19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El excomisario investigado por la 'Operación Tándem' empleó una nueva técnica de dilación para retrasar su vista oral en los tribunales

Villarejo y su as bajo la manga: Idea no sentarse en el banquillo de la Audiencia Nacional

José Manuel Villarejo.
José Manuel Villarejo.
El excomisario Villarejo recusaba este lunes a los miembros del tribunal que le juzgarían por su implicación en la 'Operación Tandem', al considerar nula su "debida imparcialidad". Ante estas técnicas de dilación de la gran vista del policía retirado, la Audiencia Nacional ha tachado su procesamiento como un acto de "mala fe y abuso del derecho". A pesar de sus juegos de cartas, Villarejo recibía este miércoles el rechazo del TSJ de Madrid de su querella contra los fiscales Stampa y Serrano.

Tras casi cuatro años de su arresto y después de pasar más de tres en prisión provisional, el excomisario José Manuel Villarejo intenta retrasar por todos los medios la vista oral que le juzgará, junto a otras 26 personas que le acompañan en el banquillo. El antiguo cargo de la Policía Nacional, acusado de organización criminal, cohecho y blanqueo de capital, tenía previsto su juicio coordinado por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional para el pasado mes de octubre.

Sin embargo, este lunes, su abogado Antonio García Cabrera presentaba un escrito de recusación contra los magistrados que lo enjuician en la Audiencia Nacional –Ángela Murillo, Carmen Paloma González y Fermín Javier Echarri–, que decidieron suspender la sesión durante unas horas a la espera de que el resto de partes se leyeran el documento para poder manifestarse sobre el mismo. Una vez consultado, los tres miembros del tribunal rechazaron la recusación de Villarejo y le reprendieron por su "mala fe y abuso de derecho".

Los expertos en el caso aseguran que el objetivo que perseguía Villarejo con este movimiento procesal era combatir el auto del 9 de diciembre, en el cual el tribunal denegó cuestiones previas manifestadas por el comisario, salvo su propuesta de "interrogar a varios mandos de las fuerzas de seguridad". Sin embargo, este auto solo puede rebatirse en un eventual recurso contra la sentencia que se dicte.

Anteriores técnicas de dilación de Villarejo

El tribunal del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional sienta en el banquillo al antiguo agente de la Policía Nacional, epicentro de la trama de corrupción policial, empresarial y política que mantiene implicados a más de un centenar de imputados. Sin embargo, José Manuel Villarejo –investigado por la 'Operación Tandem'– no se lo está poniendo fácil al tribunal.

Ya el pasado 9 de diciembre, la defensa del acusado exponía otro escrito –al que ha accedido elcierredigital.com– con las cuestiones previas propuestas antes de comenzar con la vista oral. El letrado Antonio García Cabrera recogía puntos tales como "la falta de competencia de este órgano jurisdiccional y el enjuiciamiento conjunto de las citadas piezas" o "la falta de competencia de la Audiencia Nacional", entre otras.

Audiencia Nacional.

Ante estas cuestiones, el Juzgado Central de Instrucción número 6, rechazaba "las cuestiones previas planteadas por las defensas relativas a la falta de competencia de este Tribunal para el presente enjuiciamiento, manteniendo la misma en relación a las tres piezas objeto de enjuiciamiento conjunto, sin acumulación alguna a ninguna otra". Además, el tribunal rechazó "la expulsión de la acusación popular en representación del partido político “Unidas Podemos” de las piezas objeto de enjuiciamiento interesadas por las defensas, manteniéndose su legitimación para permanecer personada en la presente causa".

El TSJM rechaza su querella contra los fiscales

A pesar de los juegos de dilación de Villarejo, no todo fueron buenas noticias para él en estas dos primeras semanas del mes de diciembre. El pasado miércoles, la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid desestimaba la querella presentada por el excomisario contra el exfiscal de la 'Operación Tándem', Ignacio Stampa, y el actual fiscal de la investigación, Miguel Serrano, "ante la total inexistencia de indicios de infracción penal".

El comisario jubilado les atribuía a ambos presuntas "amenazas y coacciones, descubrimiento y revelación de secretos, falsedad documental y prevaricación administrativa". Responsabilizaba a los dos fiscales, además, de "haber querido aceptar inicialmente una denuncia anónima" y de "haber aceptado la denuncia presentada por un agente del CNI" con datos que se habrían "obtenido ilegalmente". En la jornada del rechazo de esta querella interpuesta por Villarejo, el fiscal Serrano y el propio excomisario se enfrentan en la séptima sesión del juicio por las piezas Iron, Land y Pintor, por las que este podría ser condenado a 109 años de prisión.

Villarejo también les acusaba de ordenar su detención y la de otros acusados sin autorización del juez instructor. Y les reprochaba que no persiguieran ni investigaran el origen de presuntas filtraciones que se han hecho a los medios de comunicación sobre el contenido de la 'Operación Tándem'. Por otro lado, señalaba a los fiscales por "haber ocultado y/o eliminado y manipulado pruebas trascendentes bajo el eufemismo de expurgar lo que no era procedente", además de haberle mantenido "un excesivo tiempo en prisión preventiva con la excusa de riesgo de fuga" y de haber fomentado "el saqueo indiscriminado de sus bienes".

En su decisión, los magistrados subrayaron que "las llamadas evidencias" que aporta el exagente "no son tales" y reprocharon que se pretenda trasladar a la Sala "una suerte de investigación" que calificó de "prospectiva". "La Sala aprecia que, en realidad, la querella trata de criminalizar, en buena medida prematuramente, la actuación profesional de dos fiscales respecto de actuaciones penales en curso, sobre extremos pendientes todavía de una decisión final", señalaba el tribunal en el auto. Además, los magistrados que firmaban este escrito indicaron que en otras ocasiones parte de las actuaciones que Villarejo atribuye en su querella tanto a Stampa como a Serrano "no presentan caracteres de delito".

COMPARTIR: