02 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Accedemos al entorno de la trabajadora sexual denunciante que relata lo sucedido entre noviembre y diciembre 2022 en el local de alterne de Santander

Extorsión Guardia Civil Cantabria: "Se ocultaron declaraciones clave del club New Borgia en el informe ante el Juzgado"

Exclusiva
/ Uno de los cuarteles de la Guardia Civil en Cantabria junto al recurso de la UO.
El Cierre Digital accede en exclusiva a fuentes cercanas al club ‘New Borgia’ que aseguran que "la trabajadora sexual se negó al servicio debido a la pretensión del guardia civil de no usar condones" y "este agente recuperó bajo presión los 50 euros que pagó a la mujer tras salir de la habitación del club". Fuentes de la Benemérita en Cantabria señalan que "estos hechos no figuran en el informe remitido por la Guardia Civil al juzgado, a pesar de haberlo así declarado el club".

La ‘tensión’ por el caso de la supuesta extorsión por parte de un guardia civil contra una trabajadora sexual en el Club New Borgia en 2022 se ha ‘agudizado’ recientemente entre los agentes en la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria dirigida por el coronel Antonio Orantos. Este malestar se debe a "la falta de resolución y a no localizar al agente de la autoridad presuntamente autor de estos hechos, a pesar del tiempo transcurrido desde que se abrió la investigación", manifiestan fuentes internas del Instituto Armado a elcierredigital.com.

También se suman otros factores, añaden estas fuentes, como "que las declaraciones tomadas al encargado y a la recepcionista del club New Borgia en agosto de 2023 en la sede de la comandancia cántabra, en las que relataban estos hechos, presuntamente no figuran en el informe elaborado por los instructores de esta información reservada —el comandante de la Guardia Civil, José Manuel Carazo, y el sargento de la Policía Judicial de Castro Urdiales, Fernando Ávila—, un informe que fue remitido posteriormente por la Guardia Civil al juzgado que instruye el caso, tal como consta en las diligencias judiciales". Para estas fuentes, "las manifestaciones ‘clave’ de los trabajadores del club supuestamente no obran en poder de la autoridad judicial".

Esta misma falta de registro de testimonios ya fue denunciada por la Asociación Unión de Oficiales Guardia Civil Profesional (UO), que también exigía investigar al coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria, Antonio Orantos, por "omisión de perseguir esta extorsión contra la víctima". 

pag2_recurso_cantabria

Parte del recurso presentado por UO sobre el caso.

Elcierredigital.com avanza que desvelará en breve más detalles sobre estos hechos, así como posibles ‘responsables’. Tal como apuntan fuentes internas del Instituto Armado, "uno de los agentes presuntamente vinculado a este suceso pertenecería a la cadena de mando en Cantabria".

Este periódico ha contactado con el entorno de la víctima, que en la actualidad frecuenta una sala de eventos ubicada en Córdoba, y hemos conocido que la trabajadora sexual "ha prestado declaración ante agentes policiales en relación con esta extorsión perpetrada supuestamente por un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria". Además, elcierredigital.com se ha puesto en contacto con fuentes cercanas al club New Borgia que han relatado en profundidad para este periódico "cómo fueron los acontecimientos sucedidos entre noviembre y diciembre de 2022 en este establecimiento".

Según han declarado en exclusiva, el conflicto sobreviene cuando "la trabajadora sexual se niega a prestar el servicio debido a la intención del guardia civil de no usar preservativos durante el encuentro sexual". Al no conseguir su objetivo, "el agente abandonó la habitación del club en la que se había alojado como huésped, y se dirigió a la recepcionista del alojamiento en tono chulesco", sostienen a este diario.

"Si no me devuelves los 50 euros, vas a tener problemas"

Según el relato de estas fuentes cercanas al club, tras producirse el altercado en la habitación entre el guardia civil y la trabajadora sexual, "este agente de la autoridad se aproximó a la recepción del establecimiento y entabló una desagradable discusión con la recepcionista en el intento de recuperar el dinero que había pagado por el servicio". La recepcionista le dijo que "solicitara los 50 euros a la chica del club, quien había cobrado el servicio, pues la recepción no admite esos pagos ni es responsable de esos acuerdos privados". También indicó al agente que "el coste de 20 euros por las sábanas nuevas y el uso de la habitación no iba a ser reintegrado por el alojamiento".

Fue entonces, ante la negativa de la recepcionista, prosiguen estas fuentes, cuando el agente hizo uso de su condición de guardia civil exhibiendo su carnet profesional bajo la exigencia de recuperar el importe de los 50 euros del servicio sexual. La recepcionista respondió: "A mi no me enseñes la placa de policía que aquí vienes de fiesta, no estás de servicio". Y el guardia civil, "en tono amenazante" le contestó: "Si no me devuelves los 50 euros, vas a tener problemas".

new_borgia

Club de alterne New Borgia en Cantabria.

Ante la presión, prosiguen estas fuentes, "la recepcionista realizó una llamada telefónica al encargado del club, quien no se encontraba en el local durante el altercado, y finalmente acordaron reembolsar los 50 euros al guardia civil —un dinero que ellos nunca recibieron al permanecer ajenos a lo que sucede en el interior de las habitaciones— con el propósito de finiquitar el conflicto lo antes posible, y que el agente abandonara el alojamiento para no incomodar a otros huéspedes".

Posteriormente, este sujeto se marchó a la discoteca contigua al alojamiento, donde se encontraban el resto de compañeros de la Benemérita. "Se trataba de un grupo entre cuatro a cinco agentes procedentes de la Agrupación de Tráfico de Cantabria, que venían de un almuerzo", comentan estas fuentes.

"Reconocerían al agente que obtuvo el dinero bajo presión"

Según estas voces cercanas al New Borgia, "la recepcionista se sintió muy afectada por la discusión y presión sufrida por parte del guardia civil, al que describió en su momento, como alguien en posición de poder o superioridad con actitud de chulería".

Y confirman a elcierredigital.com que "podría reconocer sin lugar a dudas a este agente si la Guardia Civil le hubiera ofrecido una rueda de reconocimiento para señalar al autor de la extorsión". Sin embargo, al parecer, "los agentes policiales que llevan a cabo la investigación todavía no han dado esta posibilidad a la recepcionista del club".

Estas mismas fuentes subrayan que "esta descripción de los hechos y de los agentes de la autoridad que subieron con las chicas a las habitaciones fueron aportados por la recepcionista ante la Guardia Civil". Sin embargo, fuentes internas del Instituto Armado manifiestan a Elcierredigital.com que aunque "el encargado y la recepcionista prestaron declaración en la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria ante el agente responsable del Negociado de Expedientes mediante video conferencia para la Asesoría Jurídica del MOPS de la Guardia Civil, en la que se encontraba como asesor jefe interino, en vacante de reserva, el coronel José María López de Celis, estas mismas declaraciones no figuran en el informe realizado en septiembre y aportado posteriormente por esta comandancia ante los juzgados".

Es más, indican estas fuentes internas, "la recepcionista también declaró en otra ocasión a causa de las diligencias judiciales abiertas recientemente por el Juzgado de Medio Cudeyo, por lo que podría llegar a ser denunciante en calidad de perjudicada, en base al relato tan detallado que ha ofrecido a las autoridades en repetidas ocasiones".

"El guardia civil denunciado vestía con cazadora de cuero marrón"

Por su parte, matizan fuentes cercanas al ‘New Borgia’, que en el día de los hechos "el guardia civil señalado por la presunta extorsión fue visto en el club vestido con una cazadora de cuero marrón, unos pantalones de pitillo oscuros, con una apariencia de entre 45 y 50 años, en buena forma física, estatura y complexión media, de semblante bronceado con cabello oscuro muy corto a modo de cabeza rapada". El segundo agente que subió a las habitaciones con otra de las chicas, "aparentaba la misma edad, peor forma física, mediana estatura y complexión, cabello canoso, bigote y gafas, pero no dio problemas con la chica y se fue de la habitación al finalizar el servicio".

También afirman que "las habitaciones se alquilan por un tiempo de 30 minutos o una hora, dependiendo de los huéspedes, que el precio se pacta entre los clientes y las trabajadoras sexuales al margen del establecimiento y que los dos guardias civiles subieron con dos chicas a la misma habitación con camas independientes mientras el resto del grupo de compañeros esperaban en la discoteca del club".

"Hay más agentes que no quieren pagar en el club"

Estas fuentes próximas al New Borgia revelan que "este caso de supuesta extorsión no es un hecho aislado, no es la primera vez que hay conflictos entre guardias civiles y trabajadoras sexuales por el pago o el precio de los servicios".

Afirman que "otros agentes no quieren pagar la entrada al club, o incluso, exigen consumiciones gratis, aunque después de este suceso, llegan otros guardias civiles muy amables y educados, muy solícitos a pagar sin generar ningún problema".

Malestar en la Comandancia de Cantabria

Fuentes internas del Instituto Armado indican a Elcierredigital.com que "a medida que se van conociendo más detalles del caso se acrecienta el malestar entre los agentes hacia la gestión del mando ejercida por el coronel Antonio Orantos, jefe de la Zona de la Guardia Civil de Cantabria, junto a otros mandos, el comandante José Manuel Carazo y el comandante César Vázquez Fariña".

orantos

El coronel de la Guardia Civil de la Comandancia de Cantabria, Antonio Orantos.

El descontento hacia ese ‘triunvirato’, según algunos guardias y oficiales en la comandancia cántabra, "ha trascendido a la Dirección General de la Guardia Civil y se conoce de manera popular como ‘Operación Napoleón’, que además de estos presuntos hechos analiza otras actuaciones en otros servicios que podrían poner en el punto de mira del director de la DGGC y del nuevo director adjunto operativo DAO, al coronel Orantos al frente de esta comandancia", estiman.

COMPARTIR: