22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El informe de Sanidad fechado a 6 de marzo está firmado por Fernando Simón y ya advertía de la peligrosidad del coronavirus y de su rápida transmisión

Este es el documento clave que servirá para pedir al Gobierno responsabilidades penales

El informe fue elaborado por el CCAES y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios
El informe fue elaborado por el CCAES y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios
El documento informativo, que va firmado por varios miembros del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), entre los que está Fernando Simón, advertía dos días antes del 8-M de la peligrosidad del coronavirus y de la rápida forma en que se transmitía. Además de la manifestación, durante ese fin de semana se llevó a cabo el meeting de VOX en el Palacio de Vista Alegre (Madrid) y se jugaron encuentros de LaLiga Santander, La Liga Smartbank y categorías de otros deportes.

El 6 de marzo un informe técnico elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios advertía ya de la peligrosidad del coronavirus COVID-19 y de la rápida forma en que se transmitía. Según expertos jurídicos consultados por elcierredigital.com, “este documento podría ser la clave para pedir responsabilidades penales al Gobierno por las muertes ocasionadas ante las medidas adoptadas para parar la pandemia”.

España se ha convertido en estos dos últimos meses en el segundo país con más casos de contagio por el COVID-19 con cerca de 230.000 casos, solo superado por Estados Unidos cuya cifra se acerca a los 900.000 contagios. La cifra de fallecidos en España ha ido descendiendo progresivamente hasta llegar a un número inferior de 300 muertes diarias. Aun así, se han superado las 23.000 defunciones en todo el territorio nacional.

El documento alertaba entonces, día 6 de marzo, de que "desde el inicio de la epidemia, se han detectado 95.000 casos, de los cuales más de 17.000 se han identificado fuera de China, y el número de fallecidos a nivel global asciende a más de 3.300". El informe de aleta sanitaria está firmado por 12 especialistas del CCAES y de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Entre ellos destaca el nombre de Fernando Simón Soria, epidemiólogo, director desde 2012 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad y actualmente portavoz del Gobierno de Pedro Sánchez en asuntos médicos y científicos.

El texto, recogido primeramente por el diario El Español, explica su mecanismo de transmisión, similar al de la SARS, la epidemia de síndrome respiratorio agudo grave, presente entre los años 2002 y 2004. En él se dice que "en concreto, el SARS en 2003 ocasionó más de 8.000 casos en 27 países con una letalidad de 10%. [...] Desde 2012 se han notificado 2499 casos de MERS-CoV en 27 países, con una letalidad de 34%".

Documento_Fernando_Simon_1

El documento donde firma Fernando Simón

Definidos los antecedentes y la peligrosidad del Covid-19, el informe técnico explica cómo "el modo en el que pudo transmitirse el virus de la fuente animal a los primeros casos humanos es desconocido", aunque sí detalla la forma en que el virus puede transmitirse entre seres humanos.

"La vía de transmisión entre humanos se considera similar al descrito para otros coronavirus a través de secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras (capaces de transmitirse a distancias de hasta 2 metros) y las manos o los fómites contaminados con estas secreciones seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos", explica.

Actos político-sociales celebrados pese a las advertencias

Pese a las advertencias mostradas en el documento, cientos de miles de personas se echaron a las calles de España el 8 de marzo para festejar el Día Internacional de la Mujer, en el que se reclama una igualdad real de derechos y con el fin de alzar la voz contra la violencia de genero y sus consecuencias.

Sin embargo, este no fue el único acto con tintes políticos y sociales. En el distrito de Carabanchel de Madrid, en concreto en el Palacio de Vista Alegre, la formación de VOX celebró un gran acto público a modo de clausura de su Asamblea General Ordinaria presidido por su líder Santiago Abascal, que luego dio positivo en coronavirus.

Aquellos dos actos presuntamente pudieron haber servido de caldo de cultivo para una posible propagación del coronavirus. De hecho, en las filas del Gobierno tanto Irene Montero, ministra de Igualdad, como Carolina Darias, ministra de Política Territorial y Función Pública, dieron positivo por coronavirus en los días posteriores ,de la misma forma que lo hizo Begoña Gómez, esposa del presidente del Gobierno.

Todas ellas acudieron a la manifestación feminista del 8-M en Madrid, donde se calcula que unas 120.000 personas abarrotaron las calles de la capital. También acudió a la cita Carmen Calvo, que tuvo que ser hospitalizada en la Clínica Rúber Internacional a consecuencia de una infección respiratoria y cuyos resultados al test del Covid-19 dieron positivo después de un primer negativo.

Carmen_Calvo_8m

Carmen Calvo durante el 8-M

Mientras tanto, en el evento de Vista Alegre hubo tres contagios dentro del seno de VOX. El primero de ellos fue el de Javier Ortega-Smith, secretario general del partido de ultraderecha quien presumiblemente habría contagiado no sólo a Santiago Abascal, líder de la formación, sino también a Macarena Olona, portavoz del partido en el Congreso.

Cientos de partidos de fútbol simultáneamente

Pese a los primeros visos de la entrada frenética del coronavirus en España, el fútbol llevó a cabo su jornada de competición ese fin de semana de manera habitual y en todas sus categorías. Tanto LaLiga Santander (Primera División), como LaLiga Smartbank (Segunda División), Segunda División B, Tercera División y categorías inferiores llevaron a cabo sus encuentros. Igual que ocurrió en otros deportes. Pero, el problema reside en que, en esos encuentros deportivos se concentraron miles de aficionados en sus gradas.

Durante aquel mismo fin de semana, y sólo por añadir algunos ejemplos más, el Camp Nou acogió un Barcelona-Real Sociedad de Liga en el que se registró una asistencia de más de 77.000 personas. Y lo mismo podría añadirse de los encuentros Atlético de Madrid-Sevilla y Betis-Real Madrid, cuyas taquillas registraron entradas de más de 60.000 y más de 50.000 espectadores.

Barcelona_-_Real_Sociedad

El Barcelona - Real Sociedad del 8 de marzo albergó a más de 77.000 aficionados 

En aquel momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendaba seguir las previsiones de las autoridades sanitarias nacionales y no daba ninguna global, como sí hizo más adelante. Pero en España ya estaba, desde el 6 de marzo, el informe técnico elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios advertía ya de la peligrosidad del coronavirus COVID-19 y de la rápida forma en que se transmitía. Entre ellos, la firma de Fernando Simón. 

Los test de Interpharma

Además, tras varias semanas negándose a dar información sobre el proceso de compra de los test defectuosos, finalmente el Gobierno ha publicado una nota en la que da a conocer cómo se articuló el contrato. En él se refleja que Sanidad compró a la empresa Interpharma un lote de 650.000 test por un importe total de 17 millones de euros. Interpharma es la parte intermediaria, es decir, el proveedor que a su vez compró las pruebas defectuosas al fabricante chino Bioeasy Biotechnology. La embajada China en España salió al paso y aclaró que Bioeasy Biotechnology no está en la lista de proveedores del gobierno asiático.

Pero lo más grave es que el contrato firmado por el Gobierno con la emperasa InterPharma recoge de entrada que la compra se produce porque "el 30 de enero ya había una alerta de la OMS", dando de nuevo a conocer a la opinión pública que el Gobierno de Pedro Sánchez era conocedor de la situación sanitaria que había en España y de los problemas que conllevaba sin adoptar medidas previas. Otro documento más a añadir por los expertos jurídicos ante la petición de responsabiliades penales contra el Gobierno.

Tuit donde un usuario expone el contrato

Como recogió el 21 de abril el diario La Razón, el Gobierno firmó con Interpharma este contrato el 18 de marzo. De los 17 millones que se comprometió a pagar por este lote, efectuó un pago inicial de casi 7 millones, que correspondía al 35% del total de la cuantía. En la nota de prensa emitida por Sanidad aclaraba que este contrato “quedó anulado al demostrarse que la sensibilidad de los productos era inferior a la deseada y que tras presentarle un requerimiento a la empresa, le fueron devueltos estos 7 millones. El reintegro fue realizado el pasado 17 de abril”, expone el comunicado.

Hasta la noche del 21 de abril no se ha conoció el nombre de la empresa, con sede en Cataluña, pese a que se le preguntó en repetidas ocasiones al Gobierno. “Las donaciones [y ventas] realizadas por el Gobierno de China y otras entidades como el grupo Alibaba no incluyen productos suministrados por Shenzhen Bioeasy Biotechnology”, explicó la delegación diplomática china en Twitter.

El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology, la empresa vendedora de los test fallidos, “no estaba incluida” y advirtió que ellos no tenían constancia del contrato firmado entre el Gobierno y este fabricante. Aun así se adquirieron.

 
COMPARTIR: