17 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

De los tres implicados, uno ha ingresado en prisión y los otros dos se encuentran en libertad con cargos

Los agresores del profesor de Oviedo que murió tras una paliza son futbolistas y aseguran que “no fuman”

La muerte de Carragal fue lamentada por sus amigos y familiares.
La muerte de Carragal fue lamentada por sus amigos y familiares.
Los jóvenes autores de la paliza mortal a David Carragal, el profesor de 33 años fallecido el lunes 17 de junio después de un coma de varios días, han declarado ante el juzgado. La agresión habría tenido lugar después de que David les negase tabaco a los agresores, que ahora han asegurado no son fumadores. Quien seguro no lo era es el fallecido, que ni fumaba ni llevaba tabaco.

Los investigadores no han encontrado ningún antecedente en los tres acusados de asesinar al profesor, aunque uno de ellos, según conocidos, tiene un carácter violento que plasma cada vez que juega al fútbol. Los nombres de dos de los investigados corresponden a las iniciales J.C. y R.B. y son de Llanes. Viajaron a Oviedo para encontrarse con A.S., que vive en Colloto, cerca de la capital asturiana. El primero, J.C., tiene 18 años y ha sido acusado de homicidio doloso, se encuentra en este momento en prisión, mientras los otros dos jóvenes han sido puestos en libertad con cargos por omisión de socorro.

El perfil de los tres jóvenes es muy similar, no solo coinciden en sus edades, sino en aficiones. Los tres son futbolistas y practicaban activamente deporte, uno en el Club Deportivo de Llanes y otro en el Ribadesella. Al tercero no se le conoce equipo pero también jugaba al fútbol. El físico es otro dato a destacar, los tres son fornidos y uno de ellos tiene una “altura considerable”.

Durante la declaración, los acusados de homicidio declararon que su condición de deportista hacía imposible el hecho de pedir un cigarro, ya que “no fuman”. Esto contrasta con la versión de las chicas que acompañaban a David, que aseguraron que al ser interceptadas por los jóvenes uno les pidió tabaco.

Al contrario, los jóvenes declararon que David tuvo una respuesta violenta cuando uno de ellos se quedó mirando a una de sus amigas. Según afirmaron, Carragal los increpó después de percatarse de que uno de los jóvenes la observaba. Esta versión contradice la versión hasta ahora difundida.

Los jóvenes pasaron dos días en el calabozo después de haber reconocido la autoría de la agresión. Los hechos han causado conmoción en Llanes, un pequeño pueblo asturiano de 13.000 habitantes, donde las familias de J.C. y R.B son bastante conocidas.

La mayoría de los vecinos de la población conocía a los acusados y aseguran que eran jóvenes tranquilos y que nunca habían tenido problemas en la población. Algunos de sus compañeros de edades similares indicaron que cuando salían de fiesta nunca presentaron actitudes violentas, por lo que se encuentran sorprendidos por los hechos.

La desgracia persigue a los amigos de David

David Carragal falleció el lunes por la tarde, después de una semana en coma, una tragedia para la familia, pero también para su grupo de amigos cercanos a David, que aún no se había recuperado de la muerte de otro de sus miembros, Manuel Castañón.

Ambos amigos fallecieron volviendo a casa de madrugada.

El pasado 26 de mayo, este íntimo amigo de David perdió la vida atropellado cuando cruzaba la calle Argüelles de Oviedo. Manuel, de 43 años, era un conocido jugador de fútbol local. El conductor responsable se dio a la fuga, pero finalmente fue detenido por las autoridades. La Policía determinó que en el momento del atropello, el conductor triplicaba el límite permitido de alcohol consumido.

Menos de un mes después, la pandilla afronta la perdida de otro de sus miembros, David, uno de los más jóvenes. Ambos fallecieron al volver a casa tras una noche de fiesta.

COMPARTIR: