25 de febrero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La residencia del Emérito tiene más de 1.000 metros cuadrados construidos con 2 plantas, 6 dormitorios, 7 cuartos de baño y amplios salones al mar

El refugio paradisíaco del Rey Juan Carlos: La isla de Nurai en Abu Dabi, donde una mansión vale 13 millones de euros

El Rey Juan Carlos I lleva desde el 3 de agosto fuera de España, huyendo de los escándalos económicos y sentimentales que han enturbiado su figura en los últimos años. El Emérito se aloja a todo tren en la isla de Nurai donde una mansión vale 13 millones de euros. La residencia en la que vive el padre de Felipe VI tiene más de 1.000 metros cuadrados construidos, con 2 plantas, 6 dormitorios, 7 cuartos de baño y amplios salones con vistas al mar. Está situada a 15 minutos en barco de Abu Dabi.

Desde que el Rey Emérito Juan Carlos I se instaló en Abu Dabi el pasado mes de agosto todo han sido especulaciones sobre cómo era el día a día del padre de Felipe VI. Los rumores sobre la salud del que fuera Jefe del Estado provocaron que la maquinaria mediática de Zarzuela se pusiera en marcha a principios de esta semana para mostrar que se encontraba en perfectas condiciones. Dos imágenes difundidas por Zarzuela en un gran fallo de seguridad, en las que mostraban al Emérito en aparente plenitud de facultades, 'levantó la libre' sobre dónde se alojaba realmente el monarca español dentro de los Emiratos Árabes Unidos. 

Y claro los periodistas a veces son más listos que las trampas oficiales interpuestas. Don Juan Carlos reside en la paradisíaca isla de Nurai, a 20'5 kilómetros de Abu Dabi la capital de Emiratos Árabes Unidos. Una distancia que se puede cubrir en apenas quince minutos en barco. El programa de Telecinco Viva la vida ha mostrado en exclusiva la lujosa mansión donde el monarca vive. 

Imágenes de la mansión en la que se aloja Juan Carlos I./ Telecinco. 

La isla de Nuray, de apenas un Kilómetro cuadrado de extensión y hasta hace poco tiempo sin habitantes, tiene en la actualidad un lujoso complejo hotelero y once mansiones exclusivas, de entre 11 millones y 13 millones de valor cada una. Alojarse en una de estas villas de lujo tiene un precio medio entorno a los 6.000 euros por noche. 

Cuatro de estas doce mansiones de lujo pertenecen a un mismo propietario. Y la que ocupa Don Juan Carlos está más cerca del extremo final de la isla. Es la tercera desde el principio del mar, según fuentes de la investigación. Pero esto no es óbice para que de vez en cuando el Emérito vaya acompañado a pie, o un buggie, hasta el propio hotel de lujo de la isla. Allí pasa el día y almuerza con relevantes amigos o familiares llegados de España, como recientemente sus hijas las infantas Elena y Cristina de Borbón. 

Centrándonos en el caso de la residencia en la que descansa y vive el Rey Emérito, ésta tiene un total de 1.050 metros cuadrados construidos y 4.150 de parcela. La vivienda consta de dos plantas, con  seis dormitorios, siete baños y amplios salones orientados hacia el mar.

La mansión tiene seis dormitorios./ Telecinco.

Según han explicado desde Viva la vida han sido siete semanas de "intenso trabajo" para dar con la vivienda de lujo en la que se aloja don Juan Carlos, y cuyas imágenes han sido contrastadas también por las que hizo públicas su entorno, con el visto bueno de Zarzuela, en las que en una de ella aparecía en una terraza de la misma propiedad posando junto a la familia Al Qubaisi, en un gran fallo de seguridad y de confianza desmedida.

El último viaje de las infantas

El repentino traslado a Abu Dabi de las Infantas Elena y Cristina el pasado 7 de febrero para visitar a su padre Juan Carlos I tenía la consigna expresa de un encuentro familiar íntimo. Se prolongó durante una semana. Según algunas fuentes del entorno familiar real español, tenía el visto bueno del Rey Felipe VI. Todo con el fin de tender puentes de comunicación desde Zarzuela con el Rey Emérito. Algo que también corroboran a elcierredigital.com fuentes consultadas en Abu Dabi.

El Rey Felipe VI aún no se ha desplazado a Emiratos Árabes desde que Juan Carlos I se marchó de España en agosto de 2020 y fijó su residencia en este país bajo la hospitalidad del príncipe heredero del Emirato de Abu Dabi, el jeque Mohammed Bin Zayed. Después de más de siete meses de estancia en Emiratos, ha trascendido el deseo del Rey Emérito de regresar a España y retomar la convivencia habitual con sus amigos y  familia en Zarzuela.

La Casa Real todavía no ha señalado ni tiene prevista una fecha para el regreso a España para Juan Carlos I, indican fuentes cercanas a Zarzuela, pero sí es conocedora de "la aflicción que sufre el Rey Emérito" al encontrarse tan lejos de su residencia. Además, señalan que '"el Rey Felipe VI nunca ha enfriado las relaciones con su padre, siempre han mantenido un contacto muy estrecho y ninguna polémica ha conseguido romper su confianza".

Juan Carlos I y Felipe VI. 

Aseguran que es precisamente una cuestión de confianza "el verdadero motivo por el que el Rey Felipe VI ha dado el visto bueno al reciente viaje a Abu Dabi de sus hermanas, las Infantas Elena y Cristina, para hacer de enlace en las comunicaciones privadas con su padre el Rey Juan Carlos I". Según estas fuentes, "el anterior Jefe del Estado considera a las Infantas las únicas interlocutoras válidas con el Rey Felipe VI, manteniendo un vínculo directo de intercambio de impresiones, solamente a través de ellas, además de los asuntos económicos familiares aun pendientes de resolución".

En su último viaje a Abu Dabi, las Infantas compartieron vivencias con su padre, Don Juan Carlos, en la más estricta intimidad familiar dentro de la isla de Nuray, donde pernoctaron, sin que exista, por el momento, ninguna posibilidad de que se filtren imágenes públicas de sus encuentros. Tampoco se contempla ningún tipo de filtración al exterior sobre estas visitas que pueda tener el Rey Emérito, salvo las que pueda repartir como ya ha hecho estos días el entorno de don Juan Carlos, siempre con el visto bueno de Zarzuela, según explican fuentes en Abu Dabi a Elcierredigital.com.

La tristeza del Rey Juan Carlos I


La residencia del Rey Juan Carlos I en la isla de Nurai no pasa desapercibida entre los poderes controladores de este Emirato, pues el Rey Emérito Juan Carlos I es alojado con la categoría de Jefe de Estado e invitado a recepciones con los más importantes empresarios, ya que mantiene una gran amistad, desde hace años, con el príncipe heredero, Mohammed Bin Zayed, quien ejerce realmente de Emir tras el ictus sufrido por su hermano mayor, Jalifa Bin Zayed Al Nahayan. Es precisamente este jeque  quien sufraga todos los gastos de su estancia, incluida la asistencia sanitaria del equipo médico de Mayo Clinic, que trata a su hermanode su enfermedad y que está alojado cerca de la residencia real, tal como avanzó El Cierre Digital.

Sin embargo, en su círculo más íntimo en Abu Dabi, según relatan fuentes consultadas por este medio, don Juan Carlos no oculta su tristeza por la distancia geográfica con su familia. "Su anhelo más profundo es regresar a España lo antes posible, pues su deseo, es vivir en su tierra, en su hogar, y pasar allí la etapa final de su vida", aseguran.

El Rey Emérito siempre ha estado muy unido a la Infanta Elena. 

El Rey Emérito tiene muy presente en estos momentos el tiempo que sus predecesores tuvieron que vivir alejados de España por diferentes circunstancias. Pero Juan Carlos I quiere cambiar la historia familiar. No desea seguir el patrón histórico de sus recientes antepasados en el exilio: su abuelo Alfonso XIII y su padre don Juan de Borbón. Por ende, aguarda con esperanza el momento, para él tan importante, en que Zarzuela organice su regreso a casa. 

Sustitución de militares por civiles en Zarzuela

Durante las últimas semanas se han producido cambios significativos en el entorno de Zarzuela, según informan a elcierredigital.com. Así en una reciente adjudicación de plazas, tras convocarse un concurso para personal dentro de la Casa Real, la directriz tomada por los mandos de la Casa del Rey ha sido la de ocupar estos puestos de trabajo, que antes venían desarrollando cargos militares, por personal civil que se acaba de incorporar a Zarzuela.

Al parecer, según indican estas mismas fuentes, "la consigna de reemplazo de personal con rango militar por empleados civiles podría deberse a criterios de organización, que provienen directamente del entorno de la Reina Letizia".

COMPARTIR: