24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El dictamen sobre el cadáver de la vedette Cristina Ortiz se realizó en octubre de 2018 por el doctor Luis Frontela y no se logró reabrir la causa

Un informe forense afirma que La Veneno falleció violentamente y que "de ninguna manera su muerte fue accidental"

Exclusiva Cristina Ortiz, la Veneno, en el informe de Frontela.
Cristina Ortiz, la Veneno, en el informe de Frontela.
La frase no deja lugar a interpretaciones: "De todo lo cual se deduce que se ejerció una violencia sobre el cuerpo de Cristina Ortiz Rodríguez, La Veneno, que le produjo la muerte, y que de ninguna manera fue accidental". Un dictamen realizado el 23 de octubre de 2018, firmado por el prestigioso forense Luis Frontela Carreras, especialista en Medicina Legal y Forense de la Universidad de Sevilla. Así lo recoge en su informe y afirma que la muerte de la televisiva vedette fue de causa violenta.

La Veneno era su nombre de guerra, pero se llamaba Cristina Ortiz Rodríguez. Era una  famosa transexual de la televisión de finales de la década de los 90 y falleció el 9 de noviembre de 2016, a los 52 años de edad, supuestamente de manera "accidental".

Una llamada realizada al Summa, servicio madrileño de Salud, el día 6 de noviembre de aquel año por una vecina  alertaba de que La Veneno estaba en el cuarto de baño de su casa, accidentada, en la madrileña calle Tablada 12 de Madrid. Cuando los sanitarios del Summa llegaron se encontraron a la Veneno en un charco de sangre, en el suelo del cuarto de baño de su casa.

Cristina Ortiz, la Veneno, en su momento de mayor esplendor.

El día antes, el 5 de noviembre a las 2.50 de la madrugada la propia Cristina Ortiz Rodríguez había llamado al 061 en cuatro ocasiones para comunicar que estaba siendo amenazada por su expareja. Cuando la Policía se personó en el lugar ella misma no abrió la puerta y dijo a los agentes que fueron allí que ella "no había llamado a nadie" y que "no quería a la policía allí". Falleció el 9 de noviembre en el hospital madrileño de La Paz, según el parte oficial por un traumatismo craneoencefálico severo tras no superar un coma inducido.

El nuevo informe forense habla de heridas defensivas en los dedos de la mano.

Sin embargo, su familia nunca creyó en la versión de la muerte accidental y su hermana María José pidió que se hiciese un informe forense de parte. El dictamen fue elaborado por el prestigioso Luis Frontela, con carácter de urgencia a petición de María José Ortiz, y se usó tanto  el informe oficial como las fotografías aportadas de la fallecida por la propia familia y realizadas en el hospital.

Así lo cuenta el informe forense

Según narra el doctor Frontela en ese documento: "el informe médico forense de autopsia (oficial, de fecha 16 de noviembre de 2016, informa de la existencia en la TAC craneal de hematomas subdurales (se mencionan en plural, sin indicar su número, localizaciones, tamaños ni características).

El doctor afirma que "nos llama la atención que en la conclusión dos se indique "no existen lesiones ni de lucha y/o defensa en el cuerpo ni de otra índole en toda la economía del sujeto que puedan hacer pensar en una etiología violenta y/o criminal". Es decir, que la muerte en la versión oficial fue "accidental".

Esta última conclusión del informe oficial es la que siempre ha provocado que el Juzgado de Instrucción número 53 de Madrid se haya negado a reabrir la causa argumentando que la muerte de la Veneno fue, por tanto, accidental, debida a una caída en el baño, tras la ingesta de numerosos fármacos. Todo a pesar de los numerosos recursos interpuestos por su hermana María José Ortiz, la única que ha batallado todos estos años para llegar a la verdad.

Según el  doctor Frontela, las heridas sufridas no fueron accidentales.

Sin embargo, según el dictamen de Luis Frontela, aportado al juzgado e incorporado al sumario y que ofrece elcierredigital.com en exclusiva, "esta afirmación es muy extraña teniendo en cuenta que a lo largo del informe médico forense no se mencionan lesiones que tenía la fallecida, que mostraban una acción de defensa de la víctima; por ejemplo se observan hematomas en el dorso de los dedos índice y corazón de la mano izquierda (figura 1)" y añade que "estos hematomas no tienen aspecto de corresponder al apoyo de la mano en el suelo, a consecuencia de una caída, sino a que un  objeto obtuso golpeó esos dedos cuando la víctima trato de defenderse interponiendo la mano, por ejemplo, entre su cabeza y el objeto causal de la violencia".

El dictamen explica sobre los hematomas en las manos que "aunque ésta es una lesión que tiene un gran significado médicolegal ni se menciona por el médico forense, como tampoco la esquimosis que es evidente en el lado derecho del labio inferior, en la mejilla derecha y en las extremidades inferiores (figuras números 2 y 3)" y concluye que "de todo lo cual se deduce que se ejerció una violencia sobre el cuerpo de Cristina Ortiz Rodríguez, que le produjo la muerte, y que  de ninguna manera fue accidental".

El escrito advierte que "se emite este informe con carácter de urgencia porque es perentorio solicitar que no se destruyan ninguna de las muestras tomadas del cadáver de Cristina Ortiz Rodríguez y que se nos faciliten toda clase de documentación, fotografías y muestras tomadas del cadáver, que aún se conserven, para poder realizar el informe definitivo, que sería efectuado conjuntamente con el profesor Dr. D. Carlos Perezagua  Clamagirand".

Este informe fue inmediatamente aportado al juzgado por las representación legal de María José Ortiz, hermana de Cristina, personada en la causa, pero también fue desestimado por el juzgado por causas desconocidas al igual que la práctica de otras diligencias.

Nada más ocurrir los hechos, sus hermanos Francisco, Trinidad, Patricia y María José denunciaron los hechos en la comisaría madrileña de Tetuán. Fue el 6 de noviembre de de 2016 a las nueve y media de la noche. La Policía interrogó entonces a vecinos, a sanitarios y al que entonces era la supuesta pareja sentimental de la vedette, Alin Bogdan Calin. Pero no se imputó a nadie. Gran parte de la culpa de que la investigación no prosperarse la tuvo el redactado final del informe oficial que, fechado el 16 de noviembre de 2016, declaraba que la muerte fue "accidental".

Cristina Ortiz, la Veneno, convertida en estrella de la telvisión.

 Cristina Ortiz, más conocida como "la Veneno" saltó a la fama después de comenzar a trabajar en la televisión de la mano de Pepe Navarro, en 1996. El presentador realizaba un reportaje sobre travestís cuando la descubrió y la invitó a su programa Esta noche cruzamos el Mississippi, en Telecinco. Inclusó grabó dos canciones y se hizo famosa actuando por diversas localidades españolas.

Su hermana María Josefa lleva años peleando por descubrir la verdad de lo que ocurrió aquella fatídica noche de noviembre de 2016 y ha contratado los servicios de un despacho jurídico para saber si legalmente la muerte de la Veneno puede ser investigada como se merece. En los próximos días elcierredigital.com publicará las actuaciones que llevó a cabo el Juzgado para decidir archivar la causa sin llevar a cabo todas las investigaciones que reclamó la familia.

COMPARTIR: