23 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL ACUSADO DECIDIÓ ACOGERSE A SU LEGÍTIMO DERECHO DE GURDAR SILENCIO, AUNQUE EL ABOGADO DE LA VÍCTIMA SEÑALA: "POCO TIENE QUE DECIR, ESTÁ TODO CLARO"

Caso violación Igualada: "Siempre mantuvimos que se trataba también de un asesinato en grado de tentativa"

Exclusiva Juzgados de Igualada.
Juzgados de Igualada.
Una joven de 16 años era brutalmente violada en noviembre de 2016 a la salida de la discoteca Epic en Igualada, Barcelona. El caso actualmente se encuentra en los trámites procesales a la espera de que se date la vista. Elcierredigital.com ha tenido acceso al último auto en el que se desarrollan los motivos que involucran directamente al acusado, entre los que se encuentra el hecho de que su localización GPS le sitúe en el lugar de los hechos.

En la madrugada del 1 de noviembre de 2021 una joven de 16 años sufría una brutal violación en Igualada (Barcelona) cerca de la discoteca Epic. Su agresor, un varón boliviano de 20 años,  fue detenido a finales de abril de 2022, cada vez está más cerca el comienzo de la vista. El 20 julio se llevó a cabo el último trámite procesal por el cual el investigado tenía la oportunidad de declarar para narrar lo sucedido. Sin embargo, se acogió a su legítimo derecho de guardar silencio

El abogado de la víctima, Jorge Albertini, señala a elcierredigital.com que “este hecho es relevante y lógico teniendo en cuenta la batería de elementos probatorios que tiene en su contra”. Según el auto al que ha tenido acceso elcierredigital.com el primero de estos elementos es el hecho de que en la entrada y registro en su vivienda se encontraron las mismas prendas que el llevaba el día de la agresión sexual. La ropa del investigado fue sometida a un examen dio positivo en los perfiles genéticos de la víctima. 

El segundo elemento es que por una causa fortuita ocurrió un incidente de unos jóvenes golpeando un vehículo, posteriormente se accedió a las cámaras y se vio al investigado pasar por las calles aledañas al lugar de los hechos. El tercer elemento es que la localización GPS del móvil del agresor le sitúa en el mismo lugar en el que ocurrieron los hechos. 

"Es una agresión sexual y un asesinato en grado de tentativa"


“Por todo lo expuesto en el auto la versión que pueda dar el acusado sirve de poco, cuando existen elementos de corroboración objetiva que acreditan plenamente la culpabilidad de este individuo. En todo momento tuve la teoría acusatoria de que estábamos ante una agresión sexual y ante un asesinato en grado de tentativa. Esto se debe a la agresión y los golpes fueron extremadamente crueles, donde el acusado se ensañó de manera inhumana con la víctima, por lo que los actos del acusado no solo estaban orientados a la agresión sexual solamente, por suerte el fiscal me hizo caso” añade el abogado defensor de la víctima. 

Detención del presunto agresor. 

“De no ser por que un transportista encontró fortuitamente a la menor esta joven hubiese fallecido ya que quedó gravemente herida, desnuda y a una temperatura exterior de cero grados. Por lo que desde mi teoría acusatoria no se trata solo de una agresión sexual, ya que para la mismo necesitas violencia, pero no en un grado tan extremo. Estamos en un marco punitivo que se desarrolla entre los 20 y 30 años de prisión, pero si este hecho hubiese ocurrido con la menor con menos de 16 años hablaríamos de una prisión permanente revisable”, concluye el abogado de la joven agredida.  

Los momentos previos al suceso


La víctima fue violada después de salir de la discoteca Epic. Brian se encontraba en las cercanías del recinto con unos amigos. Uno de ellos también ha declarado que esa noche “recuerda que Brian iba bebido” y que “todos bebieron más o menos mucho”. No mostró seguridad sobre si el presunto agresor tomó marihuana aquella noche, pero sí que hubo una discusión tras la cual Brian abandona la discoteca “alterado y muy bebido. Su actitud no era la normal de cuando va por la calle”.

Otra de las declaraciones de vital importancia para el caso ha sido la del transportista, que ha afirmado que ese día, el 1 de noviembre de 2021, “era festivo y tenía que ir por la mañana a sacar el material”. Concretamente, lo hizo por la parte de atrás de la nave donde trabajaba, “por un callejón que no se suele transitar, y le pareció ver un maniquí en el suelo, en el callejón”.

El testigo afirmó que “llamó al 112 y luego se acercó a la chica”. “Cuando llegó, la niña estaba desnuda de cintura para abajo y el top estaba como roto. Estaba en posición fetal del lado derecho y temblando. La tapó con su chaqueta. Tenía sangre en la oreja derecha y había dos charcos de sangre”, expuso. Relató, además, que la menor estaba consciente en ese momento, ya que respondió “no, no, no” cuando le comunicó que había llamado a una ambulancia. Según su declaración, “los servicios sanitarios tardaron unos 13 minutos” en llegar.

Declaración de la menor y  pasos judiciales

Según la documentación del caso a la que ha tenido acceso elcierredigital.com, se han localizado “restos de sangre de la agredida en la chaqueta que portaba Brian la noche de la agresión. En concreto, se han localizado hasta 12 muestras de sangre de la menor en dicha prenda de abrigo”. Debido a esto, “a criterio de esta instrucción, este hallazgo, añadido a los indicios ya obtenidos hasta este momento, objetiva y evidencia de manera definitiva e inequívoca la presunta autoría del investigado en la agresión a la menor”, explica el escrito. Razón por la cual la defensa insiste en el encarcelamiento del presunto agresor.

Discoteca Epic.

En abril de 2022, elcierredigital.com se ponía en contacto con el abogado de la víctima, Jorge Albertini, que comunicaba que la menor estaba “mal. Remover todo esto ha sido muy incómodo porque claro, hay un tratamiento psicológico. Pero también es cierto que el que esta persona haya sido encontrada y detenida, que esté fuera de circulación digamos, te tranquiliza y te calma. Pero es volver a remover todo. Y es muy complicado”. Una situación que podría complicarse para la agredida en el caso de que el presunto culpable saliera en libertad.

La menor declaró el 31 de mayo de 2022 de forma remota y durante quince minutos. En su comparecencia afirmó tener diez días en blanco desde que sucedió la agresión. También informó sobre sus secuelas, entre las que se encontraban el insomnio y dolores de cabeza fuertes.

Los hechos, captados por las cámaras de seguridad


La menor quedó abandonada en el suelo, inconsciente, en un lugar inhóspito y frío, sin tránsito de personas… de no haber sido asistida con celeridad y prontitud, el resultado no hubiera sido otro que su muerte”. Así termina el relato de lo que ocurrió aquella noche, según aseveraba el titular del Juzgado número cuatro de Igualada. Una escena terrorífica que grabaron las cámaras de 11 establecimientos y pusieron a los investigadores en el camino para detener al brutal agresor.

Brian Raimundo deambulaba esa noche por las cercanías de la discoteca. Las cámaras ya le captaron a las 6:13 de la madrugada siguiendo a la menor. La niña había recorrido tan solo unos cientos de metros desde la puerta de la discoteca Epic, donde se despidió de sus amigas, y el presunto violador ya la seguía, manteniendo la distancia para no levantar sospechas.

A esa hora, sólo 47 segundos separaban a la víctima del violador. Y así, en un recorrido de unos cientos de metros más, mientras la menor va atravesando el polígono, las cámaras de más empresas de la zona registran el paso de la joven y del depredador siguiéndola cada vez más cerca hasta la calle Países Bajos, donde tuvo lugar la agresión.

Desde las 06:16 horas de la madrugada hasta las 6:40, nadie entra ni sale de la calle. Allí Brian agredió a la menor durante más de 20 minutos, golpeándola con un palo o barra de hierro en la cabeza y agrediéndola sexualmente. Pasadas las 6:40 las cámaras registran a Brian saliendo de la calle para volver al centro de Igualada. En las imágenes se aprecia que lleva en las manos todas las prendas de la víctima. Además, las cámaras consiguieron captar la vestimenta y, en última instancia, la cara del presunto agresor cuando este se bajó la capucha.

El análisis de los posicionamientos de su teléfono móvil esa madrugada y el registro de su domicilio confirmaron las imágenes captadas por las cámaras de seguridad. El presunto agresor finalmente fue detenido.

COMPARTIR: