16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exministro también ha sido elegido presidente de la comisión de Interior en el Congreso, que le proporciona un complemento mensual de 1.551 euros

Moncloa intenta aplacar la voz crítica de Ábalos, que tendrá un pequeño espacio en el 40º Congreso del PSOE

/ Ábalos
La Moncloa ni mucho menos ha indultado a José Luis Ábalos. Pero el exministro de Transportes al menos ha logrado que se aminore el runrún sobre su salida del Consejo de Ministros gracias a los dos guiños que le han enviado desde el PSOE.

El runrún sobre la salida de José Luis Ábalos del Consejo de Ministros ha aminorado ligeramente después de que desde La Moncloa y Ferraz hayan realizado dos guiños públicos al exministro de Transportes.

El primero fue sacarlo de su puesto como 'diputado raso' para convertirlo en presidente de la comisión de Interior del Congreso de los Diputados. Este cargo, similar al que ha recibido Carmen Calvo (nueva presidenta de la comisión de Igualdad), aporta un complemento de 1.551,58 euros que se añaden a los 3.050,62 que suponen el sueldo base.

"Cosas"

Ábalos sigue protestando porque ve "mala intención" en algunas especulaciones publicadas en la prensa. Pero el valenciano advirtió hace unos días que el 'veneno' no sale de plumillas conservadores sino que hasta Carlos Alsina le contó que preguntó sobre él en La Moncloa y la respuesta desde el Gobierno no pudo ser peor para el ex número dos del PSOE: "Hay cosas".

El diputado miró para otro lado y días después respiró al advertir que el PSOE le convocaba al 40º Congreso del partido que arranca en el día de hoy en su ciudad: Valencia. Eso sí, Ábalos no tendrá un papel demasiado estelar ya que tan solo será entrevistado junto a otra veintena de dirigentes en un set televisivo que ha colocado el propio partido en la Feria de la ciudad del Turia.

A Valencia, eso sí, finalmente no volverá para hacer política por la negativa de la corriente de Ximo Puig a que sea elegido candidato del PSOE a las municipales de 2023. El propio Ábalos ha confirmado que se mantendrá en Madrid porque en la capital tiene "su agenda".

Poca implicación

El País ha desvelado que la implicación de Ábalos en las reuniones de diputados es mínima: "Llega solo y apurando, de los últimos, se sienta atrás del todo en alguno de los sitios que quedan libres y se va de los primeros".

Ábalos. 

Más interesado parece Ábalos en despejar algunas sombras. Lo ha intentado en algunas entrevistas concedidas en su tierra. En Levante EMV ha asegurado que le "molesta que se haya dejado un margen de dudas sobre mi salida". Mientras que En Las Provincias envía un recado a sus enemigos: "Pueden celebrar que ya no sea ministro, lo que no tiene retorno es haberlo sido".

El que le ha enviado otro mensaje es Iván Redondo, que esta semana en Antena 3 alababa su facilidad para desenvolverse en terrenos conservadores gracias a su 'españolidad' y lo tildaba de "interior derecha". Un mensaje más incómodo le envió el alcalde vallisoletano Óscar Puente, que admitió el tabú instalado en el partido: "La salida de Ábalos del Gobierno ha sido rara, chirría un poquito".

Aparcando su discurso buenista

José Luis Ábalos aparcó hace unos días su discurso "buenista" que le ha llevado a insinuar durante dos meses que su salida del Gobierno había sido más o menos acordada. El exministro de Transportes desveló que en su adiós sintió "una mezcla de confusión y liberación. Por un lado, me hubiera gustado que hubiera sido de un modo que todos entendiéramos mejor, que no se especule tanto, porque eso no nos viene bien. A ninguno. Pero sí, también me sentí liberado. Sentía que no tenía vida".

En Infolibre, Ábalos confirmó que su nueva etapa también tiene cosas buenas: "Me gusta no tener urgencias. Ahora estoy en los temas personales. Me levanto temprano y llevo a mi hija al instituto. He vivido muy acelerado y cuando se vive así ni tienes casa ni tienes nada. Ahora ya es momento de reinventarse".

Lo más sorprendente de la entrevista es que insinuó que su mujer, Carolina Perles, padece cáncer. Y lo ha contado al desvelar que no lloró al salir del Ejecutivo: "Por política, no. A mí me cuesta mucho llorar. La última vez fue por algo personal, el día que nos dieron los resultados de la biopsia de Carolina. Fueron malas noticias. Esa fue la última vez que lloré".

Su hijo mayor

También asegura que su hijo mayor, al que algunos medios sitúan como 'culpable' de su salida del Gobierno, está que trina por los palos que se ha llevado: "A quienes más les ha disgustado es a mi hijo el mayor y a mi nieto. Les duele que se metan conmigo. Lo llevan mal".

Ábalos también admite que quería permanecer en el Gobierno ("Tampoco te quieres ir del todo. Yo podía aspirar a un rol algo más relajado") e insinúa que el PSOE esperaba que Cs presentase una moción de censura contra Ayuso: "Cometimos el error de fiarnos de que Ciudadanos controlaba a su grupo y pensar que luego iban a dar una respuesta también en Madrid. Pero no fueron capaces". Por último, el valenciano admite que Irene Montero o Feijóo le mandaron mensajes de apoyo tras salir del Gobierno.

Esta entrevista sin duda ha molestado al PSOE y su portavoz Eva Granados se ha negado a analizar "juicios de intenciones y menos valorar una entrevista en la que se traslada su opinión personal".

Lo que Ábalos dijo en La Sexta días atrás

Sobre su marcha del Ejecutivo, Ábalos aseguró días atrás estar "al tanto de la necesidad de reimpulsar la acción política del Gobierno". Y afirmó que ahora "que no tengo que estar sometido ni a sesión de control ni a las críticas es cuando más puedo mantener ese enfoque racional".

El socialista afirmó sobre el rescate de la aerolínea Plus Ultra que "el Ministerio que yo dirigía no forma parte del órgano de gestión de estos préstamos". También tuvo tiempo de desmentir que esté enfadado con Pedro Sánchez: "Las decepciones vienen cuando alguien aspira algo y no lo consigue; en mi caso, no aspiraba a nada más, ya había sido todo lo que podía imaginar".

Y reconoció que no ha hablado con el presidente del Gobierno desde que lo relevó: "Nos hemos dedicado a descansar todo lo que hemos podido".

COMPARTIR: