19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL EMPRESARI0, AL QUE HAN INTERPUESTO UNA JURA DE CUENTAS, ASEGURA QUE "EN TODO MOMENTO ESTUVE AL CORRIENTE DE PAGO CON EL DESPACHO QUE ME REPRESENTÓ"

Antonio Sainz se rebela contra el juicio del anillo de pedida a María Porto: "No soy un mal pagador"

Exclusiva / María Porto y Antonio Sainz.
/ María Porto y Antonio Sainz.
Cuando Antonio Sainz le pidió matrimonio a María Porto, exmujer de Francisco Álvarez-Cascos, en septiembre de 2020, le regaló un anillo de pedida. Finalmente no se casaron y Porto no le devolvió el anillo, motivo por el que Sainz decidió emprender una lucha judicial que terminó perdiendo. Tras concluir el juicio, salió a la luz que Sainz "no había pagado al despacho que le defendió y por ello elaboraron una jura de cuentas". Sin embargo, Sainz asegura ahora que "yo no soy un mal pagador".

El pasado 12 de diciembre tenía lugar en el Juzgado de Primera Instancia nº13 de Madrid el juicio entre María Porto, exmujer de Francisco Álvarez-Cascos, y el empresario Antonio Sainz por el anillo de compromiso de 45.000 euros que este le regaló en septiembre de 2020. Finalmente se desestimó la demanda, eximiendo a María Porto de tener que devolver la sortija.

Según narraron fuentes cercanas al caso a elcierredigital.com, Antonio Sainz “tiene fama de mal pagador y no ha pagado a sus abogados defensores”. Como consecuencia, la defensa de Sainz elaboró una demanda de jura de cuentas al no estar al corriente de pago. Sin embargo, ante estas acusaciones Antonio Sainz ha contactado con elcierredigital.com para dar su versión sobre lo ocurrido y los presuntos impagos a su defensa. Además, ha aportado las correspondientes facturas y los justificantes de pago.

Antonio Sainz.

El empresario afirma que “hay muchas cosas que se han dicho que están muy alejadas de la realidad. En unos honorarios hay contratos, correos electrónicos, transferencias y pagos, y yo los tengo para demostrar que es incierto que no haya pagado al despacho que me defendió. El día del juicio, de más de 8.000 euros más IVA, que normalmente es el doble de los honorarios normales, quedaban pendientes 329 euros. Me parece muy exagerado y desproporcionado. Además, a mí no me ha llegado todavía ninguna demanda de jura de cuentas y si la hacen tendrá que ser de 329 euros”. 

“Primero me cobraron por negociar con la abogada de María Porto, algo en lo que no hubo éxito. Lo normal es que cuando un abogado te hace una gestión y no prospera, descuente lo que ha cobrado por esta gestión, pero eso tampoco lo hicieron, y lo he tenido que pagar religiosamente. Cabe recalcar que la mayor parte de los abogados cobran después de los juicios y no por adelantado porque para eso están las costas”, añade Antonio Sainz.

Resumen de pagos y facturas proporcionado por Antonio Sainz.

Sainz continúa explicando que, tras recibir una factura, desde el despacho le mandaron un correo donde se comunicaba que “si no se pagaba la factura de forma inmediata renunciarían a mi defensa. Es una forma muy fea de comunicarse con los clientes. Luego se sacaron de la manga una factura de unos mil euros por gestiones con la prensa, con la que no estoy para nada de acuerdo. Yo ni he cobrado a los medios ni he pretendido cobrar nunca por este asunto. En ningún momento busqué difusión para el caso porque no me interesaba. Además, esta factura de 1.000 euros trataron de cobrármela sin avisar y modificando la factura previa”.

El recurso de apelación y los supuestos intereses de Sainz 

Desde el despacho que defendió a Sainz señalaron que el empresario les había requerido para que presentaran apelación a la sentencia, pero que mientras que “no se pusiese al corriente de pago con nosotros no vamos a llevarle el caso”. 

El empresario explica que “cuando llegó la sentencia, me llamó la persona que me representó del despacho, que es una persona razonable, y me pasó un presupuesto. La forma en la que se me habló desde el despacho fue tan absolutamente intolerable que yo decidí no apelar con ellos. Mostraron gran falta de confianza en mí y por ello estoy muy contento de no haber apelado con ellos. Además, también decidí cerrar capítulo y olvidar el tema del anillo”.

/ María Porto luciendo el anillo de compromiso.

María Porto luciendo el anillo de compromiso.

“Lo que pasa es que este despacho se cabreó cuando decidí que no iba a hacer una apelación con ellos por varios motivos. Uno de ellos es el tipo de relación que tienen con sus clientes, porque yo con ellos me he portado muy bien y no he recibido el mismo trato. No he estado cómodo con el enfoque que han hecho desde el despacho que me defendió. Si no se hubiesen puesto de esta manera, los 329 euros los habría pagado ya, pero han sido muy injustos conmigo. Lo que no puedes hacer es tratar mal a la gente”, observa Sainz. 

Las fuentes consultadas por elcierredigital.com señalaron que “Sainz se pudo estar aprovechando de María Porto. Antonio Sainz le pidió matrimonio a María Porto por intereses propios y para conseguir contactos. Ella se dio cuenta y decidió no continuar con esta persona”.

Ante estas afirmaciones Sainz concluye que “no necesitaba a María Porto para conseguir nada porque tengo mis propios medios y sé conseguir las cosas por mis propios medios. Realmente me enamoré de ella, aunque pueda parecer que fuese todo muy precipitado. Además, yo le devolví todo lo que me regaló porque no lo necesitaba para nada. No tengo necesidad alguna ni de contactos ni de intereses propios”. 

COMPARTIR: