02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La clase política recibe una importante suma de dinero en concepto de “gastos de viaje y desplazamientos”, de lo que están exentos fiscalmente

El privilegio de los diputados: Dejan sin tributar 33 millones al año al declarar solo el 60 por ciento de su sueldo

Agencia Tributaria.
Agencia Tributaria.
El 39% del sueldo de 77.483 políticos no es declarado a Hacienda. Esto se debe a que, según se especifica en un artículo de la Ley del IRPF, están exentos de tributar las cantidades que perciben en calidad de “gastos de viaje y desplazamientos”. Una cantidad que ascendería a más de 33 millones de euros al año. El Libro Blanco de la reforma fiscal ha recomendado suprimir esta medida y que su tratamiento se equipare al “al régimen general de dietas”.

77.483 políticos no declaran a Hacienda el 39% de su sueldo. Este es el dato que ha arrojado Catalunya Press este mes de mayo. Pero este tema no es nuevo. Algunos medios ya se encargaron de denunciar hace más de diez años una situación que ofrece unos privilegios a la clase política de nuestro país que no poseen el resto de ciudadanos.

El motivo por el que estos altos cargos no declaran el 39% de su salario viene dado por el modo en el que lo reciben, calificado como indemnizaciones por razón de servicio. Un concepto que incluye “gastos de viaje y desplazamientos” —según se especifica en el artículo 17.2.b de la Ley del IRPF— que podrían utilizarse para actividades que no estén amparadas bajo el principio de la ley.

Esta exención se aplica tanto a senadores como a eurodiputados, concejales, miembros de la diputación provincial y alcaldes. Un total de más de 70.000 políticos que podrían recibir 27.435 euros de media por persona bajo este concepto. Esto se traduciría en más de 33 millones de euros al año que no tributan en Hacienda.

El Libro Blanco de la reforma fiscal también lo denuncia

María Jesús Montero, ministra de Hacienda y Función Pública, recogió el pasado mes de marzo el 'Libro Blanco', un informe realizado por expertos en la materia —a lo largo de diez meses— para reformar el sistema tributario español. La ministra, sin embargo, afirmó durante la entrega del documento que “el informe del comité no refleja la postura del Ministerio de Hacienda y, por tanto, no anticipa las medidas que adoptará el Gobierno”, según quedaba reflejado en la nota de prensa publicada en la web de la Moncloa.

María Jesús Montero.

Una de las medidas que podrían no adoptar es la misma que lleva a la clase política a ahorrarse la declaración de casi el 40% de su sueldo y que aparece reflejada en el Libro Blanco como una de las medidas que deberían cambiar.

“Desde el respeto al principio de igualdad (…), debería suprimirse el tratamiento privilegiado de la exención total de las dietas y asignaciones para gastos de viajes que se abonen a los diputados españoles en el Parlamento Europeo, a los diputados y senadores de las Cortes Generales, a los miembros de las asambleas legislativas autonómicas, concejales de ayuntamiento y miembros de las diputaciones provinciales, cabildos insulares u otras entidades locales que recoge el artículo 17.2.b de la Ley del IRPF. Su tratamiento debería equipararse al régimen general de dietas", explicaban en la página 131 del informe.

En este apartado del Libro Blanco, en el que se habla de las exenciones, también se especifica que de un total de dos exenciones de la primera ley fiscal (que data de 1978), en la actualidad (en la Ley 35/2006) hay 27 supuestos de exención, los cuales consideran que “deberían mantenerse siempre que siga existiendo el fundamento, fiscal o extrafiscal, que motivó su creación y cumplan de forma adecuada y proporcional para la que fueron creados. En cambio, deberían replantearse aquellas exenciones que reducen de forma significativa la tributación del impuesto, sin que las razones empleadas para su existencia sigan justificando su mantenimiento, o bien concedan un beneficio fiscal desproporcionado con respecto a la finalidad pretendida”.

Los altos sueldos de los diputados españoles

Aitor Guisasola, del Movimiento de Regeneración Política de España, ya denunció en uno de sus vídeos de Youtube los salarios de los diputados españoles, que tienen un sueldo base de más de 3.000 euros. Esta cantidad se podría ver aumentada de 700 a 3.000 euros dependiendo de sus funciones, y habría que incorporarle dietas, ayudas de transporte e indemnizaciones que no tributan a Hacienda.

El documento en el que figuran estas cifras se puede encontrar en la web del Gobierno de España. Bajo el título de ‘Régimen económico y ayudas de los señores diputados’ se establecen los sueldos para el año 2020 después de indicar que desde 2010 a 2017, los diputados sufrieron una “reducción del 10%” de su salario, que quedó congelado. En 2017 se aumentó un 1% y “tras los incrementos acordados en los sucesivos ejercicios”, el salario idéntico para todos los diputados quedó establecido 3.050,62 euros mensuales. Una cifra que contrasta con el salario mínimo interprofesional, de 1.000 euros al mes, y el salario medio de los españoles, que en junio de 2021 era de 1.923 euros, según publicaba el periódico Expansión.

Estos más de 3.000 euros aumentarían muy considerablemente en el caso de que el diputado fuese presidente de la cámara. En este supuesto, recibiría un complemento como miembro de Mesa de 3.337,60 euros, además de otro de 3.624,38 euros por gastos de representación y uno de 2.971,67 euros por gastos de libre disposición. En total: 12.984,27 euros al mes.

Complementos para presidente, vicepresidente y secretarios.

Aunque este sería el sueldo más alto, el más bajo (que correspondería a un portavoz adjunto de comisión o a un secretario de comisión), se quedaría en 3.806,89€ al mes. Una cantidad que habría que multiplicar por el número de portavoces y secretarios de cada comisión, que rondan las 50. Tomando como ejemplo la Comisión de Asuntos Exteriores, habría dos secretarios y seis portavoces adjuntos, lo que equivaldría a 30.455,12 euros mensuales únicamente destinados al salario de ocho de las 58 personas que componen esta comisión.

Hacer un cálculo del importe total que costarían los sueldos de los diputados del Congreso es complicado, puesto que estas variables no son las únicas de las que dependerían sus ingresos. El mismo documento, en su apartado indemnizaciones y ayudas, establece “ayudas, franquicias e indemnizaciones por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función”. Entre ellas, se incluyen 1.959,62 euros mensuales “para los Diputados de circunscripciones distintas a Madrid” (935,37 euros para los electos en Madrid), así como ingresos de transporte, abonos por kilometraje o una tarjeta taxi con 3.000 euros de límite anual. Otros gastos que serían derivados de la actividad serían los tecnológicos, ya que se le proporciona a cada diputado un iPad y un teléfono móvil.

Todas estas cuantías, según se explica en el mismo documento, quedan exentas de tributación, tal y como se expresa en el artículo ya citado de la Ley 35/2006. Por lo tanto, cada diputado podría estar recibiendo de forma limpia casi 2.000 euros mensuales.

También figuran en el documento las subvenciones. De este modo, se establece que el Congreso dispone de una subvención fija para cada grupo parlamentario de 29.606,56 euros mensuales y de 1.703,57 euros por cada diputado. Al haber un total de diez grupos parlamentarios, la cifra ascendería a casi 300.000 euros mensuales.

COMPARTIR: