25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ROSA PERAL, CONDENADA A 25 AÑOS DE PRISIÓN POR MATAR A PEDRO RODRÍGUEZ, HA SOLICITADO A NETFLIX QUE PARALICE SU PRODUCCIÓN A DÍAS DE SU ESTRENO

Crimen de la Guardia Urbana: Así planearon dos amantes el asesinato de un agente, ahora retratado en una serie

El Cierre Digital en Rosa Peral y Albert López.
Rosa Peral y Albert López.
Rosa Peral y Albert López planearon en 2017 el asesinato de su compañero Pedro Rodríguez, que era pareja de Rosa en el momento en que fue asesinado. Albert era una expareja de Rosa con quién estaba retomando la relación. En escena también se encontraba Rubén, que tenía dos hijas con Rosa. Ella mantenía una relación con los tres y planeó el asesinato de Pedro para acusar de ello a Rubén. Ahora Netflix estrena una serie sobre el caso, de la que Rosa Peral se ha mostrado contraria.

El crimen de la Guardia Urbana cometido por Rosa Peral y Albert López en 2017 conmocionó a la sociedad catalana y llenó muchas portadas de diversos periódicos nacionales. Este asesinato a un agente de la Guardia Urbana de Barcelona perpetrado por otros dos agentes, Rosa y Albert, fue objeto del true crimen 'Crímenes, de Carles Porta' estrenado en Movistar+ a principios de 2022. 

No obstante Netflix también ha querido hacer su producción de este crimen y estaba previsto que se estrenara una serie de ficción sobre el crimen este 8 de septiembre. Sin embargo, Rosa Peral ha solicitado al juzgado de primera instancia 54 de Barcelona que se paralice el estreno de esta serie porque puede vulnerar su derecho al honor. Tras esta solicitud el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha afirmado que la solicitud de Rosa solicita que se dicten medidas cautelares para paralizar este estreno

Rosa Peral durante el juicio.

El juzgado ha abierto un procedimiento para responder y poder tramitar la parte necesaria antes de contestar la petición. Asimismo, también ha trasladado a la parte actora la solicitud para que corrija errores formales y se pronuncie sobre la competencia del juzgado. En línea con esto, también se ha dado traslado a la Fiscalía para que se pronuncie sobre la competencia.

Cronología del crimen y condena de los dos acusados


La madrugada del 1 al 2 de mayo de 2017 el agente de la Guardia Urbana Pedro Rodríguez fue asesinado, aunque por aquel entonces solo unos pocos sabían que había muerto. Su cadáver fue encontrado un par de días después, en el maletero de un coche quemado por la zona del Pantano de Foix, en Barcelona. Estaba calcinado y tenía las extremidades amputadas.

La noche del 2 al 3 de mayo, los agentes Rosa y Albert se deshicieron del cuerpo de Pedro metiéndolo en el maletero de su coche, un Golf, que quemaron en una zona deshabitada del pantano de Foix. Allí fue encontrado un día después, precisamente cuando arrancó la investigación por parte de los Mossos que acabó en la detención de Rosa y de Albert. Su intento de culpar a una cuarta persona, Rubén, –con el que Rosa tiene dos hijas y del que estaba divorciada– no cuajó. 

Cuando los Mossos d’Esquadra comenzaron a investigar su muerte, surgieron dos nombres: Rosa Peral y Albert López. Ambos eran también agentes de la Guardia Urbana y tenían relación y motivos para asesinar a la víctima. Mientras que Rosa era la pareja en aquel momento del fallecido, Albert era una expareja de Rosa, con quien ella estaba retomando la relación.

Rosa Peral y, a su lado, Albert López, días antes del crimen.

Rosa Peral y su lado Albert López.

Rosa tenía un historial amoroso en el que, además de estos dos hombres, se encontraba su exmarido, Rubén, del que se estaba divorciando y con él tenía dos hijas con custodia compartida. Según explican los hechos probados de la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona en 2020, Rosa había mantenido una relación sentimental con estos tres hombres a la vez durante un tiempo.

Estos hechos fueron determinantes para establecer qué ocurrió aquella noche. Según explicaba la citada sentencia, Albert y Rosa retomaron su relación y empezaron a idear el plan para matar a Pedro. Un plan con el que eliminarían a dos personas que entorpecían la relación entre ambos. Por un lado, el fallecido, que desconfiaba de la fidelidad de la mujer; y por otro su exmarido, Rubén, al que pretendían acusar del crimen.

El plan estaba pensado al detalle. Mataron a la víctima en un momento de vulnerabilidad, mientras dormía,  utilizaron su teléfono —una vez muerto—, para intentar incriminar al exmarido de Rosa y, posteriormente, procedieron a intentar eliminar las pruebas calcinando el cadáver en el maletero del vehículo en el que fue encontrado.

Después de las arduas investigaciones —en las que no se llegó a comprobar la causa de la muerte—, Rosa Peral y Albert López fueron condenados a prisión. Un total de 25 años para ella y 20 para él. Fue superior en el caso de la mujer porque contaba con el agravante de parentesco. Ahora Rosa Peral vuelve a alzar la voz después de su condena para solicitar la paralización de la serie de Netflix sobre el crimen que cometió.

COMPARTIR: