10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El evento se celebró en la Línea de la Concepción, con más de 400 invitados y carretillas de mariscos

Juan Manuel Reyes Macías "El Potito" financió la boda de su hermana con dinero del narcotráfico

En 2016 El Potito llevó a su hermana a al altar en una boda llena de lujos.
En 2016 El Potito llevó a su hermana a al altar en una boda llena de lujos.
En 2016 La Línea de la Concepción fue sorprendida con una boda gitana que no escatimó en lujos y derroche de ostentación. Una joven llegó del brazo de su hermano ataviada con las más finas prendas y todos los invitados gozaron de un día en el que a cada uno se le trató como un auténtico rey. Muchos se preguntaron como pudo alguien de La Línea costeó semejantes gastos en una ciudad que entonces tenía casi la mitad de su población en paro. Hoy tenemos la respuesta: Dinero del narcotráfico.

Hace una semana elcierredigital.com informaba sobre la captura de Jesús “El Pantoja” Heredia, uno de los mayores narcos del Campo de Gibraltar después de su mentor Abdellah El Haj y los rivales de éste, los hermanos del clan de "los Castañas". Ahora, otro socio de “El Pantoja” ha aparecido en la mira de los agentes antidroga y se encuentra en búsqueda y captura: Juan Manuel Reyes Macías, alias “El Potito”.

Este presunto narcotraficante parece ser uno de los colíderes de la banda de “Los Pantojas” y ha sido señalado como el siguiente objetivo a detener después de que este miércoles fuesen incautadas 10 toneladas de hachís, varias lanchas semirrígidas dedicadas al transporte de la droga, coches robados y miles de litros de combustible.

Jesús Heredia "El Pantoj", fue detenido hace más de una semana.

Antes de ser identificado como narcotraficante, Juan Manuel ya había aparecido en los medios como una celebridad cuando en 2016 entregó a su hermana en matrimonio en una ceremonia que no escatimó en lujos y decoración. Nadie nunca se preguntó cómo habían costeado semejante manifiesto de ostentación, pero ahora se sabe.

Una boda gitana que no los representa

En 2016 las revistas del corazón hicieron eco de una gran celebración en la ciudad de La Línea de la Concepción en Cádiz. Los novios eran dos veinteañeros de etnia gitana llamados Ana y José Luis. Presentaron su matrimonio ante sus 400 invitados como “La Boda del Siglo”, un evento que la ciudad no había visto nunca antes. La ceremonia se llevó a cabo en la Iglesia de la Inmaculada.

La novia llegó en una carrosa impulsada por un todoterreno. Los invitados llegaban en limusinas de lujo para la indignación de una población que para la época contaba con un 46% de paro. “El Potito” había pagado hasta el más mínimo de los detalles, todo era por su hermana Ana, quien era todo lo que le quedaba después de que perdiesen ambos a sus padres. Fue él quien la entregó en calidad de padrino.

El Potito agasajó a su hermana con gran cantidad de lujos el día de su boda , incluidos muchos kilos de marisco.

Ya en esos momentos hacía gala de algunas particularidades propias de los narcotraficantes como el gusto por la ostentación. Juan Manuel se presentó con un bastón aterciopelado y un traje confeccionado con las más finas telas. Además de esto llenó de marisco la recepción de la boda, había más comida de la que los invitados podían soportar. La familia gitana de Los Ramones no podía estar más contenta, además, ahora toda España los observaba. Ana dijo que su familia era lo primero y que siempre habían querido darle la boda que se merecía. Sus padres habían muerto hace varios años, algo así para una persona en sus veinte años puede resultar duro, pero El Potito hizo de todo para que a su hermana no le faltase de nada.

No obstante, a pesar del orgullo que esto haya podido representar para el ahora fugitivo, lo cierto es que el despliegue de ostentación que organizó para celebrar la unión de su hermana no estuvo exento de polémica, ya que sin duda el enlace no representaba en absoluto al pueblo gitano.

Otro golpe a los narcos del sur

El compromiso mostrado en esta operación se ha visto reflejado en el gran número de Cuerpos de Seguridad que han participado: Los agentes del Centro de Concentración contra el Narcotráfico (CCON Sur), el Órgano de Coordinación contra el Narcotráfico (OCON Sur) o el Grupo de Acción Rápida (GAR), entre otros cuerpos de las comandancias de la Guardia Civil de Algeciras, Huelva, Cádiz y Málaga.

El lunes ingresaron 11 personas en prisión gracias a esta presión policial, algunos de los cargos que se les imputaban incluían blanqueo de capitales. Estas personas estaban refugiadas la zona de La Línea conocida como “Villa Narco”, donde algunos narcotraficantes importantes del sur de la Península se habían refugiado desde hacía años.

Muchos narcos se alojaban en lujosas fincas de Villa Narco.

En la operación se incautaron 300.000 euros en efectivo, así como numerosos vehículos de alta gama, joyas y lanchas de transporte. Según fuentes de la Guardia Civil “Se trata del mayor golpe al blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas realizado en el Campo de Gibraltar”. Esta operación ha dado a las autoridades una nueva dimensión del problema y han asegurado que, a menos que decida emular a “El Pantoja” y a “El Messi del Hachís” y huya a Marruecos, es cuestión de tiempo que sea capturado.

¿Quiénes son los socios de El Potito?

Las fuentes policiales explican que estaría aliado con El Pantoja, el mayor narcotraficante de Campo de Gibraltar y uno de los principales responsables de la entrada de droga en la Península a través de Cádiz.

El Pantoja se hizo con el negocio debido a la fuga de los dos anteriores señores de la droga del Estrecho. Los grupos rivales que mantenían un control sobre el narcotráfico que salía de Marruecos en dirección a España eran El Messi del hachís y "los hermanos Castañas". La huida del primero y el encarcelamiento de los segundos se produjo entre 2016 y 2019 y desde entonces Heredia había aprovechado para afianzar su control sobre el mercado mediterráneo de la droga.

José Antonio Cortés Merino.

Antes de hacerse con el negocio de la droga era la mano derecha de Abdellah El Haj, conocido popularmente como el Messi del hachís ya que era un gran aficionado al futbol y controlaba una parte del traspaso de drogas desde Marruecos a Campo de Gibraltar.

El segundo socio de “El Potito” en sus operaciones de narcotráfico sería José Antonio Cortés Merino, líder del llamado “Clan de los Futbolistas”, quien tuvo un breve paso por prisión en 2019. Se trata de un hombre que después de cumplir los 35 años abandonó su carrera semiprofesional en el futbol para dedicarse al negocio del hachís.

Según un artículo de ElEspañol.com Merino nunca dejó atrás el futbol después de retirarse, entrenaba a su equipo como si de un entrenador profesional se tratase. Les explicaba como debían moverse, desarrollaba rutinas de entrenamiento para las operaciones de descarga, era un sujeto sumamente meticuloso que no permitía que se cometiese el más mínimo error.

Sin embargo, para el exfutbolista no todo saldría siempre bien y finalmente fue detenido en Manilva (Málaga) en diciembre de 2019. En este caso, la operación iniciada para darle caza se denominó “Cansinos”.

El Día de la detención los agentes del Instituto Armado los sorprendieron in fraganti desembarcando 57 fardos de hachís en la playa de Borondo en la localidad de San Roque. Los kilogramos incautados correspondían a la cifra de 1.750 kilos. Durante la operación se logró detener a los conductores que intentaron darse a la fuga una vez vieron a los agentes.

No obstante, Merino logró huir a bordo de una embarcación de semirrígida de alta velocidad. Una vez volvieron al piso franco fueron capturados por un grupo de agentes que les estaban esperando. Actualmente tanto él como “El Pantoja” serán también imputados por la operación de este miércoles en la que fueron detenidos algunos de los hombres de “El Potito”.

COMPARTIR: