17 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Miguel Ángel Castillo Hernández fue el profesional médico que firmó el examen postmortem de Cristina Ortiz Rodríguez en noviembre de 2016

El extraño informe oficial de la autopsia de La Veneno: "No se aprecia en todo el cuerpo ni una sola contusión"

Exclusiva Cristina, La Veneno.
Cristina, La Veneno.
El forense oficial que realizó la autopsia al cadáver de Cristina Ortiz Rodríguez, La Veneno, mediatizó toda la causa al sostener que la muerte de la vedette se produjo de manera accidental por una caída en su cuarto de baño y las posteriores complicaciones. El informe da por bueno la versión de los sanitarios de SUMMA que sostenían que La Veneno se había caído en el baño de su casa, a pesar de que ellos la encontraron sobre un sofá de su salón. Nadie se hizo más preguntas y el Juzgado tampoco.

La autopsia oficial realizada a Cristina Ortiz, La Veneno, por el forense Miguel Ángel Castillo Hernández, el 16 de noviembre de 2016 para el Juzgado de Instrucción número 18 de Madrid.

El informe comienza diciendo que "se trata de una persona transexual, de 52 años, que es trasladado por el Summa el pasado 6 de noviembre a dicho centro hospitalario tras sufrir "aparente intoxicación voluntaria con benzodiacepinas y alcohol, acaeciendo posteriormente TCE por caída en baño e su domicilio (según consta en parte facultativo)".

Este documento también recoge los antecedentes médicos de La Veneno: "uso de drogas de abuso, VIH positivo, trastorno de adaptación con varios intentos autolíticos, antecedentes quirúrgicos de plastias estéticas y hernias discal y umbilical. Tratamientos habituales: seroquet y tranxilium". Luego pasa a relatar extensamente el tratamiento recibido en el hospital, hasta que  en el segundo folio del documento el forense dice que "en la madrugada del 8 de noviembre comienza con hipoxemia y deterioro hemodinámico progresivo (...)". 

Placa en memoria de La Veneno en el Parque del Oeste.

El final de Cristina Ortiz Rodríguez queda reflejado en un frío lenguaje médico forense: "A pesar de la optimización del tratamiento del shock séptico, evoluciona a un shock refractario con acidosis metabólica en franca insuficiencia respiratoria, incurriendo finalmente en un fallo multiorgánico refractario con un éxitus a las 9.00 horas del 9 de noviembre de 2016".

La Veneno fue entonces trasladada al Instituto Anatómico Forense (IAF) de Madrid donde se apreció que "son muy evidentes las livideces cadavéricas distribuidas por toda la economía del sujeto fundamentalmente en extremidades inferiores y partes acras (...). No se aprecia en todo el cuerpo ni una sola contusión, a excepción de una herida (que se suturó en quirófano) en región supraciliar derecha o frontal derecha y producida por caída" y aquí hay una clara diferencia con el informe emitido por Frontela y publicado por elcierredigital.com cuando escribe que "no existen lesiones de lucha y/o defensa en extremidades", en contra de la tesis mantenida por Frontela de que La Veneno tenía lesiones en los dedos de la mano derecha de defensa.

El Instituto Anatómico Forense de Madrid.

Las conclusiones médico legales que hace el forense oficial son cuatro: "Se trata de una muerte acontecida por un fracaso visceral multiorgásmico con septicemia y hemorragia meningo-encefálica".  La segunda conclusión, contraria a las tesis defendidas por Frontela, explica que "no existen lesiones ni de lucha y/o defensa en el cuerpo ni de otra índole en toda la economía del sujeto que puedan hacer pensar una etiología violenta y/o criminal". Esta conclusión del informe oficial es uno de lo argumentos esgrimidos por los diferentes juzgados para archivar la causa de La Veneno.

El informe también explica la causa del escándaloso golpe que presentaba Cristina Ortiz en la cara, sobre el ojo derecho, para escribir en su conclusión tercera: "la herida en frontal derecho y/o supraciliar fue originada por caída del sujeto, lo cual motivó la hemorragia meningoencefálica post-traumática desencadenante de todo el resto del cuadro clínico y el óbito del mismo".

Además, la cuarta conclusión exculpa de cualquier mala praxis a los médicos de la Paz que trataron a La Veneno: "todo el tratamiento tanto clínico como quirúrgico, en suma, se puede decir suprafacultativo realizado para salvar la vida del sujeto, fue el correcto y necesario en estos casos".

 
COMPARTIR: