19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fiscalía Anticorrupción solicita prisión para el exvicepresidente del PP por presuntos delitos de corrupción, blanqueo de capitales y fraude fiscal

Analizamos la nueva petición de 83 años de cárcel a Rodrigo Rato por delitos económicos

Rodrigo Rato.
Rodrigo Rato.
La abogada penalista Maite Pozo analiza para elcierredigital.com la nueva petición de la Fiscalía Anticorrupción para el exvicepresidente económico del PP Rodrigo Rato de 83 años de cárcel por los delitos de corrupción, blanqueo de capitales y fraude fiscal.

La fiscalía solicita para el exvicepresidente económico del PP, Rodrigo Rato, penas de prisión de entre cuatro años y seis años por cada uno de los once delitos contra la Hacienda Pública, seis años por el delito de blanqueo de capitales, cuatro por el delito de insolvencia punible, otros cuatro años de prisión por el delito de corrupción en los negocios y tres años de dicha pena por el delito de falsedad documental.

Junto a las ya mencionadas penas de prisión deberán añadirse las correspondientes penas de multa y las accesorias que establece nuestro Código Penal inherentes a cada uno de los delitos enunciados con anterioridad, así como al pago de la correspondiente responsabilidad civil a favor de la Administración Tributaria en cada uno de los ejercicios fiscales en los que presuntamente se cometió el fraude.

Es la propia Fiscalía la que asegura haber identificado incrementos de patrimonio no justificados entre los años 2005 y 2015 por un importe total de 15,6 millones de euros, además de rendimientos de capital mobiliario en el exterior que tampoco habrían sido declarados a Hacienda, así como 7,4 millones de euros presuntamente defraudados a la Agencia Tributaria.

A estas cifras habría que añadir según informa la Fiscalía,  la tributación de servicios profesionales a través de sus sociedades con lo que las cuotas defraudadas ascenderían a 8,5 millones de euros.

Al parecer Rato habría mantenido desde el año 1990 un patrimonio oculto a la Hacienda española a través de diversas sociedades con las que habría realizado inversiones en varias cuentas bancarias abiertas en diferentes países, entre los que destacan Bahamas, Suiza, Luxemburgo, Reino Unido, Suiza y Mónaco.

Sin embargo, tras los registros domiciliario practicados en el año 2010 se intervino varia documentación que, del mismo modo, y según Anticorrupción, contaba con cuentas en Estados Unidos y Suizas desconocidas para la Hacienda española y que habrían operado a través de cuentas en territorios de baja tributación como la Isla de Man, Kuwait y Curaçao.

¨Se ha servido, presuntamente, de estructuras financieras para realizar movimientos transfronterizos de dinero encubiertos a través de trust y sociedades opacas¨

Aunque Rato se acogió en noviembre de 2012 a una amnistía fiscal, omitió cualquier referencia a una serie de sociedades y declaró un patrimonio en el exterior de 115.333 euros, por el que abonó 11.533 euros a Hacienda.

La Fiscalía ve indicios racionales de que Rato siendo presidente de Caja Madrid cobró indebidamente comisiones procedentes de contratos de publicidad que la entidad bancaria firmó con Publicis y Zenith.

Junto a Rodrigo Rato hay otras doce personas más procesadas, así como diversas agencias de publicidad en calidad de personas jurídicas, dando así por concluida la instrucción de la causa, tal y como apunta la resolución del juez Antonio Serrano-Arnal.

Rodrigo Rato actualmente se encuentra en libertad condicional tras la propuesta efectuada por parte del Centro de Inserción Social del que dependía, tras valorar su edad, comportamiento y la antigüedad de los hechos por los que ingresó en prisión, habiendo sido concedido la misma por la Audiencia Nacional

Para su concesión se tuvieron en cuenta su edad, 71 años, el hecho de haber ingresado voluntariamente en prisión, cumplir satisfactoriamente el programa de Justicia restaurativa, haber tenido una conducta en la cárcel adecuada y haber abonado la responsabilidad civil que se le impuso. Del mismo modo, se valoró positivamente el hecho de resultar absuelto por la salida a Bolsa de Bankia.

A ello debe añadirse que el magistrado para su concesión fija una serie de medidas como la custodia familiar o fraternal de Rato, la obligación de residir en el lugar que designe y de fijar domicilio, el seguimiento por los servicios sociales penitenciarios, y la obligación de comunicar cualquier posible detención, imputación o condena en proceso penal.

El hecho de tener más de 70 años no es obstáculo para volver a ingresar en prisión en el caso de que nuevamente Rodrigo Rato finalmente resultase condenado por alguno de los delitos investigados, por lo que deberemos estar al devenir del proceso judicial, el cual no se intuye que sea breve en el tiempo, dado el volumen de la investigación, la existencia de varios procesados así como la tramitación de los posibles recursos que se pudieran interponer por las partes intervinientes en caso de que el resultado judicial no fuera satisfactorio para ellos.

COMPARTIR: