29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL CUERPO, AVISTADO POR LOS CLIENTES DE UN RESTAURANTE SITUADO EN LA PLAYA DE LAS CAÑAS, SE ENCONTRABA SIN CABEZA NI MANOS FLOTANDO EN LA ORILLA

Aparece un cadáver descuartizado en Marbella un mes después de los dos encontrados en Barcelona

Zona del restaurante Club 200 donde fue hallado el cadáver
Zona del restaurante Club 200 donde fue hallado el cadáver
A las 17:00 del domingo 8 de enero aparecía un cadáver sin cabeza ni manos en la playa de las Cañas de Marbella. Fue un grupo de clientes de un restaurante de la playa quienes avisaron a las autoridades. La investigación está siendo llevada por la Guardia Civil, el Cuerpo que cuenta con competencias en el mar. La persona podría llevar muerta entre 24 y 36 horas y, según los expertos, será "muy complicada" su identificación.

En la tarde del domingo 8 de enero ha aparecido un cadáver sin cabeza ni manos en la playa de las Cañas de Marbella. A las 17:00 del domingo un grupo de clientes del restaurante Club 200, situado en la zona de la urbanización Manresa, dieron la voz de alarma al divisar un cuerpo flotando en el agua. Los testigos llamaron al 091 y manifestaron su intención de rescatar el cuerpo, pero la policía se lo desaconsejó por el temporal. Posteriormente, la Policía Nacional envió una patrulla de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Marbella para comprobar el aviso.

Cuando llegó la policía, el cuerpo, aparentemente de una mujer, se encontraba sin cabeza ni manos en las rocas y presentaba un gran corte en el abdomen. El tétrico hallazgo dio lugar a la activación de la comitiva judicial y se acordonó la zona para mantener posibles pistas. Finalmente la investigación está siendo llevada por la Guardia Civil, que es el Cuerpo que cuenta con competencias en el mar.

La persona podría llevar muerta entre 24 y 36 horas y, según fuentes cercanas a Elcierredigital.com, la identificación del cadáver está resultando "muy difícil porque no hay ni piezas dentales ni huellas dactilares para poder identificar a la víctima”. Las investigaciones “deberán” partir de las denuncias de desapariciones pero, según han indicado a Efe fuentes próximas al caso, no constan denuncias por desaparición de esta mujer.

Al ser preguntada por el cadáver, Loles López, consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad de la Junta de Andalucía, ha remarcado que "hay que ver lo que ha ocurrido realmente, coger al culpable y que pague con todo el peso de la ley. Y, sobre todo, hay que luchar para que nunca vuelva a ocurrir. Y en este caso, en el que todavía no está determinado si ha sido o no violencia machista, yo siempre digo que hay que luchar contra todo tipo de violencia".

Los dos cadáveres descuartizados encontrados en Barcelona


Dos cadáveres diseccionados fueron los protagonistas de dos crímenes macabros en el mes de diciembre en Barcelona. El más reciente se dio a conocer el pasado 12 de diciembre, cuando los Mossos d’Esquadra comunicaron que se encontraban investigando el hallazgo de un cadáver dividido en dos partes, cada una de ellas encontrada en un lugar diferente. Al aparecer el segundo cadáver en menos de un mes, se abrió la posibilidad de encontrarse ante un asesino en serie.

La primera parte del cuerpo se encontró en un camino cerca de un club de tenis de la localidad de Piera, a unos 50 kilómetros de Barcelona. La segunda se localizó unas horas después, a más de un kilómetro de distancia de la primera. Ambas partes estaban en caminos concurridos, parcialmente calcinadas y apenas cubiertas por bolsas de plástico que los investigadores creen que sirvieron para transportarlas. Vecinos de la zona sospechan que fueron depositadas en el lugar donde se hallaron durante la noche.

Escena del crimen del Eixample

Escena del crimen del Eixample

Otro cadáver descuartizado fue hallado el pasado 29 de noviembre, esta vez en el Eixample de Barcelona. Un chatarrero fue el que se percató de la maleta que contenía un torso de un hombre en su interior. Ésta se hallaba en un contenedor situado en el número 91 de la calle Casanova, en pleno centro de Barcelona. El chatarrero rebuscaba en este contenedor cuando se topó con los restos humanos, avisando del suceso a un estanquero que conocía y que se encontraba cerca de lo sucedido. “Amigo, amigo, llama a alguien que es muy grave, muy grave”, le gritaba el chatarrero.

Cuando llegaron varias unidades de los Mossos d’Esquadra a la zona confirmaron que dentro de la maleta había, al menos, un torso desnudo de un varón. Los agentes acordonaron la zona y a las 13.00 la comitiva judicial procedió al levantamiento del cadáver.

Los otros cadáveres descuartizados de Barcelona


Una mujer de 36 años fue asesinada por un joven de 27 años en el distrito de Sants-Montjuïc en 2013. El asesino conoció a la víctima en una discoteca de Barcelona, fueron a su casa y una vez allí la degolló, descuartizó su cuerpo y lo escondió en un contenedor. También fue un chatarrero quien descubrió los restos de la víctima.

Tres años después se encontró un cadáver descuartizado en una maleta en la playa de Sant Sebastià. El cuerpo encontrado estaba dividido en cinco partes y no tenía ni pies ni cabeza. Meses después se encontraron varias bolsas con el resto del cuerpo en la misma zona. El cuerpo pertenecía a Mari Carmen, una mujer argentina que residía en Barcelona y que desapareció en octubre de 2016.

Mossos d'Esquadra.

Mossos d'esquadra

Tras la investigación se detuvo a tres hombres de origen pakistaní como presuntos autores de los hechos, cuya posible causa del crimen podría haber sido un tema económico. Pese a los indicios, el caso se acabó archivando por falta de pruebas.

Otro crimen conocido de estas características tuvo lugar en 2008, pero no fue hasta 2020 cuando se condenó a nueve años de cárcel a un hombre que asesinó a otro por un ajuste de cuentas relacionado con el narcotráfico. Bajo el mismo modus operandi que el autor del crimen del Eixample, se deshizo del cadáver, abandonándolo en un contenedor del mismo distrito, en la zona de la Sagrada Familia. Después del crimen, se fugó a Colombia, pero lo acabaron encontrando y fue condenado por un delito de homicidio por abuso de autoridad y le aplicaron un atenuante por confesión.

COMPARTIR: