 vigilantes de seguridad. El actual presidente de Correos fue jefe de gabinete de Pedro Sánchez en el PSOE. Su currículo sólo cita un pasado laboral previo: directivo de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), organismo que desde 2015 preside el socialista Abel Caballero.

El pasado año, Serrano pidió un crédito de 47 millones para pagar la nómina de sus 55.000 trabajadores, una de las mayores plantillas del país, mientras incrementaba su sueldo como presidente. Recurrió a la financiación ante el descenso de ingresos por la caída de actividad, una reducción que se estimaba en más de 60 millones de euros.

Saturación de trabajo en escáneres

Pero hay otra precariedad que no sale en los papeles ni en las citadas tablas salariales y que describió UGT en una reunión de Seguridad mantenida el pasado 27 de abril en la sede oficial de Correos. Dicho sindicato denunció que el empleado en cuestión, que vigilaba el escáner de las cartas amenazantes con balas, estaba saturado de trabajo, ya que realizaba además controles de accesos y vehículos. Y no debía estar más de 30 minutos seguidos escaneando para evitar pérdidas de atención.

Sin embargo, este dato fundamental no se ha respetado casi nunca, según UGT. "Nadie le reemplazaba. No había personal para relevarlo. Por el contrario, el empleado debía visionar el escáner y, a veces, detener tal labor para atender otros cometidos". Supuestamente por falta de personal, según dicho sindicato, pues en el centro de Correos donde se produjo el error sólo estaban operativos dos de los cuatro escáneres existentes.

La intervención de los líderes sindicalistas este pasado día 27 de abril en la sede oficial de Correos se produjo en términos muy duros. “Desde UGT, en primer lugar, nos gustaría hacer llegar nuestro malestar por la falta de información a los representantes de las Organizaciones Sindicales en este asunto durante los días pasados teniendo que enterarnos por los periódicos, a pesar de haber remitido como saben una carta conjunta desde UGT Y CC.OO el pasado sábado a la presidencia de la empresa pidiendo explicaciones sobre el tema, a la que no hemos tenido contestación más allá de esta reunión que hoy mantenemos. Y que se convocó apresuradamente ayer tarde en un formato que también denunciamos, ya que consideramos no es el adecuado al caso que nos ocupa y conculca nuevamente el derecho de información que tenemos dentro de las mesas establecidas al efecto”

Pedro Sánchez y Juan Manuel Serrano.

“Es inconcebible que un presidente (Juan Manuel Serrano) al que le gustan tanto los medios de comunicación y que sale en ellos habitualmente para todo lo que se le ocurre, al objeto de lavar su imagen y crearse su autobombo de cara a su proyección futura, en este caso cuando Correos es objeto de un ataque indiscriminado a su reputación, echamos de menos en esta reunión y en las declaraciones que se han efectuado en los medios de comunicación la presencia del presidente Serrano", señalaban los sindicalistas.

 

"Con lo que le gustan los medios cuando le conviene, parece que en este momento donde sería necesaria su presencia en ellos, dada la repercusión que el tema que nos ocupa esta teniendo y lo que supone en cuanto a pérdida de imagen para Correos, está desaparecido en combate y no ha salido a dar ningún tipo de explicación que pudiera suavizar y aclarar lo sucedido”, concluían en su inicial intervención.

Según los denunciantes, "cuando ocurren cosas como las que nos ocupan evidencian que no se pueden contratar Servicios de Seguridad, o de otro tipo que estamos prestando en esta casa como el Servicio Postal Universal, a costa de ahorrar dinero y recursos quitando siempre del mismo sitio, de la parte de los trabajadores”.

Inspecciones al Grupo INV Seguridad

Por otro lado, UGT ha dado noticia de inspecciones sobre el Grupo INV Seguridad por exceso de horas extra (más de 80 horas al año). Esto hecho pesó también, según dicho sindicato, en el incidente de las cartas amenazantes no detectadas.

A partir de ahí este sindicato se centró en las causas que posibilitaron el error del vigilante del escaneo. “En nuestra opinión, a esta situación hemos llegado por la falta de financiación suficiente para mantener los servicios de seguridad en unos estándares de calidad adecuados ya que no se pueden contratar estos servicios como se está haciendo, a la oferta de menos coste sin tener en consideración la calidad en los servicios, como se viene haciendo sistemáticamente en los últimos tiempos con este servicio y otros, en ese afán de hacer de esta empresa algo que no tiene nada que ver con un servicio público como somos y se evidencia en casos como el que nos ocupa".

A renglón seguido, UGT criticó la tercermundista situación laboral que sufre esta poderosa empresa pública que dirige el que fue jefe de gabinete de Sánchez en el PSOE. “No se puede cargar la responsabilidad exclusivamente sobre un trabajador de esta empresa cuando todos sabemos y somos conscientes de en qué situación y con qué condiciones están trabajando diariamente, cuando sabemos que están con carencia de personal, malísimamente retribuidos, lo que se le pagaba por hora de escáner es de 17 céntimos hora, además de que al tiempo que realizan el servicio atienden otros como el control de accesos, control de vehículos etc., estos trabajadores sufren sobrecarga de trabajo motivada por la falta de personal que han conllevado las restricciones, que los contratos que se han firmado con los pliegos de condiciones que se han puesto han provocado que estos servicios se contraten por el mejor precio, que han provocado despidos de trabajadores que estaban y que no han continuado por lo que tienen menos plantilla y por lo tanto tienen mucha más carga de trabajo que se atribuye a los que quedan. Estas cosas, cuando no pasa nada, parece como que no se vieran".

COMPARTIR: