22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El médico que realice esta prueba debe estar luego 14 dias aislado a partir de ese momento por el alto riesgo de contagio que padecerá

Algunos forenses a favor de que no se practiquen autopsias a los cuerpos de las víctimas del COVID-19

El Instituto Anatómico Forense de Madrid.
El Instituto Anatómico Forense de Madrid.
La doctora Patricia Alcaraz, médico legal experta en valoración del daño corporal, explica en este artículo los pros y contras de las autopsias clínicas y de los peligros que corren los facultativos que realizarían este tipo de pruebas a cuerpos que llevan una gran carga viral.

La autopsia clínica, a título general, es un procedimiento asistencial de interés científico-técnico cuyo objetivo es, entre otros, estudiar la fisiopatología de las enfermedades y dilucidar la causa última de la muerte.

Sin embargo estamos ante una situación absolutamente excepcional, con un virus caracterizado fundamentalmente por su  extraordinaria capacidad de contagio, razón por lo que realizar una autopsia con estos condicionantes no es una cosa baladí sino una actuación que conlleva un alto riesgo para el facultativo que lo realiza y por extensión, a los familiares con los que vive, junto a la posible diseminación por los conductos de ventilación que hay en las salas de autopsias.

De hecho el forense que realice una autopsia debe estar 14 dias aislado a partir de ese momento por el alto riesgo de contagio que tiene. La carga viral en los fluidos del cadáver es muy alta y por tanto muy contagiosa, debiendo tener además extrema precaución con los aerosoles que se generan en la propia práctica de la autopsia, así como con los gases que puede desprender el cadáver al proceder a la apertura de determinadas cavidades.

El Ministerio de Sanidad ha actualizado el Procedimiento para el Manejo de Cadáveres Covid 19 varias veces, estando ahora mismo decretado que:

- Autopsia de Covid-19:  Se recomienda no realizar por el riesgo biológico de contagio para los ejecutores de la misma y por el riesgo de propagación del virus.

- Autopsias clínicas de pacientes con o sin sintomatología respiratoria e indicación clínica justificada:  Se recomienda realizar Test de PCR para descartar la infección por Covid-19. En caso de PCR  negativa, se recomienda tomar la decisión de manera consensuada con la dirección del centro. Si la autopsia se considera realmente necesaria, de acuerdo a los escasos estudios autópsicos que se están realizando y de acuerdo a la escasa bibliografía en el momento actual, la misma se realizará de forma parcial mediante toma de biopsias de los principales órganos

Después, el cadáver debe introducirse en una bolsa sanitaria estanca biodegradable y de traslado, que reúna las características técnicas sanitarias de resistencia a la presión de los gases en su interior, estanqueidad e impermeabilidad.

No estamos a ciegas

Pero es importante destacar que no estamos “a ciegas”, ya que en Italia, en concreto en el Hospital Policlínico de Milán, se han realizado autopsias a pacientes con Coronavirus, obteniendo conclusiones muy interesantes para entender cómo evoluciona la enfermedad, conclusiones de las que nos beneficiamos también en España y en el mundo entero, teniendo todos un protocolo igual del tratamiento del coronavirus.

El hospital Policlínico de Milán.

Hasta el momento, se han realizado en Italia un total de 50 autopsias, siendo el estudio de casos más amplio a nivel mundial, ya que en China sólo se publicaron resultados de tres autopsias mínimamente invasivas.

De los resultados de dichas autopsias, que nos sirven de referente, se desprende lo siguiente:

- Macroscópicamente, o a simple vista, los pulmones aparecen manchados con áreas hiperémicas o hemorrágicas, alternando con áreas rosadas. Histológicamente, o microscópicamente, algunas áreas aparecen severamente enfisematosas, con vasos sanguíneos enormemente dilatados.

- En muchas casos, el daño alveolar pulmonar difuso (DAD) es evidente, con descamación de neumocitos, formación de membranas hialinas y un exudado fibrótico. Aparece también un síndrome de alto flujo, con hepatomegalia y vasos porta dilatados con trombosis difusa en todos los niveles.

- El corazón parece agrandado, con un hidropericardio y una marcada hipertrofia ventricular izquierda.

 - También se han observado trombos que obstruyen casi por completo la vena cava superior y la aurícula derecha. A menudo se ha objetivado el ascenso del diafragma, lo que indica que en cierto punto los pulmones no se expanden, asociado con la hepatomegalia o crecimiento del hígado.

 - Asimismo, en la sangre de los pacientes con infección por Covid-19 hay un número muy alto de células endoteliales (expresión del daño endotelial causado directamente por el virus) y que estas células desencadenan una tormenta de citoquinas que recluta principalmente macrófagos”. También es por esta razón que altas dosis de cortisona pueden funcionar, pese a que se trate de una infección vírica curiosamente.

Caso Ébola

En el caso del ébola, debemos recordar que el cadáver de Miguel Pajares fue incinerado sin practicarle la autopsia tras fallecer por ébola en el Hospital Carlos III de Madrid, en 2014, ya que, al igual que ahora, el protocolo prohibía realizar la autopsia por la elevada carga viral de los fluidos.

El protocolo del manejo post mórtem de un cuerpo infectado por ébola, o con solo la mera sospecha de haberse contagiado con este virus, prohíbe la autopsia por "la alta carga viral de los fluidos corporales". Lo mismo que ocurre ahora.

Si en ninguna parte del mundo se están haciendo autopsias, excepto en Italia, es descabellado pensar que hay una extraña conspiración en España, o que no se hacen para ocultar una cifra de mortalidad en perjuicio de la supervivencia.

No se hacen porque así lo establece Sanidad, precisamente en aras de lograr una mayor supervivencia evitando riesgos conocidos para los propios forenses, disponiendo como disponemos de la información de las autopsias de Italia.

COMPARTIR: