20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El niño que desapareció de Vecindario cuando tenía 7 años, cumple hoy 21 y su familia pelea todavía por reabrir el caso

Ithaisa Suárez, madre de Yéremi Vargas: "Es muy duro y estamos agotados, pero nunca perderemos la esperanza"

Ithaisa Suárez junto a una foto de su hijo Yéremi Vargas.
Ithaisa Suárez junto a una foto de su hijo Yéremi Vargas.
La familia de Yéremi Vargas no ha perdido la esperanza, su madre Ithaisa Suárez explica a elcierredigital.com que hay muchos indicios para reabrir el caso de esta desaparición ocurrida hace 13 años. El único sospechoso para la Guardia Civil, Juan Antonio Ojeda, "el Rubio", está ya en libertad tras cumplir condena por el abuso sexual de otro niño. La familia de Yéremi intenta ahora reabrir el caso con la ayuda del letrado Marcos García Montes, que ha reunido pruebas.

Yéremi Vargas cumple hoy 21 años. Su madre, Ithaisa Suárez no ha cambiado absolutamente nada de su habitación. Sigue tal y como la dejó aquella mañana del 10 de marzo de 2007 cuando tomó su cubito y su pala de plástico y se fue a jugar al solar de al lado de su casa. La cama supletoria para su hermano Eydan continúa debajo de la otra cama, esperando a que Eydan creciese. Ahora tiene 14 años y no deja de preguntar por su hermano desaparecido a su madre, aunque nadie duerme ya en aquella habitación.

El pasado día 15 los abogados de la familia, encabezado por Marcos García Montes, presentaban públicamente las pruebas sobre las que apoyarán la petición de la reapertura judicial del caso: Un testigo que no fue tenido en cuenta entonces y la declaración de un compañero de celda de Juan Antonio Ojeda, "el Rubio", entre otras pruebas. Ithaisa habla ahora para elcierredigital.com sobre la posible reapertura del caso.

- ¿Tienen esperanzas?

- Es lo único que hemos tenido desde hace 13 años, la esperanza de que podamos llegar al final, tener respuestas y que nos dejen buscarlas.

- No han tenido mucha suerte con la instrucción judicial, que fue cerrada por el juez.

- Sí, creemos que en falso y por eso pedimos ahora que otro juez lleve la instrucción.

Ithaisa y su abogado Marcos García Montes.

- "El Rubio" dijo algo en la cárcel que no podía saber nadie, ¿verdad?

- Si le dijo a un compañero de celda en Málaga que "el niño se puso azul" y que se "le fue de las manos". Yéremi tenía una cianosis que le había tenido en urgencias unos días antes. El niño se ponía de color azul cuando tenía estrés, llegaba la calima o inhalaba humo, eso le producía broncoespasmos y ni siquiera en la familia todo el mundo lo sabía. Sabían que era alérgico y tenía problemas pero no que podía ponerse de color azulado.

- Con este preso tuvo problemas, ¿verdad?

- Sí, cuando supo que el preso lo había contado en el juzgado se pegaron porque "el Rubio" se puso hecho un fiera. Cuando se lo contaba le dijo la frase "pero que esto no salga de aquí, maestro", que es una expresión que el utiliza bastante.

- Pero sin duda, llama la atención del que entonces era un niño que recordaba haber visto un coche.

- Sí, es un vecino de aquí, que tenía 12 años y bajó a la freiduría de pollos a por un encargo que habían hecho, solo tenía que recogerlos. Cuando entraba en el local vio un coche blanco entrando en el solar y cuando salía con los pollos vio el mismo coche y le llamó la atención porque salía muy despacito como si tuviese algún problema, pero le llamó la atención que tenía una palmera. La Guardia Civil le enseñó el dibujo de una palmera en el coche de "el Rubio" y sin dudarlo lo reconoció, aunque él decía que el coche era un Opel y resultó ser un Renault.

- Un error que el juez no pasó por alto.

- No, dijo que el testigo estaba contaminado por la televisión, pero ahora podemos demostrar que cuando ese dato se ofreció en televisión el chaval no lo vio y que 13 años más tarde sigue teniendo claro ese recuerdo. También dice que los cristales estaban muy sucios y que no pudo ver dentro a nadie y no tomó la matrícula.

    Yéremi Vargas tenía siete años.

- ¿Puede seguir la Guardia Civil haciendo algo?

- Si judicialmente no se reabre, no pueden trabajar, ellos ya han hecho lo que pudieron en su día.

- Por eso quieren que el anterior juez instructor de San Bartolomé de Tirajana se inhiba del caso.

- Sí, queremos llegar hasta el final. Para nosotros es muy duro, estamos cansados, psicológicamente agotados y esto nos va matando poco a poco, pero nunca perdimos la esperanza. Ahora "el Rubio" está libre y la gente me anda diciendo donde se lo encuentran por Gran Canaria... eso es muy duro, pero estoy segura de que antes o después llegaremos a la verdad.

COMPARTIR: