27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El actor acusa a su nuevo socio, propietario de Carnes de El Bierzo, de ser "un especulador" que intentará echarlo del castizo teatro madrileño

El actor José Maya choca contra empresario el inmobiliario Oliver García Leo

/ Teatro Pavón
El actor José Maya pretende deshacerse de su nuevo socio en el Teatro Pavón, de Madrid, tras romper sentimental y empresarialmente con Amaya Curieses y protagonizar una guerra contra la compañía quebrada Kamikaze. El actor cree que su nuevo socio, el inversor leonés Oliver García Leo, es "un especulador inmobiliario". Y afirma que el propietario de Carnes de El Bierzo intentará echarlo del castizo teatro madrileño, que estará gestionado la próxima década por Vértigo 360.

Los teatros, al igual que otros edificios relacionados con la cultura, han pasado a manos de ávidos inversores inmobiliarios que, para algunas voces discrepantes, "se relamen ante la posibilidad de convertir pulmones intelectuales de las grandes ciudades en bloques de pisos o galerías comerciales".

En Madrid, la SGAE compró el Teatro Lope de Vega y el Coliseum para salvaguardarlos mientras millonarios personajes de la escena y televisión también engordaban su patrimonio y adelgazaban sus cuentas corrientes para cumplir su sueño de poseer un teatro, véase José Luis Moreno con el Calderón, Lina Morgan en La Latina o Carlos Sobera, en el Reina Victoria tras adquirirlo por 7 millones de euros y venderlo al grupo Pescaderías Coruñesas

Runrún en el Pavón

El Teatro Pavón, que le debe el nombre a la empresaria que lo levantó hace casi un siglo (Francisca Pavón), sigue en medio de la polémica después de que el inversor inmobiliario Oliver García Leo, propietario de Carnes de El Bierzo, se haya hecho con el 50 por ciento del inmueble tras haber pagado 2,1 millones de euros a la directora teatral Amaya Curieses, que ha roto su relación y negocios con el propietario del otro 50 por ciento del edificio: el actor Pepe Maya, que estaba al frente del mismo desde 1999.

Teatro Pavón. 

El Pavón, desde entonces, fue sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico y recobró ímpetu gracias a la compañía Kamikaze, impulsada por Miguel del Arco, Aitor Tejada, Jordi Buxó e Israel Elejalde.

Polémica

La polémica sobre el Teatro Pavón arranca antes de la irrupción de García Leo en escena: en enero de 2019 Miguel del Arco, de Kamikaze, hizo constar en la SER "la incapacidad que tiene (Pepe Maya) de sacar adelante este espacio y de dotarlo, con lo que está cobrando, para convertirlo en un teatro del siglo XXI".

Otro socio de Kamikaze, Miguel Tejada, calificó el teatro de "desastroso" y desveló que pagaban 360.000 euros de alquiler y 140.000 de gastos de mantenimiento cada año. "Este teatro no vale el dinero que pagamos por el alquiler. El deterioro del edificio es evidente. Es un centro sin dotación técnica, con goteras y en el que hemos sufrido cortes de luz", señaló.

El actor Pepe Maya.

Pepe Maya se defendió: "Instalé unos dimmer nuevos (dispositivos que regulan la intensidad de luz de los focos) por 150.000 euros, el sistema de sonido por 55.000, el aparato nuevo de calefacción y aire acondicionado por 250.000 euros y cambié también las contraventanas, en lo que me gasté casi 40.00 euros".

A finales de 2020, en plena pandemia, Kamikaze quebró y Pepe Maya mostró su enfado en público: "A mí no me interesa tener un teatro en malas condiciones porque es mi sustento, no soy un chorizo, y esto lo han reiterado en todas las ruedas de prensa, y yo sé que la prensa está con ellos, que son los niños bonitos, pero son unos arrogantes, con todo el peso de la palabra, porque reclamar dinero a la administración no está mal, pero no a base de echar mierda sobre una persona".

Entonces el 'malo de la película' era Maya, tal y como reconocía: "Me he convertido en un pobre casero insensible, soy el malo de la película. Me han utilizado como un eslogan, ellos lloran porque el que no llora no mama, y esa es una estrategia buena y les ha salido muy bien, pero lo que no se puede hacer es difamar y decir que no soy sensible al hecho teatral y que el Pavón se cae a pedazos: cuando ellos todavía estaban en el colegio, en 1981, monté una compañía para reivindicar a los clásicos del Siglo de Oro, me he pateado todos los pueblos de España y se olvidan de eso".

"Miguel del Arco es un prepotente pero el más impertinente y el que tiene peores modos es Jordi Buxó", añadió Maya. E insinuó que los socios del Kamikaze daban un portazo público para venderse como víctimas y buscarse ayudas públicas, ya que el Teatro Kamikaze (nombre con el que renombraron al Pavón) y sus productoras recibieron, por ejemplo, 613.751 euros solo en 2020.

Maya ahora dice que cree que su nuevo socio, García Leo, quiere acosarle para que le venda su parte: "Es la pelea de un artista contra un especulador", ha señalado en eldiario.es. Cabe recordar que este teatro no está calificado como Bien de Interés Cultural y, gracias a la frágil Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, podría convertirse dentro de nueve años y medio en una galería comercial.

Y es que su estabilidad a medio plazo está garantizada porque Vértigo 360 firmó hace unos meses un contrato para llevar sus riendas durante diez años. 

Así nació el Pavón

18 de marzo de 1925. El histórico Heraldo de Madrid, tal y como recuerda Somos Lavapiés, saludaba así el nacimiento de este espacio escénico: "El próximo Sábado de Gloria se inaugurará un nuevo teatro, situado en la calle de Embajadores, esquina a la plaza de Nicolás Salmerón. Sus propietarios, la viuda e hijos de Pavón, han tenido el feliz acuerdo de dedicar el magnífico local al género lírico. Al frente de la compañía figurará como director artístico el maestro Luna y como primer actor Ramón Peña, nombres ambos que son las mayores garantías de una brillante temporada. Entre los artistas ya contratados está Rosario Leonís, el barítono Murcia, la característica Sofía Romero y otros varios de sólido renombre".

Y añadía el diario: "Como gerente de la Empresa irá el conocido hombre de teatro D. Julio Poveda. Piensan cultivar la zarzuela y el sainete y cuentan ya con obras de los más prestigiosos autores. Por lo pronto ya han conseguido autorización de Arniches y el maestro Guerrero para que 'Don Quintín el Amargao' se represente en la función inaugural. Deseamos al nuevo negocio la próspera vida que merece".

COMPARTIR: