22 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LAS VACACIONES ESTUVIERON MARCADAS POR LA TENSIÓN SOCIAL DE LA TRANSICIÓN, PERO LA RUPTURA ENTRE LA FILIPINA Y EL CANTANTE COPÓ TODAS LAS PORTADAS

Serie El Cierre Digital: "Qué fue del verano de...": La ruptura de Isabel Preysler y Julio Iglesias, 1978 (III)

En 1978 el verano español estuvo marcado principalmente por la prensa rosa y los conflictos políticos. Con respecto a estos últimos, se multiplicaban las opiniones en desacuerdo con la transición llevada a cabo por Adolfo Suarez. Se produjeron fallecimientos en manifestaciones y detenciones de miembros de grupos terroristas. Por otra parte, en la prensa rosa se explotó sobremanera la ruptura definitiva de Julio Iglesias e Isabel Preysler.

El verano de 1978 es conocido internacionalmente como “el verano de los tres Papas”. El fallecimiento de Pablo VI en el mes de agosto y el de su sucesor Juan Pablo I 33 días después, supuso una situación completamente anómala. Tres pontífices en el mismo año era un hecho insólito por la longevidad media de los papados. Juan Pablo II, que fue el elegido en octubre de ese año, viviría 27 años más.

En España, al igual que los veranos anteriores, la situación política y social seguía mostrando una enorme tensión. La transición hacia la democracia provocaba manifestaciones de los que se negaban a permitir la construcción de un nuevo régimen. Por cierto, ese mismo año, a finales, se publicó en el BOE la Constitución Española que definitivamente daba comienzo a la monarquía parlamentaria que hoy sigue manteniéndose.

La tensión social que se vivía quedó plasmada el 8 de julio durante la celebración de los Sanfermines, cuando la policía entró en el interior de la plaza de toros de Pamplona para disolver una manifestación que solicitaba la amnistía total. Las consecuencias de la carga policial fueron 150 heridos y el fallecimiento de un estudiante por un tiro en la frente. Sin embargo, la presión de la sociedad no disminuyó sino más bien lo contrario, convocándose una huelga general en Navarra a la que se unieron algunos habitantes de las provincias vascas.

El accidente de los Alfaques destruyó dos terceras partes del campamento de playa de Alcanar

Unos días más tarde, el 11 de julio, un accidente provocó un aluvión de reacciones en la sociedad. Se conoció como el accidente de los Alfaques. La explosión de un camión cisterna con propileno licuado en su interior derivó en una tragedia. Se registraron 243 fallecidos y más de 300 personas heridas. Además, en el campamento de playa donde se produjo la catástrofe, dos terceras partes del terreno quedaron destruidas. Las consecuencias del accidente condujeron a incrementar la seguridad de los camiones cisterna y a limitar su circulación en núcleos urbanos.

El terrorismo fue una tónica durante los primeros años de nuestra democracia. Uno de los grupos que utilizaba la violencia para la reivindicación era el GRAPO. Este grupo antifascista defendía una república popular y federativa rechazando el régimen que se pretendía construir en la transición. A finales de agosto de 1978 llevó a cabo dos atentados. En el primero, atacó a dos policías de la localidad gallega de Vigo, que resultaron heridos. En el segundo, atracaron una sucursal bancaria. Ambos sucesos se produjeron después del arresto por parte de la policía de doce miembros de esta organización el 26 de julio.

Isabel Preysler y Julio Iglesias se divorciaron después de siete años de matrimonio

Sin embargo, estos atentados y catástrofes no fueron los acontecimientos más mediáticos del verano de 1978. La prensa rosa se convirtió en el principal tema de conversación tras la noticia de la revista “Hola” sobre la separación de Julio Iglesias e Isabel Preysler. El cantante español y la socialité filipina hicieron pública su ruptura convirtiéndose en un auténtico culebrón. Por eso, quizá no resulte extraño que la canción de ese verano fuera “Vivir así es morir de amor” de Camilo Sesto.

También en el estío de 1978 se estrenó en Estados Unidos una película que revolucionó el cine de la época, el musical “Grease”. Su llegada a España se produjo el último día del verano y también cosechó un gran éxito. La historia de Danny Zuko y Sandy Olsson revolucionó hasta la estética de la época en todo el mundo. En España la brillantina, los tupés, los pantalones de cuero y los pañuelos en el cuello pasaron a formar parte del vestuario de los jóvenes del momento. El cine americano despertó el interés de un público español que comenzaba a frecuentar los cines. 

COMPARTIR: