17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Presentó un plan para salvar quince de las empresas familiares ante los seis hermanos varones de la saga que rechazaron de facto esta solución

Antonio Biondini, el yerno de José María Ruiz Mateos, denuncia que su propuesta para reflotar Nueva Rumasa fue ignorada

El matrimonio Biondini y Ruiz Mateos.
El matrimonio Biondini y Ruiz Mateos.
El matrimonio de Begoña Ruiz Mateos y Antonio Biondini presentó un plan ante los seis hijos varones de los Ruiz Mateos para tratar de salvar las empresas familiares del desastre que terminó siendo Nueva Rumasa. El plan, desechado por los hermanos, consistía en salvar solo quince empresas del grupo y una patrimonial del emporio levantado por el patriarca, José María Ruiz Mateos.

Begoña Ruiz Mateos y su marido, Antonio Biondini, permanecen apartados de la familia Ruiz Mateos desde antes del fallecimiento del patriarca, José María Ruiz Mateos en 2015. De hecho, ambas partes, Begoña contra sus hermanos, se enfrentaron mucho antes pero todo fue definitivamente a peor después de que Biondini declarase espontáneamente en la Fiscalía Anticorrupción contra sus seis cuñados. Unos años antes, el cuñado de los Ruiz Mateos presentó un plan ante la familia para intentar salvar algunas de las empresas.

El matrimonio Biondini-Ruiz Mateos intentó evitar la quiebra de Nueva Rumasa, ya en manos de los hijos varones del patriarca. Cuando Antonio Biondini se enteró de la dificultad del grupo Nueva Rumasa hizo una propuesta a todos los hermanos Ruiz Mateos para evitar la quiebra y pagar a todos los acreedores inclusive a los inversores de los pagares, un caso por el que ahora tendrán que ir a juicio a la Audiencia Nacional.

Entre el 2010 y el principio del 2011 hizo un proyecto de refinanciación y un nuevo plan industrial a siete años seleccionando quince empresas del grupo Nueva Rumasa y una empresa patrimonial del grupo que se podían salvar de la bancarrota y garantizar así una continuidad del grupo consolidando partes de las empresas del emporio.

Antonio Biondini incluso había encontrado inversores para este proyecto -uno de los más importantes era Warren Buffet-, pero los seis hermanos Ruiz Mateos no escucharon la propuesta y optaron por el impago del grupo Nueva Rumasa entregando la gestión al abogado Ángel de Cabo, en contra de la voluntad del patriarca que apoyaba la iniciativa del yerno Antonio Biondini. Según fuentes familiares, "éste fue el motivo real de la ruptura entre Begoña Ruiz Mateos, Antonio Biondini y el patriarca con el resto de la familia".

Los seis hermanos Ruiz Mateos con su padre.

Actualmente los seis hermanos Ruiz Mateos están en la prisión madrileña de Aranjuez, como ya publicamos en elcierredigital.com. Begoña y Antonio recuperaron la casa donde nacieron el abuelo y el padre de Begoña, el primer y último bastión de la familia Ruiz Mateos en la localidad gaditana de Rota. Es la primera vez que un miembro de la familia, en este caso Begoña, le ganaba un pleito al banco de Santander y al ayuntamiento de Rota.

Hay que recordar que José María Ruiz Mateos no se opuso a que Antonio Biondini fuese a declarar a la Audiencia Nacional. Tras el fallecimiento en 2015 del cabeza de familia, Begoña abrió el testamento y lo aceptó a beneficio de inventario, y obligo a su madre y a todos sus hermanos a aceptar o renunciar. Su madre, Teresa Rivero, renunció, cinco hermanas, Patricia, Paloma, Rocío, Almudena y Nuria también renunciaron, pero los seis hermanos varones se presentaron a la notaría el ultimo día y no tuvieron más remedio que aceptar a beneficio de inventario como lo hizo Begoña, pero hasta hoy los hermanos varones no aportaron ningún papel al inventario, siendo ellos los gestores del grupo de sociedad en España y fuera de nuestro país.

A fecha de hoy no se conoce realmente la herencia de Ruiz Mateos, aunque los hermanos siempre han mantenido que sólo había deudas. Sin embargo, Patricia Ruiz Mateos y su madrido, Joaquín Bohórquez, Quincho, acudieron al rescate de otro hermano, José María, pujando en subasta por su casa de Aravaca hasta lograr quedársela.  Esta operación ha levantado suspicacias en ciertos estamentos legales, que sospecharon de la operación, ya que la casa fue adquirida por una empresa de Bohórquez. 

COMPARTIR: