14 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EN LA UNIÓN DE OFICIALES SEÑALAN: "NOS EXTRAÑA QUE LOS HECHOS EN EL CLUB DE ATERNE CON AGENTES DEL CUERPO NO SE HAYAN PERSEGUIDO POR LA COMANDANCIA"

Revolución en la Guardia Civil tras el escándalo en Cantabria: "Han elegido el silencio, desprestigian nuestra imagen"

El Cierre Digital en / Antonio Orantos, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria.
/ Antonio Orantos, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria.
Hace unos días salían a la luz dos casos relacionados con un club de alterne en Cantabria. Uno de ellos, a causa de una discusión entre varios guardias y un portero que terminó con un parte disciplinario por parte del jefe de Comandancia. El segundo, la identificación de un Guardia Civil como tal para conseguir que le devolvieran el dinero tras pasar un rato con una mujer en una habitación. Sin embargo, desde la Comandancia cántabra decidieron no actuar y ahora la UO denuncia esta situación.

Un nuevo revuelo está sacudiendo a la Guardia Civil, en concreto, a la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria, tras conocerse unos hechos ocurridos en 2022 en un local de alterne. Lo sucedido se remonta al mes de octubre, cuando varios guardias civiles se dirigieron al club New Borgia, en la localidad cántabra de Heras.

Aunque este establecimiento ofrece restauración, también se trata de un local de alterne. Ese grupo de guardias civiles, entre los que se encontraba un oficial, tuvo una discusión con el portero del club. Y pese a tratarse de una discusión, el jefe de la Comandancia elevó un parte disciplinario considerando que los hechos eran graves

guardia_civil_cantabria

El coronel Antonio Orantos tomando posesión de la jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria. A la derecha, con zapatos azules, la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones.

Unos días más tarde, un grupo de guardias civiles de tráfico acudieron al local y, supuestamente, uno de ellos subió a la habitación con una mujer. Cuando volvió se dirigió a un responsable, a quien mostró las credenciales que le identificaban como Guardia Civil a fin de que le devolvieran el dinero ya que aseguró que no había quedado satisfecho con los servicios recibidos, procediendo a devolvérselo.

Este hecho, que podría ser constitutivo de delito según la Asociación Unión de Oficiales Guardia Civil (UO), fue puesto en conocimiento del coronel jefe de la Comandancia de Cantabria, Antonio Orantos, quien decidió no actuar frente a este comportamiento. Además de la conducta del agente en cuestión, también consta en la investigación la declaración de una trabajadora a la que, al dirigirse a uno de los agentes, este le mostró su identificación profesional y le dijo 'soy guardia civil y no quiero trato con putas', aseguran fuentes cercanas a la investigación.

"Esto ensucia la imagen de la Guardia Civil"


Fuentes de la UO manifiestan a elcierredigital.com que “el hecho de que se utilice un cargo público para beneficios personales, como es el caso del guardia civil que usó su condición para exigir que le devolvieran el dinero tras estar con una mujer en una habitación, nos parece algo terrible. Lo peor, es la mala imagen que supone para la Guardia Civil, por eso, son casos que hay que atajar, lo que nos hace más inexplicable que se tenga conocimiento de un caso así y no se haga nada. Para más inri, nadie ha salido a decir nada, optando por el silencio como respuesta. Nos extraña que se permita esa conducta y se omita cualquier actuación para perseguirla”.

Restaurante Borgia Heras - Restaurantes , parrillas , arrocerias

El club cántabro New Borgia.

“No entendemos cómo para unos guardias se proponen sanciones disciplinarias por una mera discusión y para otro, que comete algo que a nuestro juicio puede ser un delito, se decide no hacer nada. Cómo puede ser que se tengan declaraciones sobre un posible delito y no se actúe, no tiene ningún sentido. No comprendemos cómo no se han revisado las investigaciones, podrán argumentar que no han podido averiguar quién fue, pero me sorprende que no sean capaces de averiguarlo”, añaden desde la asociación UO. 

Las fuentes de la UO consultadas por elcierredigital.com explican que “el hecho de que agentes se identifiquen como guardias civiles en un club de alterne es algo bastante cuestionable. Cada uno es libre de ir a donde quiera en su tiempo libre, pero debería evitar que se asocie a la Guardia Civil con clubs de alterne”. 

La denuncia de la UO por los supuestos delitos cometidos



Tras conocer estos hechos, la UO decidió formalizar dos denuncias ante el Juzgado de Guardia por los hechos ocurridos en el club de alterne de Cantabria, en los que estuvieron implicados varios guardias civiles el pasado mes de octubre. Tal y como indicaba la UO en un comunicado al que ha accedido elcierredigital.com, "lo acontecido en Cantabria podría ser constitutivo de delitos recogidos en el Código Penal, de los que se han hecho eco distintos medios de comunicación".

Estos posibles delitos son, según el comunicado:

Supuesto delito de extorsión cometido por un guardia civil que, en un club de alterne, tras subir a la habitación con una mujer, haciéndose valer de su condición de Guardia Civil (mostrando su tarjeta profesional) exigió que le devolviesen el dinero por no haber quedado satisfecho con los servicios recibidos.

Supuesto delito de omisión del deber de perseguir delitos, al no actuar ante el posible delito de extorsión citado en el punto anterior tras tener conocimiento, dado que los hechos figuran en la documental de una investigación ordenada por el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil.

Club nocturno New Borgia.

Club New Borgia.

La denuncia de la UO inicialmente se dirige contra el coronel jefe de la Comandancia de Cantabria como presunto responsable de la omisión. Si bien se pide que se extienda la responsabilidad a la delegada del Gobierno en Cantabria y al teniente general mando de operaciones de la Guardia Civil si, como indica la prensa, tenían conocimiento y no actuaron, todo ello sin perjuicio de las responsabilidades que pudieran derivarse de la investigación judicial.

“Normalmente todo incidente que pueda tener repercusión mediática se informa a la cadena de mando y dentro de esa cadena de mando se encuentra la cadena política, por lo que si esto no se ha comunicado, se estaría faltando a una de las obligaciones del cuerpo. Sería bastante raro que justo en ese caso no se le hubiera comunicado nada a la delegada de Gobierno”, añaden las fuentes citadas anteriormente.

“De confirmarse que han cometido estos delitos sería muy probable que a los involucrados se les inhabilite para cargo público. El jefe de la Comandancia se podría enfrentar a un expediente disciplinario por inexactitud en el cumplimiento de obligaciones e incluso a un delito de omisión del deber de perseguir delitos como miembro de la Guardia Civil que es”, concluyen las fuentes de la UO consultadas por elcierredigital.com

Fuentes cercanas al caso señalan que “de los tres expedientados que hay por la discusión, uno de ellos es de JUCIL. Posteriormente JUCIL ha ido a hablar con el coronel y, supuestamente, les ha dicho que respecto a lo del agente que usó el nombre de la Guardia Civil para que le devolvieran el dinero no habían investigado porque no tenían datos”.

La UO se retira del plan de ética profesional


Después del silencio instaurado en la Comandancia de Cantabria, la UO ha decidido retirarse del plan de ética profesional, señalando, que “en los últimos días hemos visto cómo, de forma vergonzante para el conjunto de los guardias civiles, se mira hacia otro lado frente a un posible caso que atenta contra la ética profesional, contra la imagen de la Guardia Civil, pudiendo los hechos incluso ser constitutivos del delito de extorsión”.  

“Esta retirada viene fundamentada porque nos parece mero postureo, por lo que mientras esto sea así no queremos formar parte de una farsa. Tener un plan de ética y que ocurran estas cosas y otros casos de corrupción en la GC, no se puede consentir”, concluyen desde la UO.

COMPARTIR: