11 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Audiencia Provincial de Guipúzcoa manda abrir procedimiento abreviado contra dirigentes de Hacienda del PNV que condonaron la deuda al club vasco

Se reabre el caso Real Sociedad: Los cracks donostiarras beneficiados por las operaciones de la entidad en paraísos fiscales

Algunos de los cracks de la Real beneficiados.
Algunos de los cracks de la Real beneficiados.
La Audiencia Provincial de Guipúzcoa dictó el cambio a procedimiento abreviado sobre una denuncia presentada por Iñaki Badiola, expresidente de la Real Sociedad, por la condonación del pago de impuestos de este club de fútbol y las presuntas irregularidades cometidas ante la Hacienda guipuzcoana. El juicio sacará a la luz todos los contratos del club que fueron evadidos al extranjero para evitar los pagos de impuestos en España.

La información publicada ayer en Elcierredigital.com sobre que la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa acababa de admitir parcialmente un recurso de apelación presentado por Iñaki Badiola, expresidente de la Real Sociedad entre 2007 y 2009, y pedía la apertura de procedimiento abreviado contra altos cargos del PNV que trabajaban en la Hacienda guipuzcoana, ha destapado la caja de los truenos en el club donostiarra.

Previsiblemente, la Audiencia sentará en el banquillo de los acusados por presunta prevaricación a Markel Olano, diputado general de Guipúzcoa y hombre fuerte del PNV, junto a otros cuatro altos cargos, que condonaron deudas a la Real Sociedad y durante la investigación se descubrirá los pagos eludidos en España por, supuestamente, los contratos millonarios de varios futbolistas.

El futbolista Claudio Bravo.

Documentos que obran en poder de Elcierredigital.com indican que la práctica totalidad de los principales cracks, jugadores extranjeros y otros nacionales de la Real Sociedad -Claudio Bravo, Darko Kovasevic, Nihat Kahueci, Mark González, Valeri Karpin, Javier Garrido, Mikel Arteta, Sander Westerveld, Gabriel Schürrer, Mattias Asper y Tayfun Korkut-, percibían los ingresos dinerarios por sus fichas través de supuestos derechos federativos en paraísos fiscales ocultando el dinero a la Hacienda Foral de Guipúzcoa, que se hizo cómplice con el beneplácito de los altos cargos del Partido Nacionalista Vasco (PNV).

No en vano, varios de los funcionarios de la Hacienda Foral de Guipúzcoa, como el director de Hacienda Pedro María Ruiz de Azúa y la subdirectora general de Inspecciones, María del Coro Pereiro, están actualmente imputados por este tema en el Juzgado de Instrucción nº 5 de Donostia, como también lo está el diputado general de Guipúzcoa del PNV, Markel Olano.

Valeri Karpin, una de las estrellas de la Real Sociedad.

El país más utilizado –vía Panamá-, por los dirigentes de la Real Sociedad fue Holanda, aunque también alguno de sus jugadores, como el internacional chileno Mark González, fichado del Albacete Balompié, percibió el dinero B en Suiza y algún otro, como el argentino German Herrera, en la Isla portuguesa de Madeira.

El internacional chileno Claudio Bravo, cobraba de la Real Sociedad sus millonarios pluses en dinero B al margen de su ínfima nómina, que apenas superaba los 1.000 euros mensuales, a través de sociedades interpuestas en lugares con una tributación fiscal muy beneficiosa, como los Países Bajos, con el fin de burlar al Fisco español.

Al guardameta Bravo se le unió también otro internacional chileno, el delantero Mark González Hoffman, cuyos derechos federativos -que ya poseía gratuitamente la Real Sociedad-, fueron pagados por el club donostiarra vía Suiza a través de una cuenta vinculada al jugador en la Unión de Bancos Suizos (U.B.S. AG-ZUG).

176.000 euros en Suiza por su cesión

El internacional chileno Mark González jugó en la Real Sociedad en la temporada 2005-2006 cedido por el Albacete Balompié, eso sí, con el permiso del equipo inglés del Liverpool que lo había adquirido esa misma temporada. Fue el 30 de enero de 2006 cuando fue cedido oficialmente a la Real Sociedad dándole el Albacete Balompié, según obra en el contrato de cesión, todos los derechos federativos del jugador “sin contraprestación económica alguna”. No obstante, ese mismo día, 30 de enero, la Real Sociedad representada por su entonces presidente Miguel Fuentes y su sempiterno gerente, Iñaki Otegui, conocido como “El Bárcenas de Donostia”, firmaron otro contrato por los mismos derechos federativos del jugador chileno, que ya tenían.

Esta adquisición se realizó con la empresa tapadera suiza  W.S.M. Soccer Management GMBH, domiciliada en Zurich, estando representada por el agente Albert Villiger. Al internacional chileno, tal y como aparecen en documento, la Real Sociedad le pagó en una cuenta de la Unión de Bancos Suizos la cantidad de 50.000 euros a la firma de este simulacro de contrato y otros 126.071 euros más antes del 30 de junio de 2006, fecha en la que expiraba el contrato de cesión.

Darko Kovacevic, delantero de la Real Sociedad.

Mark González, debido a problemas burocráticos, no pudo defender a los reds, por lo que jugó el primer semestre de 2006 cedido en la Real Sociedad, donde fue pieza clave para que el equipo vasco no descendiera a Segunda División. Tanto que fue apodado por los hinchas donostiarras como “San Mark“. En mayo de 2007, el Liverpool declaró a Mark González como transferible, y se confirmó su traspaso al Real Betis Balompié. Tras dos temporadas en el Real Betis, el equipo verdiblanco lo traspasó al club ruso CSKA de Moscú, por casi 12 millones de dólares. Está casado con la bailarina y presentadora de televisión Maura Rivera.

Firma en Madeira

Un hecho similar en sus características se produjo con el argentino Germán Gustavo Herrera, que fue cedido el 4 de enero de 2007 a la Real Sociedad por el equipo bonaerense del San Lorenzo de Almagro por 150.000 euros y una cláusula de que si era fichado al acabar la temporada, se haría una transferencia al club bonaerense por cuatro millones de euros.

Pero lo más grave es que la Real Sociedad, siendo ya la entidad que poseía los derechos federativos del jugador Germán Herrera, firmó otro contrato cinco días después, el 9 de enero de 2007, para hacerse con los derechos federativos, que ya tenía, con una sociedad tapadera instrumental radicada en la capital de la isla portuguesa de Madeira, en la ciudad de Funchal, donde la tributación era más beneficiosa.

En ese contrato aparecía la sociedad instrumental Flefield Consultadoria Económica e Investimentos, representada por Henique Joao Araujo de Pontes Leça, que dice ser la propietaria del 60 por ciento de los derechos federativos del jugador Germán Herrera, que ya tenía la Real Sociedad. En el contrato firmado aparece el futbolista Herrera con su pasaporte argentino nº 30.173…. dando su conformidad al acto.

Por tal contrato, Germán Herrera debía percibir de entrada 115.875 dólares  y otros 164.800 dólares pagaderos en seis mensualidades de 27.466 euros, desde el 31 de enero al 30 de junio de 2007. La cuenta donde se hicieron estos ingresos, mas los pluses por minutos jugados, por parte de la Real Sociedad, representada de nuevo por su entonces presidente Miguel Fuentes y su todavía gerente Iñaki Otegui, estaba vinculada al jugador argentino en una sucursal del Fortis Bank en Portugal.

Germán Herrera se inició en Rosario Central, donde debutó en 2003. Sus prometedores comienzos en el conjunto auriazul le llevaron a ser convocado para el Mundial Juvenil Sub-20 con la Selección Argentina. En julio de 2004 pasó ya al San Lorenzo de Almagro. En enero de 2006 fue transferido al  Gremio de Brasil y un año después fue cedido a la Real Sociedad. En julio de 2007 retornó al por entonces campeón argentino, San Lorenzo de Almagro.

La trampa fiscal

La trampa fiscal que se hizo durante todos estos años por los dirigentes de la Real Sociedad, salvo por Iñaki Badiola, el presidente que destapó la trama, consistía en aparentar un contrato de cesión de derechos federativos. En ese contrato tipo, realizado con todos los jugadores internacionales extranjeros que ficharon por la Real Sociedad, la cedente dice ser titular propietario de los derechos derivados de la vinculación federativa (es decir, de los derechos federativos), del jugador e, incluso, en el punto segundo del documento se puede leer: “La cesionaria (Real Sociedad) está interesada en obtener la cesión de los referidos derechos federativos, en las condiciones y plazos que se pacten”.

Todo lo anterior viene a constatar la existencia de contratos simulados entre la Real Sociedad y las empresas tapaderas en cada caso. ¿Cómo puede adquirirse nuevamente los derechos federativos y económicos asociados a un jugador que ya es tuyo? Esta práctica, que se llevó a cabo de forma reiterada por los dirigentes de Real Sociedad, dio lugar a la incoación de varias Actas Tributarias por parte de la Hacienda Foral de Guipúzcoa, que como contamos ayer en Elcierredigital.com, fueron luego perdonadas y condonadas por la Hacienda, en poder del gobierno del Partido Nacionalista Vasco.

Un fraude condonado

La Hacienda Foral de Guipúzcoa y el Consejo de Diputados de esta demarcación vasca, con el PNV a la cabeza, admitió y aprobó en 2009 la condonación total de las sanciones tributarias impuestas a la Real Sociedad de Futbol SAD, derivadas de la comprobación e investigación fiscal de la que fue objeto, en relación con los conceptos tributarios de la retención a cuenta de los Rendimientos de Trabajo (IRPF), y de las retenciones a cuenta por Rendimientos del Trabajo del Impuesto sobre la Renta de los no Residentes (jugadores extranjeros). La condonación total de las sanciones tributarias a la Real Sociedad sumó la cantidad de 6.369.252 euros. Este hecho fue el que denunció Iñaki Badiola.

Sin ningún tipo de rubor, y con un trato de favor claro y manifiesto, el  Consejo de Diputados de Guipúzcoa, con el diputado General del PNV, Markel Olano Arrese a la cabeza, decidió condonar las deudas a la Real Sociedad antes incluso de que se interpusieran las correspondientes sanciones tributarias. Así se puede ver en el acuerdo del Consejo de Diputados de Guipúzcoa de 1 de septiembre de 2009, firmado casi un mes antes de que se interpusieran las sanciones que fue el día 29 de ese mismo mes. Los diputados del PNV no tuvieron la prudencia ni el decoro de analizar los hechos y fundamentos de Derecho en los que se basaban las sanciones y luego decidir si había o no lugar a la condonación.

Al  perdonar las sanciones a la Real Sociedad, el Consejo de Diputados  condonaba a su vez las prácticas irregulares que el equipo donostiarra había realizado durante muchos años, como denunció ante los tribunales de Justicia Iñaki Badiola y ahora se verá en un jucio.

COMPARTIR: