25 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las declaraciones del británico fueron ambiguas y contradictorias ante los investigadores, pero su delito prescribió a los tres años

Así es Robert Graham, el amigo de Tony King que se fugó tras el caso Rocío Wanninkhof a Egipto

El Cierre Digital en Robert Graham.
Robert Graham. / Presunto culpable de encubrimiento del asesinato de Rocío Wanninkhof.
Robert Graham, junto a Tony King y Dolores Vázquez, fue uno de los investigados como presunto asesino de Rocío Wanninkhof. Aunque el crimen tuvo lugar en 1999, no fue hasta 2003 cuando, después del asesinato de Sonia Carabantes, se puso el foco en Tony King y, después, en Graham. Sin embargo, el delito del británico, por encubrimiento, “prescribió a los tres años” y se marchó a Egipto de inmediato, según confirma el abogado Marcos García-Montes.

Rocío Wanninkhof desapareció el 9 de octubre de 1999. Su cuerpo, encontrado casi un mes después, indicaba que había sido agredida brutalmente, pero encontrar al autor del asesinato no fue sencillo. Las primeras pesquisas apuntaron a Dolores Vázquez, expareja de la madre de Rocío, pero con la muerte cuatro años más tarde de Sonia Carabantes en circunstancias similares, se halló a otro posible culpable: Tony King. Un nombre al que pronto se le unió el de Robert Graham. Sin embargo, el caso de Graham “prescribió a los tres años”, según comenta el abogado Marcos García-Montes.

Mientras que la policía encontró a Tony King gracias al ADN hallado en el lugar de ambos crímenes (el de Rocío y el de Sonia), Robert Graham se puso en el foco de la policía por la declaración de su íntimo amigo Tony King. En una primera declaración, King afirmó que fue Graham quien asesinó a Rocío mientras que él solo le ayudó a trasladar el cadáver.

King y Graham se conocieron el mismo año de la muerte de Rocío, unos meses antes (en torno a Semana Santa y verano), por la mujer de King y se hicieron muy amigos mientras bebían después del trabajo en los pubs de la zona. Y a pesar de haberse hecho amigos, King no dudó a la hora de acusarle. A él y a Dolores Vázquez, la primera presunta culpable. “La jefa del grupo es Dolores Vázquez, que es la que ha pagado todo, y Robert Graham es un profesional”, señaló King por aquel entonces. Una versión que distaba de la primera que dio, en la que confesó el crimen, según sus palabras, porque fue “torturado en todo momento”.

El crimen que apuntaba a Robert Graham y su huida a Egipto

Después de que King apuntara a Graham, este tuvo claro qué hacer: huir. Se marchó a Egipto, donde fue encontrado y detenido por su presunta implicación en el caso de Rocío Wanninkhof. Era noviembre de 2003 y un mes más tarde, en diciembre, la jueza instructora del caso dejó al británico en libertad.

Tony King en el juzgado.

Según ha comentado el abogado defensor de la familia Wanninkhof, Marcos García-Montes, “se fue a Egipto inmediatamente, cuando se dictó el auto de prescripción por encubridor del delito a los tres años”. “Es el único país del mundo donde el encubrimiento de un asesinato que normalmente tendría ocho de prisión prescribe a los tres años”, continúa el abogado.

Durante sus declaraciones, Graham dio testimonios contradictorios. Sin embargo, afirmó en todo momento que había sido Tony el culpable. “Tony llegó muy extraño, hablaba de su mujer, de sus problemas, y empezó a decirme que había cogido una chica, que creía que la había matado o dejado inconsciente”. Después de que confesara esto, Graham le habría pedido presuntamente que se marchara y se habría negado a colaborar a esconder el cadáver.

El británico continuó añadiendo detalles a su declaración. King habría llegado a su casa la noche del 9 de octubre (entre las 9:00 y las 11:00) en un Ford Fiesta. Fue ahí cuando le confesó que creía que había matado a Rocío. “No me dijo ningún nombre, pero recuerdo que sí dijo que iba a volver a echar un vistazo o a cubrir el cuerpo”, comentó.

Más adelante, añadió que le pareció escuchar que vio “a la chica cuando iba conduciendo, que le había recogido y la había dejado bien jodida; que había sido muy duro”.

Lagunas y diferentes versiones

El británico nacido en Saldford (Inglaterra) dio más de una versión. Mientras que en la ya mencionada afirmó que no le ayudó, en una declaración anterior afirmó haber visto el cadáver. Además, mencionó vagamente que era probable que, debido al terror que albergaba, hubiese ayudado a Tony a destruir la ropa de Rocío.

A pesar de que Graham se tuvo que someter a una sesión de hipnosis porque declaró que no recordaba “casi nada”, sí que admitió recordar “de forma muy nítida” que no se llegó a montar en el coche de King.

Rocío Wanninkhof.

Otro de los aspectos que Graham aportó en su declaración era el conocimiento de los antecedentes penales de King, que ya había estado previamente en la cárcel en Reino Unido. Según el británico, el propio King se lo confesó.

Un punto también relevante y que indicaba la posible poca fiabilidad de la palabra de Graham llegó cuando le preguntaron por Dolores Vázquez. “Yo no la conozco; no tengo conocimiento de que Tony la conozca. Tengo la sensación de que Tony sí tiene relación con ella, pero es sólo una sensación”, confesó, mostrando cierta ambigüedad.

Las teorías que parecían vincular a todos estos presuntos culpables con la fallecida tenían que ver con los apartamentos Lubina del Sol, en los que, según confesó Graham, habían trabajado tanto Tony King como Dolores Vázquez y la madre de Rocío Wanninkhof.

COMPARTIR: