30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La comunidad científica está dividida entre los que opinan que deben practicarse las necropsias y los que no para evitar contagios indeseados

Julia Fernández, médico forense: "Hay que hacer autopsias para saber cómo afecta el coronavirus a otros órganos"

La doctora Julia Martínez.
La doctora Julia Martínez.
La polémica está en la sociedad: Por una parte los patólogos que no creen tener las condiciones de seguridad ideales para realizar estas autopsias clínicas. Sin embargo, otra parte de los forenses, como José Cabrera y la doctora Julia María Fernández son partidarios de realizar estas pruebas como un paso inevitable si queremos avanzar en el conocimiento de la enfermedad.

La médico forense Julia María Fernández Martínez se muestra partidaria de realizar autopsias clínicas a los fallecidos por coronavirus porque "hay aspectos desconocidos de la enfermedad que solo podemos averiguar mediante autopsias clínicas". Para diferenciar y explicar el problema hay que destacar que existen dos tipos de autopsias, las autopsias forenses que solo se hacen por orden y con autorización judicial y las autopsias clínicas que se hacen en los hospitales con fines de investigación médica.

Hace unos días el psiquiatra forense José Cabrera defendía en un vídeo que se hizo viral en elcierredigital.com la necesidad de realizar estas autopsias. Por contra, la doctora Patricia Alcaraz explicaba también en este diario las causas por las que ella no recomendaría hacer estas pruebas.

Ahora la doctora Fernández se suma a la petición del doctor Cabrera, en una diferencia de opiniones que sin duda resulta enriquecedora para la comunidad científica: "Las autopsias clínicas están prohibidas y solo hacemos las judicializadas, porque nosotros seguimos investigando casos criminales. desde homicidios a suicidios. Es cierto, que las hacemos con mucho más control y si no hay indicios exteriores de criminalidad no se practican o de una manera invasiva mínima".

El problema son cuando surgen las dudas, por ejemplo, una persona que se ha suicidado sin que hubiese presentado síntomas previos y hay que realizar la autopsia por orden judicial, ¿cuál es el protocolo? "En este caso, como sabemos que existe una posibiidad pues extremamos las precauciones, pero nosotros solo buscamos signos de violencia no enfermedades y por tanto usamos el sentido común".

La forense Julia María Fernández.

La doctora Fernández se muestra defensora y partidaria de las autopsias clínicas: "Es imprescindibles hacerlas. En Italia hicieron 50 y no veo por qué en España no pueden hacerse en las mismas condiciones. Tenemos 31 mil sanitarios contagiados por coronavirus según las revistas médicas. Si alguno se hubiese contagiado realizando autopsias clínicas, podrían encontrar vacunas o saber sobre qué órganos actúa el virus porque lo cierto es que no sabemos tanto como creemos".

Las autopsias en Italia demostraron en algunos casos que el virus había afectado al corazón. "Tiene sentido si el corazón está muy sano. El corazón de un deportista grande y fuerte que se ve tocado por el virus puede hipertrofiarse y causar la muerte. El problema es que aquí solo se habla de los pulmones", añade esta médico forense, que a diario se enfrenta a cadáveres cuyas patologías desconoce, "hay riesgo de hepatitis, sida y otras enfermedades infecciosas y por eso lo primero que hacemos es tomar una muestra de sangre y hacer unos test rápido de las enfermedades infecciosas más conocidas para estar preparados", añade.

La doctora Martínez.

En este caso la preparación de los forenses judiciales no deja de ser más que un traje EPI, normalmente un buzo, una mascarilla, dobles guantes y en ocasiones unas gafas "cuando entramos en escenas del crimen muy contaminadas todas las precauciones son pocas, pero tenemos que examinar los cadáveres in situ cuando el juez requiere nuestra presencia", explica Julia Fernández.

Los patólogos se defienden

La Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) ha difundido una nota de prensa explicando por qué no se realizan estas autopsias a víctimas del COVID-19: "En algunas circunstancias (determinadas enfermedades infecciosas y enfermedades por priones), la autopsia clínica se debe realizar en salas de autopsias dotadas de un nivel de Bioseguridad BSL-3 o similar. Como precisaremos más adelante, estas salas de autopsias son inusuales en España, y requieren unas características técnicas especiales, como presión negativa, filtros HEPA, ventilación al exterior con una capacidad de renovación determinada, entre otras.

En el tema de las autopsias, en una fase inicial de esta crisis sanitaria, la SEAP recomendó no realizarlas por los siguientes motivos:

  • Clima de alarma social.
  • Limitación de Equipos de Protección Individual (EPI), siendo razonable que fueran utilizados por el personal que atendía directamente a los pacientes.
  • Riesgo de propagación del virus debido a los procedimientos propios de la autopsia, como la sección de los pulmones y otros órganos, que podía actuar como aerosoles, que propagaran la enfermedad.
  • La práctica ausencia de salas de autopsia con niveles de seguridad BSL-3 o similar.
  • La adscripción, en muchos servicios de Anatomía Patológica, de parte del personal a otras unidades hospitalarias directa o indirectamente relacionadas con el manejo de pacientes COVID-19.

La SEAP impulsó la toma de muestras tisulares en pacientes COVID19 positivos que fallecen (biopsias post-mortem) como un procedimiento alternativo a la autopsia, para conocer las bases de la enfermedad.

En una encuesta realizada a los jefes de servicio de Anatomía Patológica de los hospitales españoles, solamente cinco salas de autopsia reunían las condiciones BSL-3 o similar en el momento del inicio de la crisis sanitaria, y dos de ellas fueron habilitadas como depósitos de cadáveres, porque así se considero necesario.

Se han realizado muy pocas autopsias en el mundo, unas 15 publicadas hasta la semana pasada. Hay un reporte en twitter de 50 autopsias en Italia, que hay que tomar con cierta cautela, porque no corresponde a un trabajo publicado.

La situación en el momento actual es diferente. Es por esto que la junta Directiva de la SEAP ha aprobado plantear la realización de autopsias en las salas de autopsia que reúnen el nivel de bioseguridad BSL-3 o similar, o que requieren de pocas reformas para tener este nivel, siempre que los Directores de estos Hospitales den su aprobación. La previsión es de unos 7 centros. En estos centros se podrían hacer las autopsias que los comités consideren. De hecho, la pasada semana se realizó la primera autopsia en el Hospital Ramon y Cajal de Madrid".

Quisiéramos aprovechar esta desafortunada polémica para destacar el importante papel que hacen los patólogos en el día a día hospitalario. Una labor muy importante, que es poco conocida por la población, y que es crucial para el manejo de pacientes con muchas enfermedades, entre ellas el cáncer. Pensamos que tal vez los patólogos también requieren del reconocimiento de los medios de comunicación que han participado en esta polémica".

COMPARTIR: