14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Rocío Martínez, alias La Golosina, presunta autora material de los hechos, lleva en prisión desde noviembre de 2018 cuando fue detenida

Ingresa en prisión Mario Tabanera, exnovio de La Golosina, acusado de participar en el asesinato de la joven rumana Denisa en Alcorcón

Mario en el centro junto a su madre y una reportera del Programa de Ana Rosa, de Telecinco.
Mario en el centro junto a su madre y una reportera del Programa de Ana Rosa, de Telecinco.
Mario Tabanera, alias Rews, ya está en prisión. Su ingreso en la cárcel fue decidido el jueves por la tarde por la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Alcorcón, tras atender la petición de la acusación particular, ejercida por Daniela, madre de Denisa María Dragan. Se acabaron adhiriendo la Fiscalía y la defensa de Rocío Martínez, la golosina, única detenida hasta ahora y encarcelada por el crimen de la joven Denisa María Dragán, de 17 años, ocurrido en noviembre de 2018.

La investigación sobre el asesinato de la joven Denisa María Dragan, de 17 años, en la localidad de Alcorcón dio el 10 de octubre un gran paso adelante, ya que una testigo protegida, a quien se denomina Jennifer, ratificó ante la jueza titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Alcorcón todo lo que ya había contado antes a Daniela, la madre de la víctima. Es decir, que presuntamente Mario Tabanera sujetaba a Denisa mientras Rocío, la Golosina, apuñalaba hasta cinco veces a la joven.

La acusación particular de la familia de Denisa Dragan apuntó siempre a Mario Tabanera como inductor y cómplice en el asesinato de la joven, ocurrido en la localidad madrileña de Alcorcón el 25 de noviembre de 2018 y por eso pidió el ingreso en prisión el joven, que acudió a declarar el pasado jueves y tras escucharlo la magistrada decretó su ingreso en prisión.

Mario Tabanera en una foto antigua.

Daniela, madre de Denisa, explicaba a elcierredigital.com que tenía "un sentimiento agriducle porque al final la Justicia ha actuado y ahora falta una condena acorde con los hechos, porque pienso que ellos todavía tienen una vida que seguirá adelante, pero mi hija ya no". 

La madre de Denisa lleva un año luchando porque su hija sea reconocida víctima de violencia de género, "no se trata de que mi hija esté incluida en un archivo de violencia, eso es lo menos importante, pero me duele ver que es la víctima de una tragedia" y añade que "todavía me cuesta aceptar su muerte".

Daniela, madre de Denisa, en el Juzgado.

El caso se reactivó tras la aparición de Jennifer, nombre ficticio de esta testigo, había confesado a Daniela, madre de la víctima, que Mario le contó su participación en este crimen. Según su relato, todo comenzó cuando Rocío ‘La Golosina’ descubrió un mensaje de Denisa por whatsapp hacia Mario. 

Tras esa declaración de octubre realizada en el juzgado la jueza decidió imputar a Mario en el asesinato, el jueves le tomó declaración, no creyó su versión y lo mandó a prisión. Según el testimonio de Jennifer, Mario no dudo en facilitar a Rocío el arma del crimen, una navaja. "Rocío le dijo que iba a pegar a Denisa, que le diera una navaja. Y él se la dio y le acompañó hasta el local. Cuando Denisa abre la puerta, estaba hablando por teléfono. Entonces Mario sujeta a Denisa y Rocío la apuñala", añadía. 

Además, aseguró que Mario aprovechó una parada durante la huida para esconder el arma. "Salieron corriendo. En la huida se dieron un golpe con el coche. Pararon en un supermercado a comprar la cena y Mario escondió el cuchillo en unos matorrales", explicó a la jueza. 

Denisa, la joven asesinada.

Daniela, madre de Denisa, acudió en su momento a la policía y denunció esta nueva historia tal y como contó en exclusiva elcierredigital.com. Sin embargo, en aquella ocasión Jennifer no acudió al Juzgado a ratificar todo lo que había contado.

Pero Daniela sí ratificó en sede judicial entonces la declaración realizada ante la Policía. Fue clara y coherente. "He dicho lo que yo sé o me contó esta chica en su día y he respondido a todas las preguntas", contaba entonces Daniela.

El crimen de Denisa fue calificado como un crimen pasional, fundamentalmente  por celos, pero no recibió extrañamente reconocimiento institucional como víctima de violencia de género, ni siquiera el homenaje del Ayuntamiento de Alcorcón, ya que no había una pareja suya implicada, aunque ahora tendrá que ser reconocida.

Celos convertidos en amenazas

Según la instrucción, los celos de Rocío se desarrollaron primero como amenazas a través de un solo mensaje, con varias frases intimidantes: "Voy a pagar para que alguien te mate", "Te rajaré hasta matarte". Estos eran los textos que Rocío Martínez, alias la Golosina, le mandaba desde un teléfono anónimo a la menor de 17 años, a la que consideraba su contrincante amorosa a pesar de que la relación con Mario ya había terminado y Denisa salía con otro chico llamado Iván.

Rocío Martínez, alias la Golosina.

Tras el apuñalamiento de Denisa, fue detenida Rocío Martínez, conocida con el sobrenombre de La Golosina, e internada en la prisión de Alcala-Meco (Madrid II). Pocos meses después, la que fuera compañera de celda, explicó que la Golosina sí pudo ser la autora real del crimen de esta chica rumana, pero si lo cometió fue por mandato de su novio, Mario. "La que puso el cuchillo fui yo, pero él estaba conmigo... Él fue el que me obligó a hacerlo", habría confesado Rocío a su compañera de celda.

La nueva línea de investigación que abrió la declaración de Jennifer sostenía que pudo ser Mario quien condujese a su novia Rocío hasta la casa de Denisa y le proporcionase el arma homicida, una navaja y que sujetase a la joven mientras Rocío la apuñalaba. Eso explicaría la ausencia de heridas defensivas en la joven, que no tenía ninguna en brazos ni manos. "No entendía cómo mi hija no se había defendido, porque ambas eran más o menos igual de altura y de peso y luego ya entendí por qué", explicó Daniela.

Fue la propia Rocío Martínez quien explicó que los celos por la relación que mantuvieron meses antes Denisa y el grafitero Mario Tabanera, alias Rews, por entonces pareja de Rocio, fueron el presunto móvil del crimen. Luego se fueron a casa de la tía de Mario, que declaró en el juzgado que la joven había reconocido haber apuñalado a Denisa, aunque no sabía que la había matado. Este testimonio también fue importante para imputar a Mario, ya que al menos se demostraba su complicidad en el asesinato.

COMPARTIR: